Entrevista al primer secretario del PSC

Miquel Iceta: "Si te pones de acuerdo en lo que hay que hacer, puedes pactar con quien sea"

  • "Illa puede ser candidato porque el día a día de la pandemia lo gestionan las autonomías"

  • "Ya me gustaría a mí tener en Catalunya un Govern como el que tenemos en Madrid"

Entrevista a Miquel Iceta en la sede del PSC. / ALVARO MONGE

Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

Miquel Iceta Llorens (Barcelona, 1960) empieza 2021 aliviado, tras hacer público que cede el testigo a Salvador Illa como candidato del PSC a la Generalitat. “No doy un paso a un lado, el último que hizo algo así en Catalunya se pegó una leche”, bromea. Un golpe de efecto anunciado a dos días de acabar el año, del que durante mes y medio solo estuvieron al tanto unos pocos y que no estuvo cerrado hasta el último momento. Incluso entre los papeles repartidos encima de la mesa del despacho de Iceta figura un cartel electoral con su cara, que finalmente no verá nunca la luz.

Sin pandemia, ¿hubiera repetido como candidato?No lo sé. ¿Sin pandemia se hubiera fortalecido tanto el liderazgo de Salvador [Illa]? Estos días mucha gente dice "que gesto más generoso", y lo agradezco mucho. Pero yo soy el primer secretario del PSC y mi obligación es poner al frente a quien tenga más posibilidades.

¿Personalmente ha sido complicado? Sí, pero es que es muy importante ser primer secretario del PSC. De la misma manera que di un paso adelante para dirigir el partido en un momento muy difícil, también es mi obligación escoger al mejor candidato disponible. Recuerdo cuando, hace años, queríamos que Pasqual Maragall fuera por primera vez candidato a la presidencia de la Generalitat y él no estaba disponible. La vida es como es. Tú no escoges los momentos, pero sí tienes que garantizar que cuando pasa el tren, tú estas dispuesto a subir o bajar.

En la vida tú no escoges los momentos, pero sí tienes que garantizar que cuando pasa el tren, tú estas dispuesto a subir o bajar

¿Alguien le intentó convencer de lo contrario? Lo supo muy poca gente… Pedro [Sánchez], Salvador [Illa], Eva [Granados] y la familia. Y eso me ha generado un problema, porque cuando alguien me preguntaba le tenía que decir que no había nada. El 19 de noviembre hablé con Pedro Sánchez y me dijo que, si se podía hacer, sería a finales del año. Y, mientras tanto, ni se puede hablar de ello, ni puede haber ninguna duda de que el candidato era yo.

¿Qué mensaje transmiten cambiando al ministro de Sanidad a las puertas de una tercera ola? Cada uno tiene que hacer lo que tiene que hacer. Salvador asumió el primer estado de alarma, donde la primera autoridad sanitaria era él, ha comprado las vacunas y ha preparado el plan de vacunación. Y ahora son las comunidades autónomas las que llevan la gestión cotidiana, incluso de las restricciones. Ahora puede. En septiembre, octubre o noviembre no hubiera podido.

¿Qué aporta Salvador Illa como candidato que no aportara Miquel Iceta? Salvador [Illa] es más presidenciable. Encuestas como la publicada en EL PERIÓDICO me señalaban como el candidato mejor valorado. Pero necesitábamos algo más. Salvador [Illa] es nuevo en la política catalana y hay mucha gente que está harta de repetir la misma historia. También queremos plantear una campaña muy basada en la lucha contra la pandemia y la reactivación económica.

Salvador Illa es nuevo en la política catalana y hay mucha gente que está harta de repetir la misma historia

Usted dice que Illa es nuevo en la política catalana, pero lleva más de dos décadas ocupando cargos políticos… Sí, pero él no ha estado en la elaboración del Estatuto del 2006, por ejemplo, y yo sí. Las encuestas nos decían que la gente quiere cambio y no veían que yo fuera cambio.

Las encuestas no dan ganadores claros y los pactos se ven inevitables, ¿cuáles priorizarán? El candidato es Illa y quien debe decidir es él. Pero hay una cosa fundamental y en la que coincidimos. No podremos ponernos de acuerdo con quien diga que esta legislatura será la legislatura del referéndum o de la independencia. No es una cuestión de con quién pactas, sino para hacer qué. Si es contra la pandemia, por la reactivación económica y por la reconstrucción social nos podemos entender con quien comparta estas prioridades.

Illa fue uno de los artífices del pacto de la Diputación de Barcelona. ¿En la Generalitat podría repetirse la fórmula? Nosotros los pactos los queremos por escrito. Si te pones de acuerdo en lo que hay que hacer, puedes pactar con quién sea. En Sant Vicenç dels Horts gobernamos con Ciudadanos, en Sant Cugat con ERC y la CUP, en otros muchos municipios gobernamos con Junts… Con algunos partidos es relativamente más fácil, como con los ‘comuns’. Ya me gustaría a mí tener en Catalunya un Govern como el que tenemos en España.

Si te pones de acuerdo en lo que hay que hacer, puedes pactar con quién sea

¿Su idea es continuar como primer secretario del PSC muchos años más? Quiero acabar el mandato, luego ya veremos. Los partidos somos proyectos colectivos y democráticos. Las ambiciones personales son legítimas, pero sobre todo tiene que haber ambición de equipo. Y yo soy un hombre de equipo.

¿El futuro de Miquel Iceta pasa por ser solo primer secretario del PSC? Ahora es mi presente, lo que me mueve es hacer a Salvador Illa presidente y me dejaré la piel en esta campaña. Puede que incluso más que si hubiera sido el candidato. Porque he promovido un cambio y quiero demostrar que ha sido una buena idea. El futuro no se que me deparará.

¿Pedro Sánchez le ha propuesto ser ministro? Pedro Sánchez, no ahora, ya hace mucho, siempre ha dicho que cuenta conmigo. Me quiso hacer presidente del Senado. No pudo ser porque el independentismo lo bloqueó. Yo estoy a disposición y si en algún momento hay una propuesta lo valoraré. Como dijo César, “cuando llegue al río lo cruzaré”. Pero cuando llegue al río, no antes.

Pedro Sánchez siempre ha dicho que cuenta conmigo. Si llega una propuesta, la valoraré

¿Pero ha hablado de este tema con Sánchez estos días? No. Estos días hemos hablado de cómo culminar esta operación. Creo que nos separaría del objetivo, que primero era hacer a Salvador candidato y ahora es hacer a Salvador presidente. Si por el camino hay otras cosas, ya hablaremos.

¿En esas conversaciones han hablado de si Illa dejará de ser ministro? Con eso soy muy respetuoso. No le diría nunca a un presidente del Gobierno lo que debe hacer.

Illa defiende volver "al punto donde dejamos de escucharnos", ¿pasa eso por los indultos? Aquí se han acumulado muchas heridas. Normalmente hablamos de los presos [independentistas], pero yo siempre recuerdo también del otro lado. Una vez una señora me paró por la calle y me preguntó al oído: "¿Nos tendremos que ir?". Los indultos se están tramitando, yo no me avanzaré.

Si le pedimos a la gente que vaya a trabajar, no tenemos derecho a decirle que no puede votar

¿Pero mejoraría la cohesión social en Catalunya si se concedieran esos indultos? Las cosas no se saben nunca hasta que no pasan. Yo personalmente soy muy partidario de la revisión del Código Penal del delito de sedición. Eso se tiene que hacer, con independencia de si hay indultos o no.

¿Se ve coordinando la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat?

Noticias relacionadas

El Gobierno ha hecho bien poniendo en esa mesa solo a miembros del Gobierno. El Govern decidió hacer una cosa más abierta… Yo como no sé si formaré parte del Gobierno… Pero sí que como primer secretario del PSC quiero impulsar una solución al problema y eso solo puede venir del diálogo. Hay muchas cosas que no requieren de un instrumento tan específico, como la comisión bilateral Generalitat-Estado. Ahí hay un campo muy grande para recorrer. Por ejemplo, con el modelo de financiación, que se tendría que haber renovado en 2014 y ya estamos en 2021.

¿Se votará el 14 de febrero o habrá que esperar? No imagino un escenario en el que no se pueda ir a votar. Si el 14 de febrero nos encontráramos con un confinamiento domiciliario deberíamos valorarlo. Pero si le pedimos a la gente que vaya a trabajar, no tenemos derecho a decirle que no puede votar.