Ir a contenido

Pierde el ojo el joven herido en las cargas del aeropuerto de Barcelona

La lesión es "compatible con el impacto de una pelota de goma", según explica el Hospital de Bellvitge, donde ha sido operado

La Policía Nacional ha admitido haber usado este tipo de proyectiles, prohibidos por el Parlament

Beatriz Pérez / Guillem Sànchez

El Joven herido por las cargas policiales ha perdido el ojo 

El Joven herido por las cargas policiales ha perdido el ojo  / ELISENDA PONS

El joven con una lesión ocular por las cargas policiales en la protesta del Aeropuerto de El Prat ha perdido finalmente el ojo tras ser operado en el Hospital de Bellvitge. El hombre tenía "un estallido en el globo ocular" que es "compatible con el impacto de una pelota de goma", según han informado fuentes del centro sanitario, donde el joven fue trasladado por el Servei d'Emergències Mèdiques (SEM). El hombre también tiene "múltiples heridas faciales".

Esta mañana la Policía Nacional ha admitido que utilizó pelotas de goma en los momentos de más tensión a última hora de la tarde-noche en el párking de la Terminal 1. La víctima recibió el impacto durante la retirada de los manifestantes, sobre las 21.00 horas, cuando Mossos y Policía Nacional hicieron un cordón conjunto para barrerlos y alejarlos de las instalaciones. El joven se encontraba cerca de unos coches y frente al flanco por el que avanzaban los antidisturbios de la Policía Nacional. 

El Parlament prohibió la utilización de las pelotas de goma en Catalunya, una medida que solo afecta a los Mossos d'Esquadra pero no a la Policía Nacional. A causa de este instrumento de dispersión una decena de personas han perdido un ojo. Las dos últimas han sido posteriores a la prohibición parlamentaria. El primero fue Roger Español, durante las cargas también de la Policía Nacional en un colegio durante el referéndum unilateral del 1-O. Este segundo, de confirmarse que fue alcanzado por una pelota de goma, sería la segunda persona que mutilan antidisturbios UIP de la policía estatal.

El caso traerá cola sobre todo porque el uso de estas escopetas causó una gran polémica en Catalunya a raíz del caso de Esther Quintana, una mujer herida en una huelga general por uno de estos disparos. Un episodio que acabó con el mandato de Felip Puig, al frente entonces de la 'conselleria' de Interior y que forzó el debate en la cámara catalana que se resolvió con una moción que la policía catalana acató pero que la estatal no respeta. 

Coordinación entre Mossos y Policía Nacional 

El asedio al aeropuerto no pilló por sorpresa a los policías. Aunque sí la dimensión de la acción, que acabó desbordando todas las previsiones. Para contener la estación de Sants basta con cerrar tres de las cuatro entradas y dejar en la cuarta un filtro para discriminar pasajeros de manifestantes. Pero el aeropuerto tiene muchos accesos y, además, está lejos de la ciudad. No solo resultó complicado contener a los miles de movilizados sino que fue imposible que la estructura no colapsara, atrapando a miles de viajeros, porque las conexiones de esta con Barcelona --tren, taxi, bus o metro-- tuvieron que cerrarse para evitar que más personas se sumaran a la protesta. 

Con la Policía Nacional, explican fuentes sindicales de los Mossos, la coordinación fue "muy buena" a lo largo de toda la jornada. El deseo es que se mantenga la colaboración durante los próximos días, entre los que destacan con fecha marcada en rojo la del próximo viernes: huelga y llegada de las columnas del 'Tsunami Democràtic' a Barcelona. 

131 heridos  

El SEM atendió este lunes 131 personas durante las protestas por la sentencia del 'procés'. De todas ellas, 115 atenciones se hicieron en la Terminal 1 del aeropuerto, con 91 altas en el lugar y 24 traslados a centros sanitarios, entre ellos un hombre de 30 años con un traumatismo testicular que ha sido operado de urgencia en el Hospital Clínic, según informa Europa Press.

El resto de afectados se produjeron en Barcelona (8 personas, 7 dadas de alta en el lugar y un traslado sanitario), cuatro en Maçanet de la Selva que fueron dadas de alta allí mismo, 3 en Lleida (con dos traslados) y uno en Reus dado de alta 'in situ'. Asimismo, fuentes policiales han indicado que ha habido seis policías nacionales y tres Mossos d'Esquadra heridos. 

Según la agrupación de abogados del servicio de asistencia jurídica de la entidad pro-derechos humanos Iridia,  al menos seis de los 131 heridos en las intervenciones policiales durante las movilizaciones de ayer lo fueron por impacto de pelotas de goma o de proyectiles de precisión de "foam". En este sentido, la Policía Nacional ha admitido que disparó pelotas de goma en las actuaciones de última hora de este lunes, mientras que los Mossos d'Esquadra, que tienen prohibido por el Parlament usar ese material antidisturbios, emplearon proyectiles de precisión para dispersar a los manifestantes.

A diferencia de las pelotas de goma, que se deben disparar rebotándolas contra el suelo y su trayectoria es imprevisible, los proyectiles de precisión, compuestos de material viscolástico o foam menos lesivo, se lanzan apuntando a un objetivo concreto. Además del joven con el "estallido ocular", Iridia ha contabilizado cinco heridos por disparos de foam, uno de ellos muy cerca de la zona ocular.  El centro de derechos humanos ha recogido además el testimonio de ocho periodistas heridos cuando estaban cubriendo los incidentes en el aeropuerto.  Los abogados de la entidad han empezado a ponerse en contacto con los afectados por las intervenciones policiales durante la jornada de movilizaciones de ayer para hacer balance de lo sucedido y, si se cree oportuno, apoyar a los heridos en las acciones legales que quieran emprender.

[Sigue las últimas noticias tras la sentencia del 'procés' en directo.] 

Aeropuerto, epicentro de las protestas

El aeropuerto de Barcelona se convirtió en el epicentro de las protestas en Catalunya tras conocerse la sentencia y se vivieron momentos de tensión entre manifestantes y Mossos d'Esquadra y Policía Nacional, que acabaron con varias cargas policiales. Según ha explicado a Efe la Policía Nacional, los agentes utilizaron todas las herramientas disuasorias para contener a los manifestantes con un uso "proporcional de la fuerza", hasta que se produjeron momentos de acciones "más violentas" y de "agresiones" a los policías, cuando los manifestantes lanzaron extintores, vallas y otros objetos contra las fuerzas de seguridad. En este contexto, los mandos al frente del operativo decidieron utilizar pelotas de goma ya que "no había otra solución", siempre disparadas a una "distancia prudente" y nunca a "bocajarro" contra los manifestantes.

En cambio, en otras de las protestas donde también hubo momentos de tensión, frente a la comisaría de la Policía Nacional en Via Laietana, los agentes dispararon salvas, pero no pelotas de goma.