CAMINO DE LAS URNAS

Cómo ganar unas elecciones desmovilizando al rival

Cambridge Analytica, antes de aupar a Trump, decantó los comicios de Trinidad y Tobago logrando el boicot de jóvenes afrocaribeños

El PSOE, Unidas Podemos y Más País acusan al PP de estar detrás de una campaña para desincentivar al electorado progresista

Elecciones municipales de mayo del 2015.

Elecciones municipales de mayo del 2015. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos

El PSOE, Unidas Podemos y Más País han denunciado en este principio de campaña un sospechoso movimiento en las redes que intenta desmovilizar el voto de izquierdas. Creen que se trataría de una estrategia del PP para alentar el boicot del electorado progresista. Una teoría de la conspiración que entroncaría con lo que Cambridge Analytica hizo para decantar los comicios del 2010 en Trinidad y Tobago, antes de ayudar decisivamente al triunfo de Donald Trump en EEUU.

Se ha escrito mucho sobre el impacto de esta compañía en la carrera a la Casa Blanca y en el 'brexit', pero poco se ha hablado de su precedente caribeño. 'El gran hackeo', más que recomendable documental sobre esa turbia empresa, explica como esta consultora usó su magia negra electoral en Trinidad y Tobago para emponzoñar la votación de hace nueve años. 

"En Trinidad y Tobago hay dos grandes partidos: uno para negros [Movimiento Nacional Popular] y uno para indios [Congreso Nacional Unido]. Y nosotros trabajábamos para los indios", explicaba la compañía en un vídeo promocional en el que vendía sus servicios. Tras analizar la realidad política del país detectaron que la clave para poder decidir las elecciones era aumentar la apatía entre los jóvenes afroamericanos. Así nació el movimiento Do-So [Hazlo]. Dos brazos cruzados formando una exis con los puños cerrados eran el símbolo de este movimiento antipolítico. "Era el saludo de las resistencia -relataban desde Cambridge Analytica-. Hicimos una campaña con el mensaje de 'sé parte de la pandilla, haz algo guay'". Diseñaron vídeos de youtube, con canciones y coreografías, e, incluso, incluyeron en su agresiva estrategia pintadas en la casa del primer ministro con el cada vez más popular emblema. "Sabíamos que a la hora de la verdad los chavales afrocaribeños no votarían, pero que los jóvenes indios se lo pasarían bien con la campaña aunque al final no irían contra sus padres y acabarían votando". Y así fue. El Congreso Nacional Unido obtuvo un 40% de apoyos más en la franja de edad de 18-35, que supusieron un 6% total más que resolvió el pulso. "Era todo lo que necesitábamos porque las elecciones eran muy ajustadas". De esta forma Kamla Persad-Bissessar se convirtió en la primera mujer en ser elegida primera ministra de ese país. 

El estreno del documental de Netflix, en julio de este año, sacudió las dos islas caribeñas. El gobierno trinitense, ahora en manos del Movimiento Nacional Popular (víctima del boicot en el 2010), solicitó que Christopher Wylie, exempleado de Cambridge Analytica que revela en el documental las malas artes de su antigua compañía, compareciera en una comisión parlamentaria que investiga el asunto. Aunque el denunciante aceptó aportar evidencias de cómo la consultora condicionó los comicios rechazó ir en persona ya que, como apuntó su abogado, teme por su vida.

Noticias relacionadas

El miedo a la abstención

En España Pedro Sánchez ha pedido a la JEC fiscalía que investigue quién está detrás de la campaña para desmovilizar la izquierda a través de Facebook, de la que acusa al PP, y de difusión de cartelería que favorecería a partidos de la derecha. El miércoles Más País también llevó este tema a la JEC con el que Pablo Casado ha negado tener nada que ver. La abstención puede ser decisiva en el 10-N. De momento, las peticiones de voto por correo ya han bajado un 30% respecto al 28-A.