02 jul 2020

Ir a contenido

La CUP plantea un nuevo referéndum sin fijar plazos

Los anticapitalistas debaten este domingo su propuesta para encarar las próximas elecciones catalanas

Júlia Regué

De izquierda a derecha, los diputados de la CUP Vidal Aragonés, Maria Sirvent y Carles Riera, en el Parlament, el pasado mayo.

De izquierda a derecha, los diputados de la CUP Vidal Aragonés, Maria Sirvent y Carles Riera, en el Parlament, el pasado mayo. / FERRAN SENDRA

La CUP debatirá este domingo un documento que reorientar sus posicionamientos para encarar las próximas elecciones catalanas. Los anticapitalistas plantean un nuevo referéndum pero ya no fijan ni plazos ni exigencias al futuro Govern: "Volver a poner sobre la mesa el objetivo de un nuevo momento de ruptura y de desobediencia institucional y colectiva como fue el referéndum de octubre del 2017 vinculando la conquista de derechos sociales y democráticos con el ejercicio efectivo del derecho a la autodeterminación", apunta el texto que ha avanzado el diario 'Ara' y al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

La propuesta, abierta a las enmiendas de las distintas territoriales, aboga por exponer un "relato propio" del nuevo ciclo político asumiendo "autocrítica sin caer en la flagelación". "Hay que ser sinceras sobre cuáles son las limitaciones que podemos tener en caso de gobernar, no prometer lo que no es posible en el corto y medio plazo y distanciarnos de la política simbolista que comparten los gobiernos JxCat-ERC y PSOE-Podemos", puntualizan.

En cuanto al diagnostico de la situación, "espacio posconvergente fuera de juego, ERC haciendo un ejercicio de ocupación del centro político con los 'comuns' aspirando a un tripartito con el PSC". Por su parte, afirman que "ha habido poca capacidad de funcionar al margen de la dinámica tanto de los grandes partidos como de agentes políticos de masas y, por el otro, autoorganización, en muchos casos impulsada por la CUP y los agentes de la unidad popular, no ha podido eclosionar". Asimismo, aseguran que existen un "estancamiento del ciclo general de movilizaciones".

Ante esto, la CUP se abre a forjar una candidatura "amplia" que aspire a congregar "posicionamientos mayoritarios" con un programa político que mantiene sus líneas ideológicas para una candidatura "independentista, ecologista, feminista y anticapitalista". "Una propuesta electoral que contará con el apoyo de diferentes organizaciones políticas pero que no será en ningún caso una coalición, sino que será abierto a la participación de todas las personas que se hayan sentido interpeladas políticamente en este último ciclo político", clarifican los 'cupaires'. Esta oferta electoral pactaría un programa compartido y un código ético parecido al vigente en las filas de la CUP.

Grosso modo, definen esta posible plataforma como una propuesta "ofensiva" por "el mantenimiento de los ecosistemas y el territorio", para el "socialismo, los derechos laborales y contra las instituciones del capital", por el "feminismo", por la "independencia y los derechos civiles y políticos", y contra la "corrupción".