04 jul 2020

Ir a contenido

La Eurocámara reconoce como diputados a Puigdemont y Comín

El 'expresident' recibe una credencial provisional y ocupará su escaño en enero

Los dos exmiembros del Govern renunciarán al acta del Parlament para culminar los trámites

Silvia Martinez

Puigdemont y Comín llegan al Parlamento Europeo. / NAZARET ROMERO / ACN / VÍDEO: EFE

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su exconseller, Toni Comín, ya tienen luz verde para comenzar a realizar los trámites administrativos y convertirse en eurodiputados. Veinticuatro horas después de que el Tribunal de Justicia de la UE reconociera la condición de eurodiputado y la inmunidad del líder de ERC, Oriol Junqueras, y tras el levantamiento de la prohibición de acceso, las puertas del Parlamento Europeo se les han abierto automáticamente. Los dos políticos independentistas catalanes han obtenido un pase provisional para iniciar las primeras gestiones de un procedimiento que concluirá tras las vacaciones navideñas. Ambos han anunciado que su intención es participar en la próxima sesión plenaria que arrancará el 13 de enero en Estrasburgo.

Anulado el fallo que impidió a Puigdemont ocupar su escaño. En la fot, Puigdemont y Comín, en Bruselas. / JOHN THYS / AFP / VÍDEO: EUROPA PRESS

"La justicia europea dice que somos eurodiputados desde julio pasado. Hay que cumplir las leyes", ha advertido Puigdemont pasadas las doce del mediodía a su llegada a la explanada situada delante de la Eurocámara. En la escalinata le esperaba la eurodiputada de la N-NA, Assita Kanko, que ha ejercido de anfitriona y le ha acompañado a la oficina de acreditaciones a recoger un pase provisional que le ha permitido acceder a las instalaciones de la cámara y hacer una primera visita antes de ocupar su escaño a partir del mes de enero. "Lo que tenemos aquí puede ser una derrota para algunos pero es una victoria para Europa", ha reivindicado enseñando su pase provisional y rodeado de una nube de periodistas. "Son los ciudadanos quienes deciden la provisionalidad del cargo de eurodiputado y no los jueces ni los Estados y esta es la prueba", ha añadido mostrando la acreditación azul.

Como curiosidad, la oficina de acreditaciones se ha equivocado al entregarles el pase. En vez de uno provisional de un día les ha entregado uno de un año, un error que ha sido subsanado con rapidez. Según fuentes de la Eurocámara, la acreditación definitiva solo les llegará una vez hayan firmado las dos declaraciones que tienen que presentar: la de intereses financieros y una segunda sobre incompatibilidades del cargo en la que tienen que acreditar que no hay ninguna que les impida ejercer de eurodiputados. Para cumplir con esta segunda ambos, Puigdemont y Comín, tendrán que renunciar antes a su escaño en el Parlament.

Reconocimiento tácito

¿Participarán en el próximo pleno en Estrasburgo el 13 de enero?. "Absolutamente", ha contestado un eufórico Puigdemont. Y es que, la decisión de autorizar el inicio de los trámites supone el reconocimiento implícito de ambos como eurodiputados y la revisión de la política que hasta ahora había seguido la institución que, al igual que las autoridades españolas, interpretaba que ninguno de los dos habían cumplido con los requisitos para ser considerados eurodiputados. El presidente de la Eurocámara, David Sassoli, lo dejó, sin embargo, claro este el jueves durante la sesión plenaria. "El estatus de miembro del Parlamento debe considerarse adquirido por el mero hecho y en el momento de la proclamación", anunció ante el pleno tras una reunión de urgencia para preparar la declaración.

La intención de Puigdemont y Comín, que no han tenido contacto "ni directo ni indirecto" con Sassoli, es concluir los trámites durante la primera semana de enero -el Parlamento Europeo vuelve a abrir sus puertas el 6 de enero- de forma que puedan participar en la primera sesión plenaria que arrancará el 13 de enero. Ambos han solicitado su inclusión en el grupo de los Verdes/ALE, al que pertenecen formaciones como ERC, aunque todavía no tienen respuesta de la formación. Puigdemont también ha indicado que ya tiene una idea de la comisión parlamentaria a la que le gustaría estar adscrito pero no ha avanzado cual será.

El TJUE rectifica sobre las medidas cautelares

La entrada de Puigdemont y Comín en la Eurocámara coincide con el anuncio del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de la decisión de anulación del auto del Tribunal General que rechazó las medidas cautelares solicitadas por el 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont y el 'exconseller' Toni Comín para poder ocupar su escaño durante la sesión inaugural del Parlamento Europeo en Estrasburgo el pasado 2 de julio. El fallo, firmado por la vicepresidenta del TJUE, devuelve el asunto al tribunal de primera instancia para un nuevo examen. 

Documento

Resolución del TJUE que anula el fallo del TG sobre Puigdemont y Comín

Resolución del TJUE que anula el fallo del TG sobre Puigdemont y Comín

El auto llega tan solo 24 horas después de que la Gran Sala del TJUE --formada por 15 jueces- fallara a favor del presidente de ERC, Oriol Junqueras, y le reconociera la condición de eurodiputado y la inmunidad parlamentaria desde el momento en el que se proclamaron oficialmente los resultados de las elecciones del 26 de mayo el pasado 13 de junio. Tanto Puigdemont como Comín fueron elegidos en la coalición Lliures por Europa pero como tampoco acudieron a acatar la Constitución española, la Junta Electoral Central consideró que no habían adquirido la condición de miembros del Parlamento Europeo.

A raíz de esta decisión, la Eurocámara tomó varias decisiones que les impidieron tomar posesión de sus escaños y ocuparlos como miembros electos. Puigdemont y Comín respondieron a este obstáculo presentando ante el Tribunal General un recurso contra la decisión del Parlamento y una petición de medidas provisionales en la que pedían la suspensión de la decisión del Parlamento de no tener en cuenta los resultados oficialmente proclamados el 13 de junio y la decisión posterior, del 17 de junio, de aceptar la lista incompleta remitida por las autoridades españolas en la que no figuraban ni Puigdemont, ni Comín ni Junqueras.

La defensa de los dos políticos catalanes también alegó contra la carta remitida por la Junta Electoral Central el 20 de junio, en la que se comunicaba al Parlamento que ninguno de ellos había acatado la Constitución, y por último contra la decisión de la institución europea de negarse a garantizarles el derecho a ocupar sus escaños en el Parlamento. Pese a estos argumentos, el Tribunal General desestimó la petición al considerar que el recurso carecía a primera vista de fundamento. La respuesta de Puigdemont y Comín fue recurrir en casación. 

Este viernes, 24 horas después de la victoria de Junqueras, la máxima instancia judicial europea corrige al tribunal de primera instancia y pide que reexamine el requisito que exige la legislación española de acatar la Constitución. "Determinar si el juramento o acatamiento de la Constitución forma parte del proceso electoral de los miembros del Parlamento Europeo es una cuestión de derecho cuya respuesta no salta a la vista sino que debe ser objeto de un examen en profundidad que no puede ser hecho por el juez de medidas provisionales", señala el auto.