Ir a contenido

Cuenta atrás en el Valle de los Caídos

El Gobierno apura los plazos para la exhumación de Franco

La previsión del operativo para el traslado de los restos del dictador pasa del lunes al miércoles

Grupos franquistas que se citan para una protesta cambian lugar y hora de su movilización

Juan Ruiz Sierra Juan José Fernández

Turistas esperan a la puerta del Valle de los Caídos.

Turistas esperan a la puerta del Valle de los Caídos. / JOSÉ LUIS ROCA

El Gobierno ya tiene todo listo para la exhumación de Francisco Franco. El complejo proceso para sacar al dictador del Valle de los Caídos, retrasado varias veces, culminará esta semana. La fecha más probable para levantar la losa y transportar en helicóptero los huesos hasta el pequeño cementerio de Mingorrubio (Madrid) es el próximo miércoles, pero no se descarta que se retrase uno o días más, explican en la Moncloa, que ha decidido apurar los plazos de una decisión que los socialistas anunciaron que ejecutarían entre el 11 y el 25 de este mes.

La exhumación llega en un momento muy conveniente para el PSOE, con las elecciones generales del 10 de noviembre a la vuelta de la esquina, pero en una coyuntura complicada, admiten en el Ejecutivo.

El conflicto territorial en Catalunya, con sus continuas escenas de lanzamiento de adoquines y contenedores en llamas, con su reguero de heridos y detenidos, amenaza con eclipsar la iniciativa que pondrá fin a una anomalía de la democracia española: un dictador enterrado en una “tumba de Estado”, bajo una cruz de 150 metros de altura, muy cerca de sus víctimas en fosas comunes. La medida más simbólica y de mayor alcance internacional de Pedro Sánchez puede quedar así en un segundo plano, ante la virulencia de lo que ocurre cada noche en las principales ciudades catalanas.

Más vigilancia

Entre tanto, los preparativos para la exhumación continúan en el Valle de los Caídos, hoy con la incorporación de una pequeña grúa que se ha sumado a la maquinaria ya desplegada. La Guardia Civil ha extremado la vigilancia y el cierre del Valle en previsión, este domingo, de nuevos incidentes con grupos franquistas que quisieran infiltrarse para intentar impedir la exhumación.

El blindaje ha sido tal que esta mañana, antes de la habitual misa de los frailes benedictinos del Valle por los caídos, se han formado importantes colas de vehículos ante la cancela del recinto monumental. Ha sufrido la cola incluso un autobús de turistas portugueses, a los que los agentes han controlado la documentación uno por uno.

Los frailes, hoy sí, han podido celebrar misa en el interior de la basílica, según fuentes del grupo de visitantes, pero solo han podido acudir a la ceremonia religiosa los alojados en la hospedería.

Protesta franquista

Grupos franquistas de diversa índole se están concitando para una acción de protesta por lo que consideran una profanacion de la tumba de Franco. Pero, apurando el Gobierno el plazo, y sin dar una fecha fija de la exhumación, estos grupos han cambiado el momento y lugar de su cita.

Contribuye a ello también que la entrada del Valle se encuentra vallada y acordonada con cintas policiales por la Guardia Civil.

Los franquistas que participan en esta campaña, que se llaman a sí mismos "círculos patriotas", se habían citado para la noche de este domingo en la entrada del Valle, una cuesta de asfalto entre pinares y ante un cancela de hierro junto a la carretera que une las localidades madrileñas de El Escorial y Guadarrama.

Ahora han trasladado su punto de protesta del Valle a la colonia residencial madrileña de Mingorrubio, donde está la tumba que espera los restos de Franco. La última hora que barajan para su movilización es 22/22, o sea las 10 de la noche del martes 22.