01 nov 2020

Ir a contenido

terrorismo islamista

La Guardia Civil detiene en Barcelona a un supuesto yihadista que buscó objetivos bajo el estado de alarma

Los investigadores del instituto armado destacan la radicalización y afinidad al DAESH del arrestado

El sospechoso realizaba manifestaciones públicas de su adhesión a los postulados terroristas

J. G. Albalat

Trasladan al presunto Yihadista detenido en Barcelona a dependencias policiales. / EUROPA PRESS VIDEO\ALEJANDRO GARCÍA EFE

Agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil han detenido en Barcelona a un ciudadano marroquí por su presuntoa vinculación con el grupo terrorista DAESH que, según los investigadores, se había radicalizado durante el estado de alarma por el coronavirus. Los investigadores han acreditado que el arrestado había incumplido las limitaciones de movimiento para la "posible búsqueda de objetivos" bajo importantes medidas de seguridad. La operación se ha desarrollado en un  bloque de la calle Josep Anselm Clave de la capital catalana. Los agentes han estado toda la mañana practicando un registro.

La investigación, que ha sido dirigida desde el Juzgado Central de Instrucción número 4 y de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, ha sido realizada de manera conjunta con la Dirección General de Seguridad del Territorio (DGST) marroquí y ha contado también con la participación destacada del FBI estadounidense. La cooperación internacional ha sido clave.

La Guardia Civil ha informado de que sobre el detenido existían "referencias de su radicalización y afinidad al DAESH desde hace al menos cuatro años". "Hasta fechas recientes, ese proceso de radicalización se mantenía bajo una apariencia de discreción, tanto desde el plano físico como virtual, que en ningún caso lo identificaban como un actor crítico", según el instituto armado. Los investigadores apuntan que ha sido durante el actual estado de alarma cuando ese proceso de radicalización se ha visto culminado, "activándose de manera altamente llamativa y preocupante".

Llamamientos desde la cúpula

Las hipótesis policiales iniciales es que esta activación extrema de su actividad podría haber respondido a los diferentes llamamientos realizados desde la dirección de DAESH para que los actores solitarios asentados en terreno occidental, a los que ha pedido que se movilicen y realicen ataques en sus lugares de residencia. Desde que se iniciara la expansión del coronavirus por Europa, han tenido lugar varios ataques terroristas bajo la autoría de actores individuales, acometiendo las mismas mediante el empleo de armas blancas y atropellamiento con vehículos.

El detenido realizaba manifestaciones públicas de su adhesión a los postulados terroristas de DAESH y de odio a Occidente a través de sus perfiles de redes sociales. Las pesquisas han servido para determinar policialmente, entre otras cosas, que el arrestado  se encuentra "totalmente influido por la propaganda y los postulados radicales, habiendo incluso jurado fidelidad a dicha organización terrorista, circunstancia por la cual, se le considera una amenaza real para la seguridad".

Alerta antiterrorista

Desde la elevación al nivel 4 de alerta antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha reforzado todos los dispositivos operativos y líneas de investigación relativas a la amenaza terrorista, especialmente aquellas sobre individuos inmersos en un proceso de radicalización que pueda desembocar en el desplazamiento a zona de conflicto o en la comisión de acciones terroristas en los países de residencia.

Este reforzamiento se ha visto, además, intensificado desde la declaración del estado de alarma, ante la posibilidad de que DAESH u otra organización terrorista pudiera aprovechar el escenario sanitario como multiplicador de los efectos de un ataque.