25 oct 2020

Ir a contenido

Entrevista

Torrent: "La erosión al socio limita al independentismo"

El presidente del Parlament considera que "El indulto no resuelve el conflicto político" y que "la reforma de la sedición es una obligación democrática"

Xabi Barrena

Roger Torrent, esta semana en el Parlament / ZML

JxCat reclamó pactar el calendario electoral una vez Quim Torra sea inhabilitado, nunca antes. ¿Se sintió interpelado?
Solo había dos opciones. O el ‘president’ convocaba las elecciones, y nos ibamos a las urnas en 54 días, o no las convocaba y se llegaba en 124. No había discusión reglamentaria, más allá de un pequeño intervalo para encajar las elecciones en un domingo, porque la ley de presidencia dice lo que dice. La discusión era política. ¿Qué le convenía más al país, un interinaje de 54 días o uno de 124? 

¿Puede usted incidir en el calendario?
No. El presidente del Parlament no puede disponer del tempo hacia unas elecciones. Porque eso sería secuestrar la legislatura. Si le atribuimos unas capacidades en relación al calendario electoral,  ¿significa acaso que el presidente del Parlament puede decidir cuándo son las elecciones? Es absurdo.

¿Tiene plena confianza en los servicios jurídicos? 
Siempre hemos mantenido la confianza y el respeto que merecen los trabajadores públicos.

Alertó en su día de posibles "improvisaciones".
Era un riesgo, sí y hubiera sido un grave error. Demasiadas veces durante esta legislatura se ha improvisado. La política requiere análisis y planificación. Creo que esta vez se están haciendo bien las cosas y seremos capaces de tener un buen acuerdo. Cuando cooperamos somos fuertes. Si usamos la represión para erosionar al socio, para tener dos escaños más, eso nos limita.  Nos empequeñece porque expulsa a gente que se precisa para ganar.

¿Se siente el enemigo número 1 de JxCat?
No. Ni las amenazas de querellas, de un bando, ni las campañas de Twitter, del otro, me han condicionado en la toma de decisiones. Tengo claro hacia dónde debe ir el independentismo y el Parlament. Si hubiera querido gustar a un determinado público hubiere realizado otra retórica. Mis decisiones no miran cuántos retuits tendré. Buscan la efectividad, no la gestualidad.

¿Quitó usted el acta y el sueldo de diputado a Puigdemont de manera «unilateral», como afirma él en sus ‘best-sellers’?
Yo no he quitado nada. No es mi potestad. Puigdemont y el resto de represaliados son perseguidos por el Estado. Hay que tener claro quien es el adversario. Y no es el socio. Es el Estado. 

¿Le gustaría repetir como presidente del Parlament?
He aprendido a no hacer previsiones a corto plazo. Es un honor ser presidente del Parlament. Pero no me lo he planteado. Además, depende también de la aritmética parlamentaria.

¿Le gustaría estar en un área de gestión del Govern?
Hay retos de este país que me interesan mucho y sobre la que tengo una opinión formada. Y con toda humildad digo que creo que tengo ideas y capacidad de gestión a aportar. He sido alcalde 11 años.  Pero uno siempre está  a disposición del partido.

Ha reiterado que con un 50% de voto independentista en unas elecciones no basta, se atrevería a cifrar el umbral…
Lo que he dicho  es que lograr ese 50% es necesario y muy importante. Es una condición necesaria pero no suficiente. Si no se logra no se podrá avanzar. Y es un reto asumible. Es obvio que no estamos en fase resolutiva, sino acumulativa. Queremos construir mayorías inapelables. Y la fase resolutiva se producirá cuando tengamos hecho los deberes previos. Por ejemplo, gobernar bien y dirigirnos a todos los ciudadanos del país. 

¿El relato de la legitimidad del 1-O es una losa para el independentismo práctico? 
No. Es lo más importante que ha hecho el independentismo. Y la demostración de que es un conflicto político que requiere una solución por las urnas. Y en este camino hacia el referéndum inevitable habrá quizá acciones que no contarán con la aprobación del Estado, pero que haremos porque tendremos suficiente fuerza. 

¿No es paradójico que se hable de otro pacto ERC-JxCat, con las pésimas relaciones que hay?
Es que debe realizarse sobre bases nuevas. No se pueden reproducir los vicios de esta legislatura. Deberemos abandonar la competencia e ir hacia la cooperación. No se trata de sacar más diputados que el otro, sino de que el sumatorio independentista sea lo mayor posible. 

"El indulto no resuelve el conflicto político. La reforma de la sedición es una obligación democrática"

En su libro, Junqueras y Rovira subrayan que se producirá otro choque con el Estado. ¿No confían en el Gobierno?
La confianza se construye con hechos. Y con compromiso con el principio democrático. No renunciaremos nunca a que este país decida su futuro. Ni a ninguna vía pacífica y democrática para conseguirlo. La negociación es la mejor vía, pero no somos ingenuos. Nuestra obligación es conseguir que al Gobierno les salga más a cuenta pactar el referéndum que prohibirlo. 

"La misma fiscalía que ayudó al emérito a huir ha mirado hacia otro lado en lo que respecta al espionaje que sufrí"

Entre los indultos, pedidos por terceros, y la reforma del delito de sedición, ¿qué elige?
El indulto puede resolver situaciones personales, pero no el conflicto político. La reforma de la sedición, que condena a 13 años de cárcel por ejercer los derechos fundamentales, no es tanto un mérito como una obligación democrática. La solución es un referéndum y la amnistía. 

La prensa inglesa destapó el espionaje que usted sufría. ¿Alguna novedad en el tema?
Paradójicamente, la misma fiscalía que ayudó a huir al rey emérito, miró hacia otro lado en este caso de espionaje a adversarios políticos. Sorprende que el Gobierno más progresista de la historia no haya hecho nada.