Crisis en las filas naranjas

Los cambios mínimos de Arrimadas no detienen la desbandada en Ciudadanos

  • Se limita a quita poder a los dos miembros de la dirección que negociaron la moción de Murcia y amplía la cúpula

  • Toni Cantó abandona el partido y el acta de diputado en el Parlamento valenciano

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, posa junto al nuevo comité, este lunes.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, posa junto al nuevo comité, este lunes. / David Castro

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Inés Arrimadas convocó este lunes a su ejecutiva para analizar el fiasco de la moción de censura en Murcia y su reacción no augura que las aguas se calmen. El PP se frota las manos. Espera que otros dirigentes sigan el camino marcado por el exsecretario de organización Fran Hervías y se sumen al partido de Pablo Casado.

La presidenta hizo cambios mínimos en la dirección y acabó la jornada con otro dirigente menos en sus filas. El diputado autonómico y coordinador en la Comunitat Valenciana, Toni Cantó, salió a mitad del cónclave y anunció que el partido. Al finalizar la reunión, que duró más de seis horas, Arrimadas admitió que ha "cometido errores". Sobre todo, concretó, no explicar "bien" por qué rompieron el Gobierno de coalición en Murcia y presentaron la moción al PP. La presidenta lamentó la "operación anunciada, planificada y puesta en marcha" por parte de Casado para laminar a su formación y dio por hecho que en los próximos días "y meses" habrá más fugas. "Nuestra única intención es que los españoles puedan votar a un partido de centro, liberal y limpio y puedan seguir haciéndolo. Quizás [las personas que abandonan] están en Cs, pero no son de Cs. Ser de Cs es difícil, implica muchas cosas. Significa que te moleste igual la corrupción de un bando y de otro, que trabajes para tender puentes, a un lado y a otro", proclamó defendiendo su deseo de ser un verdadero partido bisagra.

La presidenta admite "errores", en especial no haber explicado bien por qué se intentó tumbar el Gobierno regional del PP

Dos propuestas

Arrimadas llegó al cónclave con dos propuestas para sofocar la revuelta interna: quitar poder a los responsables de la mala gestión de la operación murciana (Carlos Cuadrado, hasta ahora vicesecretario general primero, y José María Espejo-Saavedra, vicesecretario general adjunto) y ampliar la cúpula. Arrimadas explicó que creía necesario reforzar el núcleo duro y que se extendiera de las siete personas actuales hasta a una quincena. Ante la ejecutiva, una treintena de altos cargos del partido de toda España, aseguró que esperaba que se unieran a la cúpula la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís; el líder del partido en esa autonomía, Ignacio Aguado; el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, y Cantó.

"Es alucinante que Bal y el resto de la ejecutiva no dimitan. Cuando uno la fastidia de tal forma, lo que tiene que hacer es largarse"

Toni Cantó. Exdirigente de Cs en la Comunitat Valenciana

Sin embargo, Cantó rechazó esa propuesta, dimitió de sus cargos y anunció que renunciará al acta del Parlamento valenciano. Abandonó la reunión cuando apenas llevaba dos horas y media (duró más de seis) y, ante la puerta de la sede, comunicó a los periodistas que lo dejaba todo porque creía que se deben "asumir responsabilidades". Él pidió, sin éxito, la dimisión de la presidenta y de toda la ejecutiva.

Villacís, Marín y Aguado se incorporan al comité permanente, que pasa de siete a una quincena de miembros

 "Arrimadas podía elegir hoy entre proteger al partido o proteger a su ejecutiva y ha elegido proteger a su ejecutiva (…) Creo que hay que asumir responsabilidades y no lo están haciendo", afirmó. Cantó instó a sus compañeros a dar la voz a los afiliados para "recuperar" al partido después de los "dos batacazos", en referencia a las catalanas y el fiasco de Murcia. Según el dirigente naranja, esa operación en la región se llevó a cabo de "forma bochornosa" y se mostró contrario a la continuidad de Cuadrado y Espejo por no haber calculado las consecuencias del posible fallo. Los dos afectados seguirán en el comité permanente sin cargo, por ahora, pero con menos poder. Arrimadas no los expulsa de la cúpula y en los próximos días reordenará las secretarías y vicesecretarías ante la ampliación de ese órgano.

Pide un Madrid Suma

Cantó se despachó contra la idea de que Aguado pueda repetir como candidato en Madrid, un comentario que también se le escuchó a otro participante de la ejecutiva, según explicaron a este diario varios de los presentes. El antiguo actor planteó que se haga un Madrid Suma con el PP. Según fuentes de la dirección, lo de Cantó "estaba preparado", porque la reunión llevó un ritmo lento y no esperó a escuchar a sus compañeros, porque quería salir antes de los informativos del mediodía.

Noticias relacionadas

"Cada vez que hemos tenido que tomar una decisión, la hemos tomado con un criterio: hacer lo correcto para España"

Inés Arrimadas

Presidenta de Cs

Dirigentes consultados por este diario destacan que Arrimadas no hizo ningún comentario sobre su propia dimisión y que uno de los momentos más intensos fue cuando escucharon a Mario Gómez y Ana Martínez Vidal explicar por qué pidieron romper el Ejecutivo de Murcia y presentar la moción. Algunos de ellos se fueron aliviados, al saber que, aunque la operación ha sido neutralizada por el PP, era necesaria. "Gómez nos ha contado la persecución, el espionaje y el acoso que ha sufrido su familia por denunciar la corrupción del PP murciano", concretó uno de los presentes. "Como ha dicho Arrimadas, ha sido un error no haber sabido explicar en toda España el infierno que han vivido", señaló.