25 oct 2020

Ir a contenido

EL TABLERO POLÍTICO

Cortejo entre socialistas y Ciudadanos, versión valenciana

Los acercamientos entre ambas formaciones en el Congreso tienen su espejo en Les Corts aunque el Consell no necesite los votos 'naranjas'

El antes furibundo Toni Cantó se ofrece ahora para apoyar los presupuestos e incluso para gobernar ante la incomodidad de los socios de un receptivo Ximo Puig

Nacho Herrero

Toni Cantó espera junto a su escaño que arranque el Debate de Política General este lunes

Toni Cantó espera junto a su escaño que arranque el Debate de Política General este lunes / Miguel Lorenzo

"Futuro señor vicepresidente, ¿todo bien?". Con esta sorna saludó este lunes a Toni Cantó la síndica del PP Isabel Bonig momentos antes de la apertura del Debate de Política General de Les Corts. El portavoz de Ciudadanos encajó la broma con gusto, se sabía en el centro de todas las miradas porque, como pasa en el Congreso con el PSOE, el PSPV lleva semanas mirando hacia Ciudadanos de cara a los próximos presupuestos ante las enormes reticencias de sus socios. Como en la Carrera de San Jerónimo. 

Una cita.. o más

La primera jornada de esta apertura oficiosa del curso parlamentario prolongó en esta aventura. De hecho hubo incluso una invitación de Cantó al president Ximo Puig para ir juntos al teatro (ellos y el resto de diputados) para apoyar la cultura. "Acepto su invitación, vamos al teatro y donde quiera", contestó antes de expresar sus dudas de que eso salvara al sector. Pero hubo peticiones de ‘citas’ de más calado que tuvieron el mismo resultado.

Puig se ha mostrado estas semanas receptivo a negociar con Ciudadanos / MIGUEL LORENZO

"Aunque estoy siendo muy crítico sigo con la propuesta de ampliar la mayoría del Botànic (como se conoce al gobierno valenciano) y que estas fuerzas se unan para los presupuestos e incluso para gestionarlos si hace falta", deslizó Cantó. !Le tengo que agradecer su actitud durante la pandemia. Si elige el camino de la utilidad y creo que lo ha hecho así se puede hablar. Todas y todos debemos hablar", invitó Puig.

Un ojo en Madrid

Casi al mismo tiempo que este fin de semana, el vicepresidente Pablo Iglesias auguraba un rápido acuerdo sobre los PGE "no gustará" a Ciudadanos, los representantes de Unides Podem y de Compromís reclamaban a Puig que antes de hablar con otros partidos debe haber acuerdo entre los socios del gobierno.

"El PSPV tiene la responsabilidad de velar por la unidad y la estabilidad del Botànic", avisaba Pilar Lima, de Podem. El presupuesto tiene que ser "botánico", apuntaba el conseller Vicent Marzà (Compromís). "Primero tenemos que hacer un proyecto dentro del Gobierno y luego se manda a Les Corts para que haya el debate que toque", apuntaba.

De hecho, hay un cambio sustancial entre ambos escenarios porque, a diferencia del Ejecutivo central, los socios del Consell se bastan para sacar las cuentas. Formalmente el deseo de Puig de sumar otras fuerzas viene de los compromisos morales recogidos en el proyecto de reconstrucción que todos, salvo VOX, firmaron en Les Corts. Pero el ecuador de la legislatura se acerca, con todo lo que eso implica.

Pero esto viene de algo más lejos. De manera paralela al inicio de los acercamientos entre Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, empezó en la Comunitat Valenciana un evidente flirteo entre socialistas y Ciudadanos que ya se ha traducido en algunos pactos de gobierno municipal y en una reunión cara a cara entre Puig y Cantó.

Él mismo recordó durante su intervención este entendimiento a nivel estatal y que Ciudadanos votó a favor de una prolongación del estado de alarma a la, por ejemplo, se opuso Compromís. "Cuente con nosotros pero convenza primero a sus socios", le pidió al president.

Otro Cantó...

El síndico de Ciudadano arrancó su discurso hablando en valenciano, algo que no había hecho hasta ahora en la cámara. Un cambio más de un Cantó que se pasó la campaña electoral y el primer año de legislatura tratando de adelantar al PP y a VOX por la derecha, refiriéndose negativamente al PSPV como el "PSC catalán" y que llegó a hablar de la familia de Puig como "los Berlusconi de Morella".  

Pero, en busca de una nueva posición en el tablero tras la debacle de Albert Rivera en las últimas generales, Cantó se ha transformado. En su intervención de este lunes hubo una dura ración de críticas al Consell pero llenas de números y voluntariamente técnicas. "Apoyarle a usted con lealtad es decirle como puede hacer mejorar. Estamos a su disposición, en el Congreso también", le aseguró.

Cantó se ha ofrecido a apoyar los presupuestos... y a entrar en el Consell / MIGUEL LORENZO

...a ratos

No faltaron pullas entre ambos. El sindico de Ciudadanos le acusó de vivir "en un palacio de cristal" o de fiarse de un Pedro Sánchez "que ya le ha engañado con la financiación" y Puig le recordó que su partido ya gobierna, por ejemplo en Madrid. "Y mejor no comparar", le aguijoneó.

Cantó se guardó la saña para sus socios "comunistas y nacionalistas" e incluso para Iglesias "que sólo quiere dividirnos e intentar derribar el consenso constitucional". También pidió a Puig "que mire al centro y cambie de socios" pero eso es ya lo hacía antes.