10 ago 2020

Ir a contenido

FRACCIONAMIENTO DE CONTRATOS

La Sindicatura de Cuentas afea a Torra "falta de respeto institucional" por el caso Borràs

El síndico reprocha al Govern que "no haya desautorizado expresamente los ataques a la institución"

Júlia Regué

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs.

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs. / EUROPA PRESS / EDUARDO PARRA

Contundente y decepcionado, el síndico de la Sindicatura de CuentasJordi Pons, ha comparecido este jueves en el Parlament para exponer el informe que confirma que la portavoz de JxCat, Laura Borràs, fraccionó contratos menores sucesivos investigados ahora por el Tribunal Supremo durante su etapa al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC).

El dictamen de fiscalización expone que del análisis de los contratos menores del periodo 2016-2018 se desprende que se adjudicaron algunos de ellos por "importes acumulados" superior al máximo permitido, a la vez que destaca que existe "reiteración del objeto", por lo que, en su opinión, "hubo un fraccionamiento de la contratación". Pons ha defendido la independencia de la institución que representa y ha bromeado con que el informe es un auténtico 'best-seller' porque ha reunido hasta 3.899 descargas, aunque ha criticado que, pese al número de visitas, "algunos no lo hayan entendido o hayan preferido usarlo para sus intereses".

"Estoy muy dolido personalmente, pero no nos engañemos: yo soy absolutamente irrelevante, lo importante no son los síndics, sino la institución. Es muy decepcionante que se ataque a la Sindicatura para proteger los intereses espurios de algunas personas", ha espetado Pons. Pero no se ha quedado ahí. Se ha dirigido directamente el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, y a la actual 'consellera' de Cultura, Mariàngela Vilallonga, por "no haber desautorizado de manera expresa" los ataques que ha recibido la institución. "No es de recibo esta falta de respeto institucional [...] Un país que no defiende sus instituciones es un país decadente que no tiene ningún tipo de futuro", ha añadido.

Uno de los ataques a los que se ha referido es el tuit que publicó este miércoles el actual presidente del Institució de les Lletres Catalanes, Oriol Ponsatí-Murlà, que también ha comparecido en la comisión: "Esto será mañana, a las 12h, y se podrá ver en directo. Tengo que advertir que esta comparecencia está basada en hechos reales que pueden herir la sensibilidad de algunos espectadores. Especialmente la de algún síndico en funciones de la Sindicatura", escribió, unas declaraciones que Pons ha tachado de "impropias de un alto cargo de la Generalitat".

Pons ha criticado indirectamente las aseveraciones del entorno de Borràs y de JxCat y ha ironizado que "algunos dicen que la Sindicatura concluye que no hay ninguna actuación perseguible administrativamente o penalmente, pero lo he buscado en el informe y no lo he encontrado en ninguna parte". La defensa de Borràs alega que la Sindicatura no remitió el informe directamente a los tribunales para interponer denuncia pero Pons ha sostenido que en casos de fraccionamiento no es una práctica habitual. "Esto no quiere decir que la Sinidcatura concluya que no ha habido delito", ha precisado, y ha insistido en que "una cosa es una invetsigación judicial y otra muy distinta el informe de fiscalización" y que quien debe determinar si hay o no delito es el Tribunal Supremo.

El diputado del PSC, Rafel Bruguera, ha pedido de antemano disculpas por el tono de su intervención. "Que quede claro, defender la honorabilidad, profesionalidad, e independencia de la Sindicatura y sus informes, nos gusten más o menos. Nunca, ningún diputado, lo ha puesto en cuestión. Sí se ha puesto en cuestión por parte del actual director de la ILC, una acusación gravísima de un alto cargo", ha proclamado. Y ha anunciado que pedirá a Ponsatí que se retracte de sus declaraciones y tuits, que pida disculpas y si no lo hace pedirán que dimita, que sea cesado o intentará que sea reprobado en el Parlament.

"Sesgo político"

Durante su comparecencia, Ponsatí-Murlà ha sostenido que su respeto por la Sindicatura es "máximo". "No puede ser de otra forma, teniendo en cuenta que se trata de un organismo que cualquier sociedad democrática se quiera transparente tiene que respetar. Criticarla no es falta de lealtad y mucho menos falta de cultura democrática. No tomar seriamente según qué consideraciones de la Sindicatura. Puede gustar más o menos el tono, no he venido a hablar de tuits, si algún partido quiere pedir mi reprobación me hace feliz y todo", ha apuntalado. En cuanto al tuit, ha asegurado que no se retractará ni lo borrará, pese a la insistencia de Cs y el PSC que ya han anunciado que piden su dimisión y se plantean una reprobación.

El director de la ILC ha asegurado que no ha habido fraccionamiento de contratos en la ILC y ha optado por defenderse atacando asegurando que el informe tiene un "sesgo político". Ha sostenido que la Sindicatura ha contratado sin concurrencia pública a la misma empresa para dotarse de material de oficina en dos años consecutivos. Según él, 9.680 euros en el 2019 y 12.560 euros en el 2018, un total de 22.240 euros. "La Sindicatura tiene que rectificar este informe y la aucsación no fundamentada de fraccionamiento", ha sentenciado.