29 sep 2020

Ir a contenido

SONDEO DEL GESOP

ERC ganaría las elecciones con holgura y podría elegir entre JxCat o la izquierda

Esquerra despegaría con hasta 41 diputados y el PSC se situaría como segunda fuerza en votos

Cs perdería la mitad de los escaños, CUP y PPC duplicarían sus electos y Vox entraría en el Parlament

Júlia Regué

ERC ganaría las elecciones con holgura y podría elegir entre JxCat o la izquierda

Los tira y afloja entre los socios de Govern para rematar una legislatura que el ‘president’ Quim Torra dio por agotada antes del estallido de la pandemia persisten, mientras el Tribunal Supremo guarda en un cajón la admisión a trámite del recurso del jefe del Govern debido al estado de alarma. Un fallo que, de confirmar la inhabilitación, finiquitaría de inmediato su alianza en Palau. La última encuesta del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, elaborada a partir de 1.455 entrevistas del 29 de abril al 8 de mayo, refleja que, ante una convocatoria electoral en Catalunya, ERC tendría las manos libres para elegir socios

La holgada victoria de Esquerra en las urnas, con entre 40 y 41 escaños –ahora tiene 34–, le permitiría decidir entre reimprimir un turbulento mandato con los posconvergentes o probar suerte con un gobierno que aparque a JxCat y sitúe al PSC y a los ‘comuns’ como nuevos aliados. Una maniobra con pocas posibilidades de prosperar porque republicanos y socialistas ahuyentan una alianza, pese a las llamadas de los morados.

La primera opción mantendría estable la aritmética actual, ya que cosecha entre 65 y 67 escaños, insuficientes para que JxCat y ERC dejen de depender de la CUP. Si sumaran las tres fuerzas independentistas, obtendrían una mayoría absoluta de entre 73 y 75 escaños. Esta última cifra sería casi idéntica a la que tendría ERC con el plácet del PSC y los ‘comuns’, ya que en la horquilla más alta serían 76.

El independentismo repetiría una mayoría absoluta en el Parlament en cuanto al número de escaños, pero no lograría superar la ansiada meta del 50% de los votos a la que se aferra la ANC para exigir el intento de otra Declaración Unilateral de Independencia. Según el sondeo, los votos a ERC (25,2%), JxCat (16,8%) y CUP (6,1%) sumarían el 48,1%.

Pese a esto, la fotografía del hemiciclo del Parlament quedaría muy alterada respecto a la imagen actual. ERC se afianza como primera fuerza, mientras que PSC y JxCat empatan en segunda posición en escaños, aunque en votos los socialistas sacan 1,2 puntos de ventaja a los posconvergentes. El partido liderado por Miquel Iceta, en auge, registraría un crecimiento de entre 8 y 9 diputados, pero JxCat, aún sin candidato, perdería el mismo número de asientos. Los ‘comuns’ se mantendrían y podrían incluso arañar un escaño más, hasta 9. Las filas naranjas no correrían la misma suerte, ya que dejarían atrás la mitad de sus representantes actuales, pasando de 36 a entre 17 y 18 diputados. Un descalabro especialmente doloroso para Cs, que ve como se desvanece la posibilidad de reimprimir una victoria electoral como la del 2017.

Las dos últimas fuerzas del Parlament, la CUP y el PPC, duplicarían su representación y Vox entraría por primera vez en la Cámara catalana con 4 escaños. El bloque de la derecha quedaría reducido a entre 28 y 30 diputados, ya que la irrupción de Vox y el crecimiento del PPC no compensa la debacle de Cs, del que se alimenta especialmente el PSC y la ultraderecha.

Desconcierto

La fidelidad del voto es discreta, ya que las más altas se acercan al 60%. El estudio detecta también un alto grado de desconcierto en el electorado catalán, ya que más del 50% no da una opción de voto. El 5,1% se inclina por votar en blanco o nulo y un 9,6% se abstendría.

La bolsa de indecisos será determinante para perfilar futuros pactos. Y todo esto, sin un horizonte electoral claro y en medio de una pandemia que acarrea duros estragos.