30 may 2020

Ir a contenido

PLAN DEL GOBIERNO

La desescalada, en 4 fases

El desconfinamiento se hará por provincias y durará de 6 a 8 semanas, hasta llegar a la "nueva normalidad" a final de junio

Sánchez advierte de que entramos en la etapa más arriesgada y pedirá prórrogas del estado de alarma cada 15 días

Iolanda Mármol

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / VÍDEO: EUROPA PRESS

Hace hoy justo un año Pedro Sánchez se presentó a las elecciones generales del 28-A decidido a arriesgarse para fortalecer su posición como presidente, consciente de la debilidad con la que había nacido su mandato, en la alianza frágil de una moción de censura cuyo espíritu se diluía. Él y su equipo prepararon entonces todos los escenarios posibles dentro de las reglas de la política. Prepararon incluso lo imposible, pero no lo distópico.  En el primer aniversario de los comicios, al jefe del Ejecutivo no le queda ni un papel sobre la mesa de aquellos horizontes razonables, ni de las leyes que planeó para una legislatura que se ha ido por el desagüe. Sobre su mesa, y en la del Consejo de Ministros, estuvo este martes la decisión más arriesgada que ha tomado hasta ahora: el plan de desescalada para transitar hacia una "nueva normalidad". Sabe que su Gobierno no se puede permitir errores en el camino de desconfinamiento, sabe que enfrente tiene al PP, Vox y algunos presidentes autonómicos esperando a que se queme por ir demasiado rápido o demasiado lento. En esa tensión entre la prevención de contagios y la necesidad de reactivar una economía en 'shock', Sánchez se preparó a conciencia para anunciar cómo será la salida a un mundo que ya es otro, consciente de que no solo se juega la presidencia y su nombre en los libros de Historia, sino el futuro de un país entero.  La hoja de ruta es esta:

Por provincias, sin viajes

El Gobierno estima que la desescalada durará entre 6 y 8 semanas. La intención es que la "nueva normalidad" llegue a final de junio. La descompresión es asimétrica y se hará por provincias o islas, que irán transitando por cuatro niveles. No se podrá viajar entre provincias, aunque las dos estén en la misma fase hasta que llegue la 'nueva normalidad'. Esa movilidad queda restringida a razones laborales y, a partir del nivel uno, también para velatoriosCada fase durará 15 días. Para avanzar de una etapa a la siguiente habrá que cumplir con determinados marcadores, que serán públicos: la capacidad de atención hospitalaria y ucis, la situación epidemiológica en la zona, las medidas de protección en transportes, y datos socioeconómicos.  "Viene la parte más peligrosa y más difícil", advirtió Sánchez, "vamos a iniciar una travesía sin disponer de GPS". 

Fase cero, 4 de mayo: deporte y peluquerías

Todo el país está en esta fase la semana que viene, salvo las islas de Formentera (Baleares), y la Graciosa, la Gomera y Hierro (Canarias), que entran directamente en la fase uno por la baja incidencia del coronavirus. A partir del 2 de mayo habrá salidas para hacer deporte y paseos. Se abren "resquicios" de actividad económica. Apertura de locales y establecimientos, siempre con cita previa, parala atención individual de clientes. Por ejemplo, las peluquerías. Los restaurantes pueden abrir para servir comida a domicilio, pero no habrá consumo en el local. Se permite el entrenamiento individuales de deportistas federados y ligas profesionales. 

Fase uno, 11 de mayo: abren terrazas y comercio

Se permite el inicio parcial de actividades como el pequeño comercio (no grandes centros comerciales por riesgo de aglomeración). En restauración, se abren terrazas con limitaciones hasta el 30% del aforo siempre que haya distanciamiento e medidas higiene. Abren hoteles pero no se podrán usar sus zonas comunes. Los mayores de 65 años tendrán horario preferente para ir a locales. Se retoman actividades en agricultura y pesca. Los lugares de culto podrán abrir con un tercio del aforo. Se abren centros de alto rendimiento, entrenamiento medio en ligas profesionales.  Se permiten velatorios con medidas de seguridad e ir a segundas residencias, pero no a visitar a amigos o familiares a sus casas. En resumen, podrá quedar con otras personas por ejemplo en la terraza de un bar, pero no ir a visitarles a sus domicilios. 

Fase dos, 25 de mayo: cines y restaurantes

Se abre el espacio interior de bares y restaurantes con un tercio del aforo siempre que tengan garantías de  separación y solo para servicio de mesas. El curso escolar comienza en septiembre, pero se hace una excepción para que en esta fase dos, el 25 de mayo, si todo va bien y no hay que frenar el ritmo de la desescalada, puedan reabrir centros educativos con tres propósitos: actividades de refuerzo, garantizar que los menores de seis años puedan acudir en el caso de que ambos progenitores tengan que trabajar presencialmente, y para realizar las pruebas de acceso a la universidad (EBAU).  Reabren cines, teatros, auditorios y conciertos con aforo limitado a un tercio y butaca preasignado.  

Visitas a salas de exposiciones y conferencias también con un 30% de su aforo.  Se podrán celebrar espectáculos culturales de menos de 50 personas en lugares cerrados con un tercio del aforo y, si son al aire libre, con un máximo de 400 personas siempre sentado.  Los lugares de culto podrán incrementar el aforo al 50%.  Se permite la caza y la pesca deportiva. 

También se podrán celebrar bodas, aunque con límites en el número de invitados. Podrán tener un número más alto de asistentes a partir de la fase tres.

Fase tres, 8 de junio: se abren las playas y piscinas

Se flexibiliza la movilidad general. Reapertura de las playas y piscinas. El Gobierno detallará más adelante con qué medidas de seguridad. En el ámbito comercial se limitará el aforo al 50% con distancia mínima de dos metros. En restaurantes, se suavizan las restricciones del aforo y ocupación, pero se mantienen condiciones estrictas de separación del público. 

Se podrán celebrar seminarios, congresos y ferias científicas o de innovación respestando la distancia social de dos metros y con un tope de 80 personas. 

Las zonas comunes y las zonas recreativas de los centros comerciales ya se podrán usar. 

Nueva realidad, a final de junio

El Gobierno espera alcanzar esta fase entre seis y ocho semanas. Confía en que, para finales de junio, haya una apertura total de la actividad económica, aunque con condiciones de distanciamiento social que se tendrán que mantener hasta que haya una vacuna. Durante todas esas semanas seguirá siendo necesario el uso de mascarillas y medidas de higiene. El Ejecutivo solicitará en el Congreso de los Diputados prórrogas del estado de alarma cada 15 días hasta alcanzar esa etapa, anunció Sánchez. 

Franjas horarias, en estudio

Aunque la Generalitat viene reivindicando que la desescalada se acompañe de franjas horarias para salir a a calle, el Gobierno no ha adoptado esta decisión. Sánchez ha admitido que el Ejecutivo la está estudiando y analizando, puesto que hay territorios que lo piden y otros que no están de acuerdo.