La lacra de la corrupción

Rajoy niega la caja b, los sobresueldos y todas las acusaciones de Bárcenas

Resumen de la declaración de Rajoy en el juicio de la caja b del PP

4
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, único alto cargo del PP que no usó mascarilla, pese a que todos declaraban por videoconferncia desde su domicilio, negó haber recibido "sobres" con sobresueldos, como había declarado el extesorero del PP Luis Bárcenas, afirmaciones que calificó de "delirio". Y con similar contundencia, con distintas expresiones, como "absolutamente falso", "mentira", "falso de toda falsedad" o "jamás" , fue negando la mayor hasta afirmar que en sus "40 años de militancia" nunca había escuchado "una mecánica" de financiación ilegal como la descrita por el principal acusado en la causa.

Amplió la fórmula con que desde 1986 formó parte del comité ejecutivo y "jamás" oyó "hablar de salarios, ni de asuntos económicos", salvo la compra de la sede de la calle Génova. Algo después completó con que tampoco había oído "ni a militante ni a empleado del PP" hablar de "la existencia de una caja b".

"Insisto no hay ninguna caja b del PP, será de Bárcenas. A mí no me ha entregado nada, porque es metafísicamente imposible que yo destruyera unos papeles. Es demencial. Nunca he triturado lo que nunca he tenido en mis manos", aseguró para negar que el extesorero le entregara copia de la contabilidad en b y que él destruyó en una máquina.

"Bárcenas ni siquiera es capaz de decir una sola cosa", declaró para añadir que cambiaba de un día a otro. Más adelante aseguró que el "95% de los citados en los 'papeles' asegura que es falso de toda falsedad" y aseguró que él nunca habría hecho unos documentos semejantes. "Pregúnteselo a él, yo no lo puedo dar ninguna razón, porque son mentira". Cuando el abogado del PSOE valenciano le señaló que la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal también dijo que la caja b era de Bárcenas, el testigo dijo que "lo raro sería que hubiera dicho otra cosa, cuando solo Bárcenas habla de ella para diluir su responsabilidad. Lo que digan los 'papeles' no tienen ningún valor".

Poco afortunado

Sostuvo que cuando más trató con él fue a partir de 2009 cuando estalló el 'caso Gürtel' y su relación nunca fue estrecha. Justificó los sms que le envió, en los que le instaba a ser "fuerte", en que le había mandado un mensaje previo y supuso que "buscaba una cierta comprensión". por lo que los envió, aunque alguno le "parece poco afortunado". "En la vida a veces no siempre acertamos", concluyó.

El expresidente calificó de "vergüenza" la afirmación del principal acusado de que desde el PP se le hizo llegar que si no perjudicaba al partido su esposa, Rosalía Iglesias, no iría a prisión, para a renglón seguido recordar que no había habido ningún paso en esa dirección y ella estaba encarcelada.

"No me he dedicado a la política para que me paguen un traje o un abrigo. Es absolutamente falso", volvió a mostrarse tajante Rajoy, al negar ese punto a las preguntas del abogado de ADADE, José Mariano Benítez de Lugo, que centró su interrogatorio en la declaración de julio de 2015 de Bárcenas y luego en las propias declaraciones del expresidente del Gobierno.

A preguntas de IU, explicó que el partido les pagaba como trabajadores mientras eran diputados, pero el salario por esta labor se le descontaba de lo cobrado de la formación, siempre por transferencia y declarado al fisco. A las del PSOE valenciano, tras negar haberse ocupado alguna vez de las cuentas, tocó cierta regañina: "Veo que ustedes utilizan a Bárcenas, con demasiada alegría, con argumento de autoridad". En otro momento completó el argumento: "No hay ni una, ni una sola persona, que haya reconocido la existencia de una caja B. Solo Bárcenas".

"¿Quién tomó la decisión de reformar la sede del PP?", preguntó Latorre para evitar que las defensas le reprocharan, como con José María Aznar, que el de las acusaciones había sido un Interrogatorio "más bien político" sin relación con la causa. "No he sido yo", dijo Rajoy para pasar a elogiar al que fue gerente del partido Cristóbal Páez, uno de los acusados. Matizó que contaría con la "aquiescencia de su superior, el tesorero".

Ya experiencia

Noticias relacionadas

Rajoy ya sabía lo que es declarar ante un tribunal de la Audiencia Nacional. lo hizo como testigo en el juicio de la primera época del 'caso Gürtel' y en alguna ocasión se lo recordó al abogado que le interrogaba. Como este miércoles, el entonces presidente del Gobierno negó conocer la contabilidad opaca reflejada de forma manuscrita por Bárcenas durante años en lo que se llamaron sus 'papeles', que el testigo calificó de "absolutamente falsos". Bárcenas declaró que hasta dispuso de una grabación de cuando entregó a Rajoy la liquidación de la caja y las últimas hojas de la contabilidad en b, que el presidente destruyó inmediatamente.

Aquella experiencia de Rajoy con la justicia no fue muy satisfactoria para él porque la sentencia de la 'Gürtel' demostraba que el tribunal no le había creído y, además, fue el detonante de la moción de censura que le sacó del Gobierno. En la jornada de este martes los exsecretarios generales del partido Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal, como ya había hecho Ángel Acebes, ofrecieron su misma versión: que la caja b no existe o no es del PP, sino de Bárcenas y que nunca habían cobrado sobresueldos no declarados a Hacienda.