LA PANDEMIA EN CATALUNYA

La Generalitat pide el estado de alarma para decretar un toque de queda nocturno

Aragonès acuerda con Illa que el Executiu tendrá el mando único sobre las decisiones a tomar

El 'president' en funciones reclama a los catalanes que "se queden en casa" durante el fin de semana

Pere Aragonès, durante la rueda de prensa tras el Consell Executiu extraordinario.

Pere Aragonès, durante la rueda de prensa tras el Consell Executiu extraordinario.

Se lee en minutos

El Periódico

El Govern se ha reunido este viernes de forma extraordinaria para solicitar al Ejecutivo central la declaración del estado de alarma en Catalunya ante el imparable avance de la segunda ola del coronavirus. El objetivo de esta medida es  poder aumentar las restricciones de movilidad y decretar un "toque de queda nocturno" que, según detalló el president' en funciones, Pere Aragonès se aplicaría desde las 23.00 hasta las 6.00 horas. El Govern no aclaró si las nuevas medidas acarrearán el fin del cierre de bares y restaurantes.

La Generalitat ha seguido la estela de otras comunidades autónomas, como Euskadi, La Rioja, Extremadura o Asturias, que en cascada han ido solicitando el estado de alarma para restringir la movilidad. Tras debatir si debía pedir el estado de alarma, el Ejecutivo catalán ha tomado la decisión por unanimidad con la condición, que reclamarán al Ministerio de Sanidad, de que deberá ser la Generalitat el "mando único" que gestione la situación de estado de alarma.

"La situación es muy grave y debemos evitar que acabemos como en marzo", ha advertido el vicepresidente del Govern y 'president' sustituto, Pere Aragonès, que ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad" y a que todos los ciudadanos "se queden en casa" este fin de semana, para evitar imágenes como las que se vieron el pasado sábado y domingo en lugares como el Montseny.

Tanto Aragonès, como la portavoz Meritexell Budó (presentes ambos en la rueda de prensa tras el Consell Executiu por aquello de los equilibrios entre JxCat y ERC) subrayaron la diferencia entre este estado de alarma que se pide, con mando único para la administración catalana, y el que decretó "unilateralmente" el Gobierno de Pedro Sánchez en marzo.

El 'president' en funciones desveló que había consultado la cuestión con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y que este se mostró de acuerdo en que fuera la Generalitat la que mantuviera el control de la gestión de la pandemia.

Toque de queda en ciernes

La 'consellera' de Salut, Alba Vergés, ya había apuntado esta mañana que el toque de queda en Catalunya estaba sobre la mesa y que podría aplicarse sin esperar al Estado. En la reunión Gobierno-autonomías del jueves, se aplazó la decisión sobre este asunto a la espera de un informe jurídico sobre si es necesario el estado de alarma para aplicar el toque de queda. Algunas autonomías, como la Comunitat Valenciana, han optado por aplicar ya la medida.

Vergés ha argumentado que el Govern aprobó un decreto ley que permite "poder tomar las medidas necesarias" para hacer frente a la pandemia y que incluye la posibilidad de tomar medidas para limitar la movilidad. "Limitaremos la movilidad, un toque de queda, lo que sea, cuando lo creamos necesario", ha dicho la 'consellera' en una entrevista en TV-3. 

La 'consellera' ha sostenido que el toque de queda no es una decisión "que tenga que ser para todos igual", sino que se debería tomar en Catalunya. Ha apuntado que València "lo pedirá por autorización judicial", por lo que no sería necesario el estado de alarma, y ha abierto la puerta a que Catalunya aplique la misma vía que València. 

Respecto al efecto de un toque de queda en el cierre de bares y restaurantes, Vergés ha dicho que una cosa es independendiente de la otra y que hace falta ver cómo evoluciona todo, incluido el efecto del cierre de la hostelería. En este sentido, ha señalado que esta próxima semana se analizará el impacto de esta medida en la evolución de la pandemia. "Analizaremos los datos tras haber tomado medidas como el cierre de bares, restaurantes y centros de estética y veremos si las medidas son correctas y veremos qué pasa", ha dicho.

También ha destacado que habrá que ver el cumplimiento de las restricciones a la movilidad en fin de semana. Ha dicho que si el cumplimiento es "muy estricto", el Govern analizará si algunas de las medidas restrictivas se pueden "relajar" o, por el contrario, hay que tomar más medidas.

En este sentido, Vergés ha pedido responsabilidad a los ciudadanos. Ha recordado que las restricciones no son solo de cierre de la hotelería, sino que también hay que limitar la movilidad. La 'consellera' espera ver imágenes diferentes a las del fin de semana pasado, cuando cientos de barceloneses colapsaron el Montseny. "Nos jugamos mucho", ha dicho.

Noticias relacionadas

De hecho, el Procicat ha aprobado un plan para restringir los accesos a los parques naturales y este fin de semana los Mossos desplegarán un operativo de control y vigilancia.