Ir a contenido

RELACIONES DIPLOMÁTICAS

Los Reyes viajan a Cuba en plena incertidumbre política

La primera visita de Estado, en el marco del 500 aniversario de La Habana, corrige una "anomalía histórica"

Frente a las críticas por no ver a disidentes, el Ejecutivo recuerda que "el Rey no hace política en España"

Idoya Noain

Los reyes Felipe y Letizia, este lunes, en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Madrid.

Los reyes Felipe y Letizia, este lunes, en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Madrid. / EUROPA PRESS / RAÚL TERREL

Los lazos históricos, culturales, sociales, comerciales y económicos que unen desde hace siglos España y Cuba no habían podido durante las ultimas cuatro décadas más que los nudos de la política. Esta, con acercamientos y distanciamientos en la relación bilateral y las dificultades y complejidades diplomáticas que se intensifican en casi todo lo que rodea a la isla, había hecho imposible que un rey español en democracia visitara Cuba. Ya no. Finalmente, toca.

Felipe VI y Letizia aterrizan este lunes en el aeropuerto José Martí de La Habana y, durante las 72 horas siguientes, realizarán una visita de Estado, la primera de un jefe de Estado español a la isla. El hijo de Juan Carlos I protagonizará lo que fue un deseo intenso y frustrado para el monarca emérito, que pisó la isla en 1999 para una cumbre Iberoamericana y en 2016 a los funerales de Fidel Castro pero nunca en visita de Estado. Y aunque no es un acontecimiento exento de controversias y llega en un complejo momento político en España, en plena resaca de las elecciones de este domingo, para Moncloa representa no solo el fin de una clara “anomalía histórica” sino también culminar la normalización de relaciones con Cuba.

Fechas para "darle protagonismo"

En noviembre del año pasado, cuando Pedro Sánchez protagonizó la primera visita oficial de un presidente español a Cuba en 32 años y se reunió con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se comprometió esta visita de los Reyes. Pese a las movidas aguas políticas españolas, ha logrado mantenerse a flote. Y se ha organizado en el marco de las celebraciones del 500 aniversario de la fundación de La Habana pero entre el 11 y el 14, dos días antes de los grandes fastos del día 16, para darle realce, buscando protagonismo y "evitar que quedara diluido” ante esos eventos del sábado a los que acudirán líderes como el venezolano Nicolás Maduro o el nicaragüense Daniel Ortega.

Es una visita relevante por diversos motivos, y no solo los de simbolismo histórico, que son muchos. Muy significativo es, por ejemplo, dar un espaldarazo a los empresarios españoles, con algunos de los cuales los reyes tendrá un almuerzo este miércoles. Se trata de una comunidad que está pasando dificultades, en las que se combinan los impagos con el agravamiento de la situación provocada por el endurecimiento del embargo estadounidense bajo la Administración de Donald Trump. El republicano, con la aplicación del título III de la ley Helms Burton, ha abierto las puertas a demandas de estadounidenses y cubano-estadounidenses contra empresas que hacen negocio en Cuba, especialmente en el sector hotelero, donde hay fuerte presencia de España.

Cuba es, además, el tercer país extranjero con más población española, cerca de 200.000 personas, solo por detrás de Argentina y Venezuela. Y España es su tercer socio comercial, responsable de casi la mitad de las transacciones de la Unión Europea, solo a la zaga del comercio que realizan con la isla Venezuela y China.

“El Rey no hace política”

Las críticas al viaje han llegado, especialmente desde partidos y sectores conservadores, por la ausencia en la agenda de Felipe VI de algún encuentro con disidentes opositores al gobierno de Díaz-Canel, denuncias que rechaza tajantemente el Ejecutivo. Y el mensaje oficial lo ha expresado claro el embajador español en Cuba, Juan Fernández Trigo, en una entrevista con Efe. “Nuestra idea no es venir a hacer política, porque el Rey no hace política en España. El Rey trata de actuar siempre de una forma muy neutral”, ha dicho. “No todo pasa porque el Rey venga en un viaje a crear tensiones”.

El foco se quiere poner en las conexiones, en que los Reyes conozcan, en palabras de Fernández Trigo, “la realidad cubana en toda su extensión”, a través no solo de contacto con autoridades sino también con quienes están “construyendo el futuro de Cuba”, desde pequeños empresarios hasta intelectuales o periodistas independientes.

La visita tendrá, así, un fuerte componente cultural, con la agenda salpicada de actos como una visita a La Habana Vieja guiados por Eusebio Leal, el historiador de la ciudad; una gala de danza, la presentación de un libro de Mariscal o una visita al Museo de Bellas Artes, al que se ha prestado un autorretrato de Goya.

El día 14, tras visitar un centro de referencia en investigación de cáncer en La Habana, Felipe y Letizia se desplazarán a Santiago, donde rendirán homenaje al almirante Cervera y a los marineros caídos bajo el implacable asalto de EEUU, así como a soldados muertos en tierra. Fueron actuaciones alabadas por su heroismo pero inútiles. Ocurrieron en 1898.