Ir a contenido

Los independentistas claman contra la "censura" del TC y del Gobierno

"No podemos convertir la Mesa en un órgano que limite la libertad de expresión", dice Torrent

Los miembros de JxCat se niegan a recibir la notificación y la CUP llama a la desobediencia

Ángeles Vázquez Roger Pascual

Roger Torrent, el pasado marzo.

Roger Torrent, el pasado marzo. / JOSÉ LUIS ROCA

Los independentistas claman contra la "censura" del Tribunal Constitucional y el Gobierno español. JxCat, ERC y la CUP consideran un intento de limitar la libertad de expresión la decisión del TC de admitir a trámite los incidentes de ejecución de sentencia presentados por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para suspender las últimas resoluciones del Parlament a favor de la autodeterminación y reprobar al Rey.

"En el Parlament se tiene que poder hablar de todo lo que interesa a la ciudadanía no solo de lo que le gusta al gobierno español", ha apuntado al presidente del Parlament, Roger Torrent, señalando que seguirán defendiendo la libertad de expresión de los diputados. El alto tribunal, como pidió el Ejecutivo, ha "notificado personalmente" su decisión a Torrent, al secretario general, Xavier Muro, y a los miembros de la Mesa Josep Costa, Joan García, Eusebi Campdepadrós, David Pérez, Laura Vílchez y Adriana Delgado. A todos ellos, como "se les advierte de su obligación de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada, apercibiéndoles de las eventuales responsabilidades, incluida la penal, en las que pudieran incurrir". Hubo advertencias similares a la Mesa del Parlament, cuando lo presidía Carme Forcadell, y al propio Torrent, al admitirse el recurso contra la ley que permitía la investidura a distancia del huido Carles Puigdemont. Con la advertencia del Constitucional, si siguen adelante con las tramitación de estas resoluciones se arriesgan a ser imputados por un delito de desobediencia.

Costa y Campdepadrós, los representantes de JxCat en la Mesa del Parlament, han comunicado al funcionario que llevaba la notificación "ilegítima" que no la recogerían ni la firmarían. "Nadie niega el derecho al TC de anular las resoluciones del Parlament, pero no tiene derecho a la censura previa", ha comentado Costa. "Lo que nos notifica el TC no está en ninguna ley, sino que se desprende la petición del Gobierno español, en los términos que se inventó el Gobierno anterior y que ha heredado este".

Censura es el término que han usado todos los representantes de las fuerzas independentistas en el Parlament. “Si abrimos la puerta a la censura sabemos dónde empezamos pero no cómo acabamos. No podemos convertir la Mesa en un órgano que limite la libertad de expresión”, ha sentenciado Torrent. El presidente del Parlament ha cargado contra el PSOE. “Sánchez tiene la misma consideración por el parlamentarismo que Rajoy”, ha aseverado, instando al presidente español en funciones a hacer política en lugar de censurar lo que se opina en el Parlament. “Aquí no se puede hablar sobre la monarquía, pero hay otros Parlamentos en los que se puede pedir que se aplique el 155 en Catalunya y, es más, cuentan con el voto del PSOE”.

Oferta 'cupera' para entrar en la Mesa

La CUP, que presentó la moción reprobatoria contra Felipe VI, se pone a disposición de la Mesa para entrar en ella y asumir "las responsabilidades que hagan falta". "Si es necesario reprobar de nuevo al Rey o ratificar el derecho a la autodeterminación (...) no nos condicionará en nada el requerimiento del TC, todo lo contrario", ha advertido Maria Sirvent. La diputada anticapitalista ha llamado a la movilización y la desobediencia, "no solo ante las amenazas del TC sino también del jefe de la Guardia Civil en Catalunya que vuelve amenazar con aplicar violencia contra un pueblo que defiende sus derechos" y ante una sentencia condenatoria del Supremo por el 1-O. "Entre sus amenazas y la defensa de nuestros tenemos claro lo que vamos a decidir".