ERC calienta la visita del Rey a BCN

Aragonès tilda la presencia de Felipe VI de "campaña electoral" de los inmovilistas

El vicepresidente del Govern y coordinador general de ERC, Pere Aragonès.

El vicepresidente del Govern y coordinador general de ERC, Pere Aragonès. / ACN

1
Se lee en minutos
Xabi Barrena

Dos días, el fin de semana, lleva ERC enfocando sus baterías contra la Jefatura del Estado. Por múltiples razones. Una, por recoger el descontento cuando no la antipatía que el actual rey, Felipe VI, levanta entre las huestes del independentismo. Otra, por supuesto, por la propia condición de partido republicano opuesto a cualquier monarquía. Y la tercera, y no por ello menos importante, porque, como señala una voz del partido "atizarle al Rey es gratis en Catalunya". 

Y así, el líder extramuros de ERC, Pere Aragonès, ha establecido otra vez este domingo, en Sant Feliu de Llobregat, ese hilo de conexión entre el franquismo y la actualidad legalidad constitucional. "Este domingo y lunes tendremos en Barcelona al Borbón [en referencia a Felipe VI, que acude a la capital catalana para la entrega de los premios Princesa de Girona], una monarquía que representa la continuidad institucional con el franquismo dentro de su propia ley", no en vano, prosiguió Aragonès, "Juan Carlos I fue el elegido como sucesor en la Jefatura de Estado por parte" del propio dictador. 

El coordinador nacional republicano tildó la presencia de Felipe VI como de acto electoral de aquellos "que hacen campaña para que nada cambie", en referencia al PP, Ciudadanos, Vox y "por supuesto, el PSOE". Ante esto, Aragonès llamó a dar respuesta, tanto a la visita como a la propia sentencia del 1-O, y hacerlo en las urnas.

El amigo de EH Bildu

Noticias relacionadas

Ya el invitado estrella de ERC, el mediatico diputado de EH Bildu Jon Iñarritu había centrado el balón para el remate de Aragonès. El diputado en el Congreso afirmó que "Felipe VI, más que el 'el preparado', como se le conoce, es 'el rechazado', en Euskadi y Catalunya". Entre otras razones, por su discurso del 3 de octubre del 2017, dos días después del 1-O, que tan mal sentó entre las huestes independentistas por su virulencia y por una supuesta falta a la obligada neutralidad que la Constitución otorga al cargo. "Desenterrar a Franco es fácil", sentenció Iñarritu, "lo difícil es desenterrar el franquismo institucional".

Inlcuso Marta Rosique, la diputada más joven del Congreso en la pasada legislatura fallida, se refirió a la presencia del monarca en Barcelona. Calificó de "indecente" que "se pasee" por Catalunya.