ENTREVISTA

Carrizosa: "JxCat y ERC no pueden poner un candado a las instituciones"

"Los condenados no pueden ser indultados por compañeros políticos a cambio de prebendas", espeta el líder de Cs

Entrevista a Carlos Carrizosa, portavoz de Cs en el Parlament de Catalunya. / ZML

Se lee en minutos

Carlos Carrizosa (Barcelona, 1964) toma las riendas de Ciutadans con el propósito de forjar una coalición constitucionalista en Catalunya para las próximas elecciones catalanas.

¿Por qué no someterse a unas primarias para salir reforzado como candidato de Cs a la presidencia de la Generalitat?

Porque ya hicimos primarias y la ganadora fue Lorena Roldán. Al dar ella un paso al lado, entra en juego otro artículo de los estatutos que faculta al comité ejecutivo para designar a un candidato. En este caso era lo más adecuado, dada la posible inminencia de la convocatoria de elecciones que aún hoy sigue pendiente. 

El relevo se argumentó como una forma para allanar un pacto con el PP y el PSC para las próximas elecciones catalanas. ¿Qué tiene usted para lograrlo a diferencia de Roldán? 

Algo muy claro: Roldán es la portavoz en el Senado y, por lo tanto, tiene una función de lucha política en esta sede que vimos, y ella participó de esta opinión, que podía de alguna forma entorpecer que tuviera que atacar, políticamente hablando, al PP o al PSOE en Madrid y, a la vez, tener que intentar una entente y una coalición en Catalunya.  

Ante la previsible inhabilitación del ‘president’ Quim Torra, Cs no ha exigido directamente elecciones, sino que ha llamado a buscar otras «fórmulas» con la oposición. ¿Por qué no las pide, como el resto de la oposición? 

Por vergüenza, prudencia o respeto a la ciudadanía. Entrar en una competencia importante y en una confrontación radical de las fuerzas políticas nos parecía un pésimo ejemplo para la sociedad en un momento en el que teníamos que ir unidos. No hemos sido activos pidiendo unas elecciones, pero lo que tampoco puede ser es que por deseo del presidente Torra, si es inhabilitado, entremos en un periodo de parálisis en las instituciones. Ya damos por hecho que o se produce una investidura, que desde luego no será con nuestros votos a un candidato nacionalista, o entonces iremos a elecciones. 

Le planteo algunos escenarios: presentar un candidato a una investidura, sea o no investido, o que no lo haya y que, por lo tanto, se pueda activar, si Roger Torrent lo hace, el reloj hasta las elecciones. ¿Por cuál se inclina?

Primero hemos de ver si el ‘president’ es inhabilitado o no y luego, o quizás anticipadamente, los partidos que hemos hecho oposición al Govern, tenemos que sentarnos y decidir cuál será el escenario más unitario y conjunto posible para todos los que creemos que la legislatura no puede continuar con un ‘president’ simbólico y con un Govern en funciones que supone una parálisis para Catalunya.

¿Cuál prefiere Cs? 

Hasta que no hablemos con estos grupos parlamentarios sería demasiado poco respetuoso que nos estuviéramos pronunciando por una salida concreta. Prefiero escuchar a los demás y procurar llegar a un acuerdo conjunto. En estas elecciones intentamos concurrir con una coalición constitucionalista, quizás sea un forma un poco extraña de empezar ese ánimo de coaligarnos si yo estuviera proponiendo fórmulas sin tener en cuenta qué piensan los demás.

¿Cuándo les va a convocar? 

Rápidamente, para que esta primera reunión se produzca la semana próxima.

¿Antes de la resolución del Tribunal Supremo? 

Lo antes posible. Pero, por supuesto, conciliando los intereses de todos. Creo que una vez haya recaído la inhabilitación es urgente que tomemos la iniciativa y que no dejemos que el señor Torra y el señor Puigdemont nos prefiguren cuál va a ser el escenario. Por eso creo que es bueno que nos reunamos aún cuando no haya recaído la inhabilitación.

¿Está dispuesto a ser un candidato alternativo?

Esta pregunta no se la podré responder hasta que no hayamos hablado entre todas las fuerzas para intentar conseguir el acuerdo más favorable.

Hay otra vía. Un informe del secretario del Parlament del 2018 dice, acogiéndose al Consejo de Estado, que si no hay candidato, se activa el reloj. ¿Usted confía en que Torrent lo active?

Torrent tiene la llave del desbloqueo. Si existe un bloqueo por parte del señor Torrent que no hace lo que la ley le manda hacer, que es cubrir una vacante en la Presidència, le exigiremos que cumpla con la ley. No por amor a la ley en abstracto ni porque seamos más legalistas que nadie, sino porque la ley en este caso ampara al débil. Y, ¿quién es el débil? La población que no merece que unos señores desde sus despachos decidan que no va a haber elecciones. JxCat y ERC no pueden poner un candado a las instituciones.

«Exigiremos», ¿quiere decir que emprenderán acciones legales? 

Todas las acciones legales que estén en nuestra mano, no las descartamos. Por supuesto hacemos el juego político necesario para que Torrent simplemente cumpla con su función y haga lo que él políticamente tenga que hacer, igual que nosotros políticamente tomaremos las medidas. Iremos al Tribunal Constitucional y a donde haga falta si se diera ese caso.

¿Ve a Torra con ganas de aferrarse al cargo? 

Es imposible que en una sociedad tan compleja unos jueces digan que usted queda inhabilitado y que esa persona haga ver que no lo está. No solamente él se arriesga a incumplir la sentencia, y a las consecuencias legales que tenga, sino que además pone en un compromiso a todos aquellos que lo rodean. Los funcionarios que dependen de él no pueden admitir ninguna orden ni ningún escrito que venga firmado por una persona que el juez haya dicho que está inhabilitado. Por lo tanto, es inviable ese camino. El señor Puigdemont está en Waterloo y algunos quieren hacer ver que es como el presidente de la Generalitat, pero esto evidentemente es una ficción, y no querría tener yo una segunda ficción, un segundo Puigdemont, otro presidente del presidente. Porque supongo que tendríamos una cascada de presidentes no ejercientes.

El PSC se descarta de la coalición constitucionalista y el PP no lo ve muy claro porque estas elecciones no serán tan ‘procés’, sino más bien covid. ¿Cómo prevé remediarlo para que esta coalición salga adelante?

Al votante constitucionalista hay que ofrecerle una alternativa que pueda liberar a Catalunya de los últimos 10 años de ‘procés’. Catalunya no puede seguir vinculada a políticas absolutamente delirantes. Con el PP creo que existe un contexto para el acuerdo. Es cierto que no entra en los objetivos del señor Iceta pero creo que los votantes socialistas pueden entender que en Catalunya queramos pasar página y que el PSOE sea participe de esta nueva época.

¿Es indispensable que usted sea el cabeza de lista? ¿Puede terminar acotándose la coalición a Lleida y Girona?

En cuanto a si seré el cabeza de lista de lista, habrá que hablarlo aunque parece lo lógico. En cuanto a Girona y Lleida, no lo podemos descartar si viéramos que en las otras provincias la concurrencia por separado nos da ventaja porque no perderíamos escaños. Hay que estudiar circunscripción por circunscripción y conseguir que el acuerdo sea para ganar votos y escaños.

Hay varias peticiones de indulto presentadas. Su partido sacó a la calle un autobús en noviembre del 2018 en contra de los indultos. ¿Cuál es su postura en el caso de que se concedan? 

Los que vulneraron las leyes y han sido condenados no pueden ser indultados por compañeros políticos a cambio de prebendas, negociaciones o pactos subterráneos y opacos en los despachos. Toda persona en España que ha vulnerado la ley sabe a lo que se ha de atener. Que los políticos tengan esa portezuela para escapar de las consecuencias de las leyes nos parece una quiebra del principio de igualdad y estoy en contra.

Te puede interesar

¿Una convocatoria de la mesa de diálogo torpedearía la negociación de los presupuestos entre el Gobierno y Cs?

Nos hemos negado a que esa mesa se llame mesa de diálogo porque no representa a toda Catalunya, solo representa a la facción que dirigen los políticos separatistas que quieren continuar con el golpe, que no han pedido perdón, que nos han abocado a la división y a la pobreza. El Gobierno, bajo cuerda, en una mesa fuera de las instituciones, no tiene nada que negociar. En cualquier caso el Gobierno tiene muy claro que si llega a un acuerdo con ERC en esa mesa de chantaje que sea para los presupuestos, no vamos a apoyarlos. El Gobierno va a tener que elegir entre Cs y ERC.