La fiscalía investiga por fraude en ayudas públicas al líder de Vox Andalucía

Una sociedad del juez Francisco Serrano recibió supuestamente 2,8 millones de euros pero nunca llegó a funcionar

El magistrado justificó su marcha del proyecto hace 2 años por "falta de confianza" y apunta a quien fue su socio

El juez Francisco Serrano.

El juez Francisco Serrano.

3
Se lee en minutos
Julia Camacho

La Fiscalía de Sevilla confirma que se han abierto diligencias de investigación sobre un supuesto fraude en ayudas públicas en una empresa vinculada al líder de Vox Andalucía, el juez Francisco Serrano, polémico por sus declaraciones sobre la sentencia de La Manada de Pamplona y que por ser diputado andaluz de la formación ultraderechista tiene condición de aforado. La sociedad, donde consta al menos otra persona, habría recibido una ayuda pública de 2,5 millones de euros para la compra de maquinaria de un proyecto que nunca se llevó a cabo. La empresa, sin embargo, no devolvió el dinero que le reclamó el Ministerio de Industria.

Pese a los intentos de Serrano de desvincularse de lo ocurrido, el ministerio público entiende que hay motivos para al menos abrir una investigación. Desde la Fiscalía de Sevilla explicaron que las diligencias abiertas tratan de determinar la veracidad de los hechos, denunciados por Infolibre, y la posterior individualización de responsabilidades entre Serrano y su entonces socio. Y recuerda que en caso de hallarse indicios racionales de criminalidad contra el dirigente de Vox, se remitirá el caso a la Fiscalía Superior de Andalucía.

Fue la asociación de consumidores Facua quien desveló la implicación de Serrano en esa sociedad, después de que el propio Serrano y sus compañeros de filas arremetieran contra la entidad acusándola de irregularidades en el cobro de subvenciones. Según los datos que ofreció a mediados de octubre la asociación, Serrano y su socio Enrique Pelegrín crearon en marzo de 2016 una sociedad denominada Bio Wood Niebla SL, y en noviembre de ese mismo año recibió un préstamo de 2.489.000 euros para la puesta en marcha de una fábrica de pellets (combustible de biomasa derivado de la madera) en el municipio onubense de Niebla. Se trataba de un crédito del entonces Ministerio de Economía, Industria y Competitividad a través de la Secretaría General de Industria y de la Pyme (SgiPyme) y que la nueva sociedad debía devolver en el plazo de 10 años con tres años de carencia.

Crearía 200 empleos

Sin embargo, la empresa ya no existe, y solo cumplió la obligación de depositar sus cuentas en el Registro Mercantil el primer año. Es más, según Facua, en marzo de 2017 Bio Wood Niebla SL firmó un contrato con el Ayuntamiento de Niebla para el alquiler por 600 euros mensuales del terreno municipal, unas 6,7 hectáreas, donde se construiría la fábrica. Pero año y medio después la sociedad logró cambiar el contrato por una cesión del terreno durante 30 años con la excusa de que crearía al menos 200 puestos de trabajo directos e indirectos, asegurando que la fábrica estaría a pleno rendimiento a finales de ese mismo año. Algo que nunca ocurrió.

Noticias relacionadas

Serrano, que tenía el 60% de la empresa, dejó el cargo como administrador solidario de Bio Wood Niebla SL en octubre de ese 2017, después de una considerable reducción del capital social. En agosto de 2018 se cumplió el plazo dado por el Ministerio en el pliego de concesiones para justificar la ayuda pública. Al no aportar la documentación, y tras diversos trámites, Industria abrió un expediente de reintegro del préstamo que venció en junio de 2019 sin que se tuvieran noticias de la empresa. Por ese motivo, la reclamación pasó a manos de la Agencia Tributaria. Pero, hasta ahora, se desconoce el destino del dinero.

Tras destaparse el caso, que Serrano atribuyó a un intento de "desprestigiar su figura", el líder de Vox Andalucía explicó en sus redes sociales que fue una experiencia empresarial “efímera”, que se retiró del proyecto por “falta de confianza” y se desvinculó de lo ocurrido apuntando a su entonces socio como responsable de adquirir la maquinaria y gestionar esa ayuda. Precisamente tanto Serrano como sus compañeros de filas se han mostrado siempre muy combativos contra las subvenciones públicas a “chiringuitos” o incluso “lobbies”, y en no pocas ocasiones han arremetido contra Facua y su portavoz, Rubén Sánchez, acusándoles de cobrar irregularmente este tipo de ayudas o tener pendiente la devolución de cantidades no justificadas.