23 sep 2020

Ir a contenido

La marcha del rey emérito

El secretismo enturbia la 'operación exilio'

Ninguna instancia oficial revela el paradero de Juan Carlos I y los interrogantes sobre el cambio de residencia se acumulan

Rafael Tapounet

Juan Carlos I, en una recepción en la embajada de Suecia en Madrid.

Juan Carlos I, en una recepción en la embajada de Suecia en Madrid. / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

En los recitales de Elvis Presley era habitual que, una vez concluida la actuación, un locutor pronunciara por megafonía la frase "Elvis ha abandonado el edificio" con el fin de disuadir a los espectadores de salir desordenadamente del local para tratar de mantener algún tipo de contacto con el 'Rey' y evitar así una algarada. Con el tiempo, la frase ha hecho fortuna en la cultura popular estadounidense como forma de aludir a alguien cuya marcha de un lugar contribuye a aplacar una situación de tensión. Algo parecido es lo que se ha pretendido con el anuncio de la mudanza del emérito Juan Carlos I, cuyas lucrativas y poco transparentes actividades como comisionista, investigadas por la justicia, han generado en los últimos meses un goteo de informaciones que amenazaba con sacudir los cimientos de la institución que él mismo encabezó durante 40 años.

Consciente de la necesidad de dar una respuesta al escándalo creciente, la Corona anunció a media tarde del lunes que el padre de Felipe VI había abandonado el edificio para marcharse a vivir fuera de España. Pero desde entonces ya no ha dicho nada más. Y tampoco el Gobierno que preside Pedro Sánchez ha querido (o acaso no ha podido) aportar luz alguna sobre una operación de extraordinaria importancia política y de enorme carga simbólica en torno a la que empiezan a acumularse los interrogantes.

Quién sabe dónde

Ninguna instancia oficial ha revelado a estas alturas cuál será el destino del exjefe del Estado (en su intento por esquivar las reiteradas preguntas sobre la cuestión, Sánchez llegó a ofrecer explicaciones contradictorias en su comparecencia del martes) ni si el traslado tendrá carácter permanente o temporal. Tampoco se conoce cómo se sufragarán los gastos que acarreará el cambio de residencia ni qué papel ha jugado el Ejecutivo en la decisión adoptada por la Casa del Rey. Son demasiadas zonas en sombra para una operación con la que se pretende reforzar la ejemplaridad y la transparencia de una institución cuya supervivencia depende en buena medida del vínculo afectivo con la ciudadanía.

Las especulaciones con mayor apariencia de fiabilidad situaron a Juan Carlos I en la costa caribeña de la República Dominicana, donde su amigo el magnate azucarero Pepe Fanjul posee un lujoso complejo residencial, pero Pedro Sánchez, que compareció ante la prensa para hacer balance del curso político, evitó dar ninguna pista sobre el paradero del rey emérito. Primero alegó desconocimiento ("no tengo esa información", dijo) y más adelante se escudó en la obligada discreción que preside sus comunicaciones con Felipe VI. "Los asuntos de los despachos entre el jefe del Estado y el presidente del Gobierno son reservados y confidenciales", declaró.

Reparto de papeles

Esa misma fórmula la utilizó para justificar su decisión de mantener completamente al margen de la 'operación exilio' a sus socios de coalición de Unidas Podemos, algo que suscitó el reproche de la ministra de Igualdad, Irene Montero. Igual que había hecho el día anterior el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, Montero calificó de "huida indigna" la marcha de Juan Carlos I y no dudó en reconocer la "discrepancia" que Podemos mantiene con el PSOE respecto a la solución acordada con la Casa del Rey. Una desavenencia a la que la oposición trató de sacar partido pero que no parece poner en peligro la estabilidad del Gobierno de coalición; más bien al contrario, pues permite a las dos fuerzas que lo integran marcar perfil propio sin romper nada.         

En ese reparto de papeles, a Sánchez le correspondió, pues, defender la idoneidad de la decisión anunciada el lunes por la Zarzuela, cosa que hizo subrayando que "aquí no se juzga a instituciones, sino a personas" y poniendo el énfasis en la encomiable voluntad de "alejarse" de la figura de Juan Carlos I que, a su juicio, manifiesta la Corona con esta maniobra. Como ha demostrado de manera contundente la pandemia del coronavirus (que, al fin y al cabo, era de lo que realmente quería hablar el jefe del Ejecutivo), poner distancia y lavarse las manos son dos de las primeras cosas que hay que hacer en caso de crisis.

Libertad de movimientos

También quiso recordar Sánchez que, si llegara a darse el caso, esa distancia no impediría la acción de los tribunales, puesto que "el rey emérito ha dejado claro que está a disposición de la justicia". De hecho, Juan Carlos I puede desplazarse con absoluta libertad porque, por el momento, no se le ha abierto ninguna causa judicial. Si esta circunstancia se llegara a producir, sería el Tribunal Supremo el encargado de juzgarle en España, y el padre de Felipe VI podría acogerse a su derecho a declarar por videoconferencia, tal como hará su examiga Corinna Larsen desde Londres en el llamado 'caso Carol'.

Una cosa sí está clara. Juan Carlos I no pasará este mes de agosto en el Palacio de Marivent, la residencia palmesana a la que este fin de semana llegarán Felipe y Letizia (que tienen previsto recorrer Baleares para conocer de primera mano las consecuencias de la crisis generada por la pandemia) y donde ya espera la reina Sofía, que con seguridad no acompañará a su marido en ese exilio forzoso. Sea donde sea.