Ir a contenido

En el centro de Barcelona

El soberanismo convoca una "gran manifestación" este viernes para cerrar su huelga

La Intersindical-CSC y la IAC planean converger con las Marxas per la Llibertat en Barcelona para, entre otros, mostrar su rechazo a la sentencia del 'procés'

Gabriel Ubieto

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’.

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’. / JORDI COTRINA

El sindicalismo independentista de la Intersindical-CSC y el autodeterminista de la IAC han llamado a los trabajadores a sumarse a la huelga general de este viernes 18 de octubre en Catalunya y a converger con las Marxes per la Llibertat en lo que estiman culminar con una gran manifestación por el centro de Barcelona. La marcha está convocada para las cinco de la tarde y está previsto que salga de Jardinets de Gràcia para culimnar en Passeig de Gràcia con Gran Via, antes de lass fuentes, tal como han explicado los organizadores este martes en rueda de prensa. Esta es la segunda huelga general que convoca en Catalunya la Intersindical-CSC este 2019, la primera fue el pasado 21 de febrero; coincidiendo con el inicio del juicio del 'procés'. Esta coincide con la sentencia. "La huelga es nuestra, el contexto no", ha argumentado el secretario general de la Intersindical-CSC, Carles Sastre.

Los independentistas de "la Inter", con fuerza principalmente en el sector públco, han conseguido sumar en esta ocasión a sus movilizaciones a la IAC, central con representación mayoritaria entre los trabajadores de la administración de la Generalitat y con un peso muy elevado en la Educación y la Sanidad Pública. Es, en consecuencia, en el sector público donde se espera más seguimiento de la huelga, como ya ocurrió en la movilización del 21-F. La portavoz de la IAC, Assumpta Barbens, ha explicado que ciertos sectores de la CGT les han trasladado que también se sumarán a las protestas, pero que el sindicato como tal declinó posicionarse. Otros colectivos, como los estibadores del puerto de Barcelona, también se han sumado a la protesta. Quién no estará serán las centrales con representación mayoritaria, CCOO y UGT.

Los dos sindicatos han argumentado el paro de este 18 de octubre bajo reivindicaciones estrictamente laborales, con la sombra de la denuncia de Foment del Treball sobre la huelga del 3 de octubre del 2017 (post referéndum del 1-O) todavía presente y pendiente de la decisión del Supremo. En esta ocasión la patronal de la gran empresa catalana también ha denunciado que ve motivos políticos en la convocatoria, pero no ha llegado a presentar denuncia. Las reivindicaciones sindicales son la derogación de las últimas reformas laborales del PSOE y el PP, la creación de un salario mínimo interprofesional para Catalunya de 1.200 euros y la reforma de las pensiones para vincularlas por ley al IPC, entre otros.

Unas reivindicaciones que "la Inter" y la IAC le hacen a un Gobierno en funciones y sin capacidad de dar respuesta inmediata a estas cuestiones. "Buscamos abrir el debate", ha justificado Sastre, apelando a una repercusión electoral de cara al ciclo que se abrá pasado el 10-N. "Estudiaremos si le damos continuidad con más movilizaciones", ha declarado la portavoz de la IAC, Assumpta Barbens.   

Este martes está prevista una reunión entre las patronales Foment del Treball, Pimec, los sindicatos convocantes y el Departament de Treball para fijar los servicios mínimos, que saldrán publicados oficialmente entre el miércoles y el jueves.