24 nov 2020

Ir a contenido

Medidas por el covid

Bronca en el Govern por la propuesta de Torra de confinar la Cerdanya

ERC afea al 'president' que no siga los cauces establecidos para sus iniciativas

Fidel Masreal / Xabi Barrena

Quim Torra sería el 133 president y no el 131.

Quim Torra sería el 133 president y no el 131. / ACN / ANNA BERGA

El Consell Executiu de este martes ha vivido una encendida discusión entre el ‘president’ Quim Torra, apoyado por los ‘consellers’ de Junts per Catalunya, y los titulares de departamento designados por ERC. El desencadenante fue la propuesta de Torra de confinar la Cerdanya, por sus elevadas ratios de contagio de covid-19.

Según ha conocido este diario de fuentes conocedoras de la bronca, los republicanos afearon a Torra que no sometiera sus propuestas a los conductos pertinentes, es decir, vía la ‘conselleria’ de Salut y el Procicat, el órgano interdepartanemental que toma las decisiones sobre posibles medidas anticoronavirus con afectación a la población. "Las decisiones no se toman de esta manera", señaló una fuente de ERC indignada.

En el entorno del 'president', en cambio, afean a Esquerra poca diligencia a la hora de actuar contra la covid-19 y esta sería una ocasión más de esta circunstancia, según esta versión. Torra pretendía una actuación inmediata en la Cerdanya antes de que se produzcan los desplazamientos de fin de semana hacia esta comarca desde Barcelona y su entorno. Además, el hecho de que este jueves sea festivo en Barcelona puede hacer avanzar los desplazamientos. Según la version de presidencia, la respuesta que ha recibido el 'president' es que no se disponía de tiempo material para llevar a cabo la decisión y contar con el visto bueno judicial correspondiente.

Según los republicanos, la propuesta no se sustentaba sobre ningún criterio "epidemiológico o sanitario" puesto que el rebrote detectado se produce porque se ha realizado un cribaje en la comarca (precisamente porque hace días que ya se detectó el auge de contagios) y por una afectación en una residencia que, en buena lógica, no debe extenderse más allá de las paredes del centro.

Una tensión constante

Esta misma semana, detallan fuentes de ERC, se generó otro conato de tensión entre posconvergentes y ERC a cuenta de la advertencia de Torra de un posible cierre de los parques infantiles que, de nuevo, se expresó sin que Salut tuviera conocimiento alguno. Son "ocurrencias", criticó una voz del partido. 

No se trata de hechos aislados sino de una tensión larvada constante entre Torra y determinadas 'consellerias' de ERC. En la reciente crisis de Govern, el 'president' ya invitó a los republicanos a cambiar a 'consellers'. Y previamente se ha mostrado enojado en más de una reunión interna por la falta de agilidad de determinadas decisiones. El punto álgido de la discrepancia fue la gestión en las residencias geriátricas, pero ha habido otros episodios como la tardanza en relevar al secretario de salut pública del Govern o la falta de diligencia, según presidencia, en la 'conselleria' de Ensenyament.

Por su parte, Esquerra considera que Torra ningunea continuamente a la ‘consellera’ Alba Vergès. Cabe recordar que en julio el propio ‘president’ rectificó a Vergès, públicamente, en sede parlamentaria. "Torra ha encontrado su filón. Quiere ser el 'president' del covid-19'. El primero que pidió confinar, el primero que llamó la atención a la población, el primero en decir que no hay que ir a Madrid". 

En cuanto al clima en las reuniones del Govern, ERC señala que el anterior 'conseller' de Interior, "Miquel Buch, no apoyaba, frecuentemente, las aportaciones no compartidas previamente de Torra. El nuevo titular de Interior, Miquel Sàmper, sí", subraya una fuente.