30 oct 2020

Ir a contenido

NOMBRAMIENTOS DEL PODER JUDICIAL

Un CGPJ casi unánime responde a la presión eligiendo a tres magistrados para el Supremo

Por 19 votos de 21 los vocales eligen a Hurtado, Hernández y Puente para la Sala que juzga a los aforados

Por primera vez una mujer, María Luisa Segoviano, presidirá una de las cinco Salas del alto tribunal

Ángeles Vázquez

Carlos Lesmes (en primer término), con los vocales del CGPJ, el 20 de diciembre.

Carlos Lesmes (en primer término), con los vocales del CGPJ, el 20 de diciembre. / CGPJ

El pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) respondió este jueves a la presión del Gobierno y colectivos de izquierda para que paralizara sus nombramientos hasta ser renovado con la elección, prácticamente por unanimidad, de tres magistrados para la Sala Segunda del Tribunal Supremo, la que se ocupa de juzgar a los aforados. Recibieron 19 votos a favor de los vocales, con independencia de qué partido los propuso para el órgano de gobierno de los jueces. Solo Álvaro Cuesta y Concepción Sáez votaron en blanco.

En un voto particular, en el que se muestra partidario de haber retirado los nombramientos, Cuesta, propuesto en su día por el PSOE, parafrasea al ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, para recordar que existía "el precedente de un CGPJ en un superlativo grado de 'descomposición', como fue el elegido en el 2001 y que no se renovó, también por bloqueo del grupo popular, hasta el 2008". "Nadie cuestionó la capacidad de nombramientos" y los realizó "hasta última hora", añade. Fue del que fueron vocales el propio Campo, y el actual consejero de Justicia de Madrid, Enrique López.

A uno de los nombrados, Ángel Hurtado, se le considera conservador, porque en la sentencia de la 'Gürtel' que provocó la moción de censura que acabó con el Gobierno del PP renunció a redactar la parte relativa a la 'caja b', que cedió a su compañero José Ricardo de Prada. A los otros dos, en cambio, se les atribuye una sensibilidad progresista. Son Javier Hernández, hasta ahora presidente de la Sala de Apelación del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, y Leopoldo Puente, miembro de esa misma Sala pero en el tribunal superior madrileño.

Uno de los argumentos para pedir que el CGPJ renunciara a hacer nombramientos, pese a ser lo previsto en la ley, es que su presidente, Carlos Lesmes, aprovecharía para designar a magistrados conservadores para el Supremo, lo que explicaría por qué el PP rechazaba sentarse a negociar, al saberse beneficiado con la composición actual.

Primera mujer

Además, el pleno eligió a César Tolosa como presidente de la Sala Tercera o de lo Contencioso del Supremo, por 18 votos, en sustitución de Luis Díaz-Picazo, muy cuestionado en su día por su gestión del recurso sobre quién debía asumir los impuestos hipotecarios. La otra candidata, Pilar Teso, solo obtuvo un voto.

María Luisa Segoviano fue nombrada presidenta de la Sala Cuarta o de lo Social del alto tribunal con 19 votos a favor. Se convierte en la primera mujer que alcanza esta responsabilidad en los 200 años de historia del alto tribunal. Para presidir la Sala de lo Militar se eligió a Jacobo Barja de Quiroga. A ambos se les considera progresistas.

El único en parar

El actual CGPJ ha sido el único que en democracia ha paralizado los nombramientos de magistrados a la espera de una renovación que aún no ha llegado. En diciembre cumplirá dos años en funciones, momento en el que alcanzará el hasta ahora más longevo, el presidido por Francisco Hernando, que realizó un total de 32 nombramientos estando en funciones, de los que 11 fueron de magistrados del Supremo. Solo en el pleno de abril de 2008, cuando ya llevaba un año y medio caducado, hizo 10, cuatro en el alto tribunal.

Lesmes paralizó los nombramientos el paso mes de enero y en julio para tratar de forzar la renovación que ha pedido hasta en cuatro ocasiones por carta a las Cortes, además, de verbalizarlo durante el último acto de apertura del año judicial delante de Campo y del presidente del PP, Pablo Casado.

Pese a separarse de sus compañeros para votar en blanco, Cuesta sostiene en su voto que el actual CGPJ ha sido "modélico en su gestión" y añade "que nunca ha pretendido controlar al Tribunal Supremo ni a la justicia 'por la puerta de atrás'". Es la expresión que utilizó el que era portavoz del PP en el Senado Ignacio Cosidó respecto a la Sala Segunda del alto tribunal en una fallida designación de Manuel Marchena como presidente del Consejo.