Apertura de expediente disciplinario

Dimite un cargo del PSOE de León que pidió "guillotina" para los Borbones

Alejandro Campillo, que en principio seguirá como concejal, asegura que "para nada" está "a favor de la pena de muerte para nadie" y considera "injustificado el revuelo que se ha montado"

El rey Felipe VI, Juan Carlos I, Sofía de Grecia y las infantas Elena y Cristina en el acto solemne de apertura de la IX legislatura, en abril de 2008.

El rey Felipe VI, Juan Carlos I, Sofía de Grecia y las infantas Elena y Cristina en el acto solemne de apertura de la IX legislatura, en abril de 2008. / Juan Manuel Prats

1
Se lee en minutos
El Periódico

El secretario de Estrategias contra la Despoblación del PSOE de León, Alejandro Campillo, también concejal en el Ayuntamiento de Congosto, ha dimitido de su cargo en la ejecutiva provincial tras la polémica suscitada por el comentario que publicó en un diario digital sobre la vacunación de las infantas: "Los Borbones salen caros, guillotina y república".

La dimisión de Campillo, que en principio seguirá como concejal, se produce después de que la dirección provincial de su partido calificase de "intolerable" su comentario y anunciase que ha iniciado los trámites para la apertura de un expediente disciplinario y su suspensión cautelar de militancia.

Campillo ha explicado a Efe que la referencia a la guillotina "es una simple metáfora de un momento determinado".

Al respecto, recuerda que en el 200º aniversario de la Revolución Francesa "en la ópera de París se hizo una oda a la guillotina", sin que pueda considerarse que fuera una llamada a la pena de muerte.

Asegura que "para nada" está "a favor de la pena de muerte para nadie" y considera "injustificado el revuelo que se ha montado".

Campillo considera que la polémica parte "de la extrema derecha" que "vive de agitar noticias que no tienen trascendencia".

Responsable de sus actos

Noticias relacionadas

Desde la dirección del PSOE en la provincia de León se ha destacado que los cargos públicos deben ser responsables en sus actos y también en sus manifestaciones ante la opinión pública.

Pese a su dimisión, Campillo ha censurado el proceder de su partido y afirma que no entiende que tener una postura contraria a la monarquía sea un impedimento para desempeñar cargos en el PSOE.