Ir a contenido

Sánchez reitera a Torra que "primero es la ley y luego el diálogo"

El líder del PSOE emplaza al president de la Generalitat a que sus llamadas sean "a la convivencia y a rechazar la violencia"

"Con Casado, Rivera y Abascal en el Gobierno, Puigdemont y Torra hacen la ola", ironizó

Julia Camacho

Pedro Sánchez, durante un mitin en Jaén a principios de octubre.

Pedro Sánchez, durante un mitin en Jaén a principios de octubre. / EUROPA PRESS / FRANCIS J. CANO

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, reiteró este martes a las autoridades catalanas su disposición al diálogo para alcanzar una solución al desafío soberanista, pero dentro del marco legal. “Primero la ley, y luego el diálogo”, subrayó el también presidente en funciones, que reprochó los gestos de cara a la galería y emplazó al president de la Generalitat, Quim Torra, a que si tiene que hablar con alguien, “que sea primero con los catalanes y con los catalanes no independentistas”. En esta línea, y en alusión a los desencuentros tras las frustradas conexiones telefónicas de Torra, apuntó que las únicas llamadas que debe hacer son “a la convivencia y al rechazo a la violencia”.

 

El acuerdo de los tres grupos independentistas Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP, para sacar adelante una resolución en la que se defiende el compromiso del Parlament a seguir apoyando institucionalmente la autodeterminación ha pillado a Sánchez de acto de precampaña en Huelva y sin margen de respuesta inmediata. El líder socialista tenía previsto un paseo por la ciudad, que finalmente no se ha producido supuestamente por retrasos con la agenda, aunque a su llegada al teatro donde se celebraba el mitin ha sido increpado por algunos exaltados críticos con la exhumación de Franco, que le han espetado “vete a Catalunya”.

De esta forma, en su intervención se ha limitado a emplazar de nuevo al president Torra para que condene los disturbios de los últimos días en Catalunya e incluso muestre su solidaridad con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que han sido quienes “con independencia de su ideología o de a quién voten” se han puesto en medio para defender a la sociedad catalana, y por extensión de la española, en los altercados. “He oído que son enfrentamientos entre la Policía y los violentos, pero lo cierto es que ha sido entre los violentos y la sociedad catalana”, dijo, para pedir a continuación un aplauso –multitudinario- de apoyo a los agentes destacados estos días en Catalunya y sus familias.

Respuesta "proporcional"

En cualquier caso, a lo largo de su intervención Sánchez ha defendido que la respuesta del PSOE ha sido “el de la templanza”, que se ha visto reflejada “en la firmeza y proporcionalidad” en la respuesta a los altercados de respuesta a la sentencia condenatoria a los líderes políticos del Procés. Por el contrario, contrastó, está la exaltación de las formaciones de la derecha, PP, Cs y Vox, a quien reclamó sentido de Estado para apoyar no a los socialistas, sino la labor del Ejecutivo. Mas aún cuando, recordó, la sentencia hacía referencia a unos acontecimientos ocurridos en la etapa del PP al frente del Gobierno.

Esa gestión del PP sobre el desafio soberanista dio pie al líder socialista para asegurar que “los independentistas están deseando que gobierne la derecha en este país”, ya que “si en los últimos siete años se han multiplicado los independentistas por tres, cuánto pueden crecer con ellos al frente”, en alusión a un previsible pacto entre las tres fuerzas políticas. “Con (Pablo) Casado de presidente, hablando de ‘narcoestados’ o ‘dictaduras’; Santiago (Abascal) de ministro de Interior y (Albert) Rivera de ministro de Justicia, diciendo que quiere ser presidente para meter en la cárcel, Puigdemont y Torra hacen la ola”, ironizó.

La exhumación de Franco, un “triunfo de la democracia”

“Si hubiera sido por mí, por nosotros, hace mucho tiempo que hubiera sido exhumado el dictador”. Con estas palabras, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, rechazó las críticas de electoralismo a cuenta de la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos el próximo jueves, en vísperas de la campaña del 10-N. Para el líder socialista, esa exhumación es una “victoria de la dignidad, de la Justicia, de la reparación y de la memoria”. “Es una victoria de la democracia española y así lo vivimos los socialistas, como una victoria de todos”, por lo que pidió a quienes lo critican que “sientan como propia esa victoria”.