Ir a contenido

la investidura de Sánchez

ERC eleva el precio para apoyar la investidura de Sánchez

"Una mesa de negociación entre iguales; con un calendario fijado y determinanción de mecanismos de cumplimiento de lo que se decida", ha detallado Marta Vilalta

Xabi Barrena

Sergi Sabrià y Marta Vilalta, en la comparecencia de ERC  durante la noche electoral.

Sergi Sabrià y Marta Vilalta, en la comparecencia de ERC  durante la noche electoral. / DAVID ZORRAKINO / EUROPA PRESS

ERC está a la espera.  No se sienten en absoluto corresponsables de las subidas iniciales, actuales y quién sabe si futuras, en caso de celebrarse unas terceras elecciones, de la extrema derecha. Es más, culpan de ello a un Pedro Sánchez que , como resume una voz del partido, «jugó con la demoscopia, pensando que se iba a hacer con el electorado de Cs y ahora se encuentra con una escenario mucho peor que el de septiembre. Mucho más débil. Y con nosotros que le hemos perdido toda confianza tras adoptar en campaña el mismo discurso de la derecha dura».  En dos meses todo ha cambiado. Y lo que en julio era una abstención, ofrecida y garantizada, ahora es una espera por ver si Pedro Sánchez «se mueve o no». Si no lo hace, ERC no arrimará el hombro a la investidura. «Quien más tiene que perder es Sánchez y el PSOE», reiteran los republicanos.

La resaca de esa abstención, que al final fue baladí, porque Podemos y el PSOE se mantuvieron en sus trece, sigue pesando en ERC. Incluso algunos de aquellos que, por pura estrategia, abogaron por el apoyo a Sánchez antes del verano, exigen ahora al presidente en funciones que dé la vuelta a su discurso, que se enmiende. Y que ofrezca algo sustantivo, nada de gestos a la galería.

Tras la reunión de la permanente del partido, la portavoz, y co-¡líder intramuros del partido, Marta Vilalta, elevó incluso el tono con respecto a la semana pasada. Si hace unos días se exigía diálogo, ayer Vilalta ya puso encima del tapete la «negociación». En concreto, una «entre iguales, sin restricciones,  con un calendario definido y con medidas concretas que permitan garantizar el cumplimiento de lo que se pacte». Mucho más en la línea del documento de laLlotja de Mar que de la cumbre de Pedralbes, por donde circulaban inmediatamente tras el 10-N. 

Horizonte electoral

El horizonte electoral catalán, seriamente comprometido por la sentencia del juicio celebrado ayer a Quim Torra, afecta seriamente a la táctica republicana. Así, ante la perspectiva de ser los únicos que puedan prmover la investidura de un presidente del Gobierno que hace apenas 10 días drigió sus baterias contra la escuela, los medios públicos y la tipificaciónde delito a los referéndum que se celebren sin el placet del Gobierno, ERC intenta blindarse para evitar que ello se convierta en material arrojadizo en la futura campaña. 

Así, Vilalta anunció que ERC se reunirá esta semana con JxCat, CUP, EH Bildu y BNG (firmantes del pacto de la Llotja) para buscar unidad de voto en la investidura. «En estas reuniones de los próximos días lo que queremos es poder construir esta unidad de acción que para nosotros pasa por hacer un frente común para conseguir la mesa de negociación», explicó la también portavoz el partido.

«El objetivo de ERC no es facilitar ninguna investidura de un gobierno del Estado, sino facilitar la resolución democrática y política del conflcito que vivimos», detalló, tajante Vilalta.

De momento, las voces en el seno del partido coinciden. Sea la de Junqueras (véase la durísima carta que le envió a Miquel Iceta en campaña),  la de Pere Aragonès y la de la propia Vilalta. Incluso los republicanos destinados a Madrid recuerdan que el eje de su campaña fue «sentar a Sánchez a la mesa». Habrá que ver si, con el paso de los días y el enconamiento de la presión, se mantiene unidad. Para blindarla, la dirección estudia también medidas internas.
Y el tercer tipo de blindaje lo activó ayer mismo la propia Vilalta. La secretaria general adjunta advirtió: «No hace falta que presionen a ERC, ni por un lado ni por otro. Estamos muy convencidos de lo que hacemos y hace falta que todo el mundo tenga claro que haremos lo que sea mejor para el país».