14 ago 2020

Ir a contenido

COMICIOS AUTONÓMICOS

Elecciones País Vasco: La distorsión del concierto económico

El régimen foral se mantiene, tras el fin del terrorismo, como la gran diferencia entre Euskadi y Catalunya

Xabi Barrena

Urkullu (izquierda) y Ortuzar (derecha), en el acto de celebración del Aberri Eguna, en el 2019.

Urkullu (izquierda) y Ortuzar (derecha), en el acto de celebración del Aberri Eguna, en el 2019. / EFE / MIGUEL TOÑA

La comparación entre fenómenos o sustancias químicas  debe realizarse siempre en igualdad de condiciones. Incluso hay unas 'condiciones normales' establecidas en 25 grados Celsius y casi una atmósfera de presión. Si dos sustancias se hallan en dos medios distintos, la comparación es nula. Viene esto a cuento de la eterna comparación entre Catalunya y Euskadi. Según varias voces consultadas, hay dos elementos que impiden que se establezca cualquier comparación posible. Los años de plomo de la violencia etarra -y la fase de reconciliación y resaca actual- y los fueros de los territorios vascos. Es decir, el concierto y, derivado de este, el cupo que Euskadi (y Navarra) deben prestar al Estado en retribución de sus servicios. 

A partir de aquí, las semejanzas son meros espejismos que ayudan, al final, a explicar esas enormes diferencias. Por ejemplo, que en ambos territorios exista un binomio nacionalista-independentista. PNV-EH Bildu y JxCat-ERC. "La comparación es una cabriola", apunta el exdiputado republicano Joan Tardà. "El objetivo del PNV ahora mismo es hacerse con la caja de la Seguridad Social, arriostrar el concierto y consolidar la excepcionalidad vasca. De momento ya tienen el compromiso de cogestionarla", apunta, recordando que la defensa de los derechos históricos es algo transversal en Euskadi. Defendido, incluso, por el PP.

Piedra en el zapato

Eso sí, el concierto supone una piedra en el zapato de los 'socios' vascos (pacto de coordinación mediante) de ERC, EH Bildu, puesto que dificulta su crecimiento, cree Tardà. "¿Cómo hacer compatible que hay que combatir a un Estado que les permite un concierto como el que tienen? El PNV complementa las pensiones de viudedad y en cada comarca ha creado un polo de innovación. Su nivel de vida es tan superior al del resto de España, y no dependen apenas del mercado interior del Estado, que lo único que puede hacer EH Bildu es arrastrar al PNV hacia las posiciones del derecho a decidir", afirma.

¿Es ello posible? Ahora mismo parece algo utópico. Pero el polítologo Félix Arrieta, por ejemplo, no descarta que "siendo la tercera y posiblemente última legislatura de Iñigo Urkullu en la Lehendakaritza, al final de esta, haga algún tipo de propuesta". La militancia sigue siendo muy nacionalista. El electorado, de aluvión.

Marta Pascal, y su neonato PNC, parecen haber sido ungidos por el PNV, partido en el que se inspira, como su referente en Catalunya, tras constatar sus grandes diferencias estratégicas con Carles Puigdemont. O así se entendió el saludo que el presidente del Euskadi Buru Batzar (dirección del PNV), Andoni Ortuzar, mandó en el congreso fundacional del partido catalán. Pascal, que ya tenía una óptima relación con los 'jeltzaldes' (peneuvistas) cuando era coordinadora del PDECat, coincide en que el régimen foral lo distorsiona todo. También es una forma de hacer distinta. "El PNV llevó el 'plan Ibarretxe' al Congreso y, cuando lo perdió, no se abrazó a la unilateralidad", apunta Pascal.

En cambio, en el espacio de CDC/CiU/PDEcat, a diferencia de lo que ocurrió en el PNV a principios de siglo, "no solo no ha habido una sustitución de liderazgos, sino que se ha negado el propio espacio político [de centroderecha] y, además, ha quedado muy marcado por la corrupción", señala.

Urkullu como dique 

"La manera de hacer patriotismo del PNV es vía la economía productiva. La gestión no es renuncia, sobre todo con unas bases tan aberzales como las que tiene el partido. Urkullu ha hecho de dique para que el soberanismo no fuera exclusivamente de izquierdas", describe y suscribe Pascal, que recuerda que el partido vasco habla de "lograr la plena soberanía nacional", algo que ha copiado el PNC. "Habla de independencia sin escribirlo", traduce la líder del PNC.

Las encuestas también auguran una subida de EH Bildu, en parte porque, tras sufrir un acusado descenso cuando apareció Podemos, los bildutarras han logrado revertir la situación. Y por la vía de mostrarse útiles, por ejemplo, en Madrid, 'a lo PNV', donde han logrado ya pactar asuntos clave con el PSOE (la derogación de la reforma laboral).

El diputado aberzale en el Congreso Jon Iñarritu apunta que Catalunya y Euskadi viven "momentos históricos diferentes". "Habrá una mayoría clara soberanista en el Parlamento de Vitoria, pero el PNV prefiere pactar con el PSE", asevera. Algo parecido a lo que hizo Jordi Pujol en 1999, cuando optó por un acuerdo con el PP antes que con ERC.

Punta de lanza

EH Bildu, por tanto, se erige como punta de lanza de una posible alternativa futura al PNV. Elkarrekin Podemos ya ha lanzado la propuesta del tripartito, como el que hubo en Catalunya a partir del 2003, tras el acuerdo CiU-PP.  "Tenemos vocación de gobernar", sentencia Iñarritu.

El diputado aberzale también observa que el Estado juega al 'divide et impera' entre catalanes y vascos. "Urkullu es ahora el sensato, como antes Pujol fue 'Español del Año'. Y acaba: "Un detalle. El mismo escaño donde antes se sentaba Josep Antoni Duran Lleida en el Congreso, ahora pertenece a Aitor Esteban", portavoz del PNV.