28 feb 2020

Ir a contenido

LAS CUENTAS ANDALUZAS

Vox logra imponer el PIN parental y la promoción escolar de la caza en Andalucía

El apoyo de la ultraderecha a los presupuestos de PP y Cs incluye también fondos para combatir el aborto o el apoyo a las escuelas taurinas

Julia Camacho

El presidente andaluz, Juanma Moreno (PP), y el vicepresidente, Juan Marín (Cs)

El presidente andaluz, Juanma Moreno (PP), y el vicepresidente, Juan Marín (Cs) / EUROPA PRESS / MARÍA JOSÉ LÓPEZ

Poco a poco, con la paciencia y la tenacidad de una hormiga, Vox Andalucía va logrando impregnar las políticas de la Junta de Andalucía con su ideología. Su fórmula pasa por amenazar con derribar los presupuestos autonómicos, el principal proyecto de cualquier ejecutivo. Y aunque sus condiciones no suponen un monto económico elevado, si traslucen su sesgo de pensamiento. El ejemplo se ve en las cuentas andaluzas para 2020: tras el acuerdo con PP y Cs, el ejecutivo llevará a cabo labores de promoción del valor de la caza en las escuelas, donde también se implantará el PIN parental, la aplicación que permite a los padres vetar la asistencia de sus hijos a ciertas actividades complementarias por cuestiones morales.

El acuerdo fue suscrito este miércoles por representantes de las tres formaciones políticas de derechas, justo horas antes de que el proyecto de ley empiece su tramitación en el Parlamento andaluz. Un acuerdo que los tres partidos coincidieron en subrayar como necesario para la estabilidad de la región en un clima de incertidumbre general, dado que Andalucía se convierte en la primera comunidad en sacar adelante sus cuentas y lo hace además sorteando los posibles desequilibrios de fuerzas que puedan resultar tras las elecciones del 10-N. El presupuesto asciende a 38.540 millones de euros, un 5,4% más que en 2019, y con ellas el ejecutivo de Juan Manuel Moreno Bonilla asegura que la economía andaluza creará unos 60.000 empleos pese a crecer cuatro décimas menos (pasando del 2,3% al 1,9%).

El consejero de Hacienda, Juan Bravo (PP), considera que las coincidencias entre las tres formaciones son muchas. El grueso del pacto, de 35 apartados, se centra en la reestructuración del sector público empresarial andaluz, al que los populares siempre han denominado como “administración paralela” al considerar que durante la época socialista se colocó en estos entes a muchos empleados sin mas requisitos que el carné. Así, y a instancias de Vox, se incluye el compromiso de que todo el sector esté sometido a auditorias privadas y se liciten de inmediato ese análisis con auditoras independientes aunque sometidas a la Intervención general de la Junta.  

"Educación sin imposiciones"

De la misma manera, se incluye en el Presupuesto un “plan estratégico en materia de subvenciones” y que abre la puerta al cierre de ayudas en determinadas áreas que no son del agrado de Vox, como memoria histórica o violencia machista, ya que entienden que estas asociaciones funcionan como “lobbies” de cierta ideología de izquierdas. En este ámbito se enmarca el PIN parental, que persigue garantizar que los padres puedan educar “en libertad, sin imposiciones de ningún tipo y en base a los preceptos sagrados de la Constitución”, según recoge el documento.  

El acuerdo incluye en su apartado económico la puesta en marcha de actividades complementarias para la “promoción y conocimiento de la actividad cinegética” en las escuelas, abundando en su “importancia para el mantenimiento del medio rural y la conservación de la fauna y los espacios naturales. 

Llamativas resultan también otras acciones concretas, como los 150.000 euros que se destinarán a mejorar la seguridad de los centros de menores destinados a acoger a Menas (inmigrantes no acompañados), que para la formación ultraderechista son un foco de inseguridad pese a que la propia Junta de Andalucía cifra el índice de delincuencia de estos chicos en apenas un 0,54%. O los 300.000 euros que irán a poner en marcha el teléfono de atención a la violencia intrafamiliar, la denominación que tiene Vox para minusvalorar la violencia de género y cuya implantación irá acompañada de una campaña de publicidad para darle difusión.

Las cuentas públicas andaluzas para 2020 incluyen además medidas para el catálogo completo de proclamas de Vox: ayudas para propietarios de viviendas “okupadas” ilegalmente; deducciones de hasta 400 euros para las familias numerosas o un programa de dos millones de euros para asistir a las embarazadas “en dificultades” y evitar el número de abortos. Asimismo, se incluyen actuaciones para el “fomento de las escuelas taurinas” de Andalucía, la difusión del papel de Andalucía y España en el descubrimiento de América “objetivo y sin prejuicios a la leyenda negra” o sobre las “hazañas de personalidades históricas españolas y andaluzas”, como Bernardo Gálvez, “andaluz de Macharaviaya y declarado a título póstumo Ciudadano Honorífico Estadounidense”. También aboga por explorar un convenio de colaboración con el Ministerio de Interior para ver la fórmula para compartir datos sobre inmigrantes llegados de manera irregular.