Nueva causa judicial

Procesado el rapero Valtònyc por posible delito de odio a la Guardia Civil

La Fiscalía de Sevilla y la AUGC le acusan de decir "matad a un puto guardia civil" durante un concierto en Marinaleda

 El rapero Valtònyc, en una imagen de archivo.

El rapero Valtònyc, en una imagen de archivo. / AFP / KENZO TRIBOUILLARD

1
Se lee en minutos
El Periódico

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Estepa (Sevilla) ha abierto una causa judicial contra el rapero mallorquín, Josep Miquel Arenas, alias Valtònyc, per un presunto delito de odio contra la Guardia Civil. Según ha confirmado el propio cantante a la agencia ACN, el lunes recibió la notificación sobre la apertura de un juicio contra él. La Fiscalía de Sevilla y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) le acusan de incitar a atentar contra la Guardia Civil durante un concierto que dio en Marinaleda en marzo del 2018. Valtònyc, que sigue en la batalla judicial en Bélgica contra una euroorden de la justicia española que lo reclama para que cumpla la condena de tres años y medio de cárcel dictada en el 2017, se podría enfrentar ahora a una pena de entre 1 y 4 años de prisión. La Fiscalía y la AUGC aún han de emitir el informe de calificación de los hechos en el que incluyan la pena que solicitan.

"Matad a un puto guardia civil esta noche, id a otro pueblo donde haya guardias civiles y matad a uno, poned de una vez una puta bomba al fiscal", habría dicho Valtònyc durante el concierto según la AUGC, que considera que estas palabras no pueden estar protegidas por la libertad de expresión porque "no son letras de una canción".

Noticias relacionadas

Por su parte, Valtònyc defiende su derecho a la libertad de expresión y argumenta que la Guardia Civil no puede ser objeto de un delito de odio.

El rapero está en Bélgica pendiente de la euroorden contra él desde julio del 2018. La Audiencia Nacional lo reclama para que cumplan la condena de tres años y medio de cárcel que se li impuso por un delito de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona y amenazas contenidas en las letras de sus canciones. La justicia belga aún está examinando la petición y ahora espera que el Tribunal Constitucional del país se pronuncie sobre si la ley belga de injurias a la corona es válida para extraditar al músico.