El laberinto catalán

JxCat aparta a Cuevillas de la Mesa del Parlament por cuestionar la desobediencia

  • El exabogado de Puigdemont se mostró partidario de no tramitar las resoluciones a favor de la autodeterminación, que calificó de "tontería"

  • Aurora Madaula, del ala más beligerante de JxCat, será la nueva secretaria segunda de la Cámara catalana

Jaume Alonso Cuevillas.

Jaume Alonso Cuevillas. / EUROPA PRESS / David Zorrakino

Se lee en minutos

Junts per Catalunya quiere dejar claro a toda costa cuál va a ser su estrategia durante la recién nacida legislatura catalana. Aunque ello suponga apartar a una de las figuras más afines a Carles Puigdemont. Cuando aún no se ha cumplido un mes desde que la nueva Mesa del Parlament echó a andar, JxCat ha decidido relevar a uno de sus dos representantes, Jaume Alonso-Cuevillas, exabogado del 'expresident' huido a Bélgica, tras haber cuestionado públicamente la estrategia de desobediencia marcada por el partido y por la propia presidenta de la Cámara, Laura Borràs. Para sustituirle en la secretaría segunda de la Mesa, los posconvergentes han designado a Aurora Madaula, una de las diputadas más beligerantes del grupo a favor de la confrontación con el Estado, pero ERC no garantiza de momento que le preste los votos que necesita para su elección.

El malestar de sectores de JxCat con Cuevillas empezó a gestarse el día de la primera investidura fallida de Pere Aragonès, cuando se abstuvo en la votación en la que los miembros de la Mesa decidieron por mayoría permitir el voto delegado del 'exconseller' Lluís Puig, también huido a Bélgica. Alegó entonces que se había inhibido para evitar un "conflicto de intereses" al haber representado también a Puig. Pero la guinda llegó el pasado fin de semana, cuando en una entrevista en Vilaweb se mostró partidario de no tramitar propuestas de resolución contra la Monarquía y a favor de la autodeterminación porque, a efectos prácticos, no tienen recorrido y podrían llevar a la inhabilitación de los miembros de la Mesa.

"¿Hemos de dejar que nos inhabiliten sin pena ni gloria por una tontería ('bestiesa' en catalán)? No sé si tiene sentido que te inhabiliten por haber tramitado una resolución que no lleva a ninguna parte. La inmolación se tiene que hacer si tiene eficacia. Si no, me parece absurda", afirmó. Ante el enfado que suscitaron estas palabras, Junts ha anunciado este lunes que Cuevillas ha puesto de su cargo a disposición de Borràs, quien ha "consensuado" el relevo con Puigdemont y el número dos del partido, Jordi Sànchez.

De nada han servido las disculpas de Cuevillas a primera hora de la mañana, con un comunicado en redes sociales en el que, pese a reconocer el uso "imprudente" de la palabra 'tontería', se ha reafirmado en la necesidad de una "confrontación inteligente" que huya de choques "meramente simbólicos" y "suicidas" con el Estado. El abogado seguirá en el grupo parlamentario como diputado raso.

Precisamente, Madaula encabeza la entidad Acció per la República, uno de los sectores con un perfil más favorable a la desobediencia y la confrontación con el Estado dentro de JxCat, y está considerada como el ala izquierdista del grupo parlamentario (por ejemplo, defiende el impuesto de sucesiones frente a los sectores del partido que abogan por suprimirlo). La futura secretaria de la Mesa ha llamado "fascista" al Ejército español en su conjunto y ha mostrado su afinidad con las teorías revisionistas del Institut Nova Història.

Te puede interesar

Sin embargo, En Comú Podem trata de abrir una nueva brecha entre ERC y Junts, que en paralelo siguen negociando la investidura de Aragonès, y ha postulado a un candidato alternativo para la vacante en la Mesa, su diputado Lucas Ferro. Los 'comuns' buscan de nuevo poner a prueba a los republicanos, que por ahora le devuelven a los puigdemontistas su estrategia de hacerles esperar con la investidura y no les garantizan su aval a Madaula hasta conocer "con qué apoyos cuenta".

Aunque el independentismo goza de amplia mayoría en la Mesa del Parlament (cinco miembros de siete), Junts y la CUP, formaciones que apuestan abiertamente por el unilateralismo, solo suman tres de esos siete votos.