NUEVA LEGISLATURA

El PSC presenta un plan para aislar a Vox en el Parlament

  • Plantean un acuerdo al resto de grupos para dejar a "la extrema derecha" fuera de la Mesa de la Cámara

  • Piden evitar las alusiones personales a los diptuados ultras para no aumentar su tiempo de intervención

El candidato de Vox a la Generalitat, Ignacio Garriga

El candidato de Vox a la Generalitat, Ignacio Garriga / EFE/ Andreu Dalmau

Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

El PSC es el primer partido que pone sobre la mesa un plan para abordar la principal peculiaridad que tendrá la nueva legislatura en el Parlament: la presencia de Vox. Los socialistas han elaborado un documento, que someterán a debate con el resto de grupos, en el que se describe una estrategia para aislar a los 11 diputados de la extrema derecha en la Cámara catalana, y que pasa, entre otras cosas, por dejarlos fuera de la Mesa del Parlament.

El hecho de que Vox, con su gran resultado el 14-F, se sitúe como cuarta fuerza de la Cámara y tenga derecho a grupo parlamentario propio puso en alerta al resto de formaciones desde la noche electoral. Los grupos de izquierda y los independentistas hablaron de la necesidad de debatir sobre la situación, y de decidir cómo afrontarla. Los socialistas recuerdan en su documento que en el sistema de elección de miembros de la Mesa "no se establece una distribución proporcional en función de los resultados electorales, sino que se eligen en tres votaciones sucesivas", al presidente, los vicepresidentes y las secretarías.

Votación coordinada

Por eso, proponen "coordinar el voto, al menos en la tercera de las votaciones, de tal manera que se evite la elección de un diputado de la extrema derecha como miembro de la Mesa". Lo mismo sugieren en las mesas de las comisiones del Parlament, que siguen un sistema de elección igual.

En cambio, en la comisión de materias secretas y reservadas, en los intergrupos y en los grupos de trabajo de las comisiones "no es posible" excluir a Vox, porque el reglamento dispone que estén compuestos por un miembro de cada grupo parlamentario.

Noticias relacionadas

Por lo que respecta a las ponencias, el PSC propone que el resto de grupos eviten que "recaiga en un ponente de la extrema derecha la presentación de las iniciativas". Y, en cuanto a las iniciativas parlamentarias conjuntas, el PSC pide que los diputados de los partidos que suscriban su plan "no firmen ninguna iniciativa conjuntamente con el grupo de la extrema derecha ni con ninguno de sus diputados".

Además, los socialistas proponen que a Vox no se le haga el vacío en los debates, sino que el resto de grupos "hagan siempre uso de la palabra en los debates abiertos a consecuencia de las iniciativas formuladas por la extrema derecha, con el fin de fijar su propia posición". Sin embargo, añaden que los diputados "evitarán en lo posible las alusiones personales a los diputados de la extrema derecha, con el fin de no ampliar el tiempo de intervención del que disponen gracias a un turno por alusiones".