Ir a contenido

'El pais de demà' apuesta por incluir la secesión en la Constitución

El documento político, avanzado por EL PERIÓDICO, propone una reforma constitucional para la

Se apuesta por un referéndum consultivo y un pacto de "convivencia" con el Estado

Fidel Masreal

Asistentes a la presentación de la plataforma ’El país de demà’ hacen cola en el monasterio de Poblet.

Asistentes a la presentación de la plataforma ’El país de demà’ hacen cola en el monasterio de Poblet. / MAR ROVIRA / ACN

'El país de demà' la plataforma de debate auspiciada entre otros por políticos vinculados al PDECat como Marta Pascal, Carles Campuzano, Lluís Recoder Jordi Xuclà, entre otros, ha presentado el documento de sus propuestas en materia económica, social, de valores y política para el futuro de Catalunya. Un texto en el que se hace una crítica severa de la actual conducción del 'procés' independentista y, sin descartar esta vía, propone una negociación con el Estado para emprender, entre otras, como avanzó EL PERIÓDICO, una reforma de la Constitución que permita la secesión."

"Una constitución que no es 'militante' ni impone adhesión, como ha reconocido el Tribunal Constitucional, es siempre reformable y permitiría el reconocimiento del derecho de secesión estableciendo las condiciones para ejercerlo". El text o propone tomar como ejemplo la doctrina de la 'claridad' de Canadá.

Referéndum consultivo

También se plantea un referéndum pero no de autodeterminación sino sobre la opinión de los catalanes sobre la independencia, con el objetivo de lograr que la convocatoria sea considerada legalmente válida. "Hemos de cambiar las leyes y podamos pronunciarnos sobre el futuro", ha explicado Antoni Garrell. Antoni Bayona, letrado del Parlament e impulsor del texto político, ha afirmado que "no se dan las condiciones del derecho internacional [sobre un referéndum de autodeterminación] pero no limita una posible consulta". "Hay una doctrina del TC y existen alternativas y una de ellas, es hacer un referéndum indirecto, preguntar sobre una posible reforma de la Constitución, con un pacto político con el Estado sin reformar el marco normativo, y el resultado del referéndum tendría un valor político que se debería gestionar". 

El texto propone también y en paralelo un pacto de "convivencia" con el Estado y abordar seis propuestas: recuperar la parte del Estatut cercenadas por el Tribunal Constitucional, el reconocimiento de Catalunya como "realidad nacional", transferir a Catalunya competencias en educación, lengua, cultural, derecho civil e inmigración; garantizar las competencias exclusivas de Catalunya; reformar la financiación con un modelo similar al del concierto vasco y navarro; una relación bilateral con el Estado y la participación de Catalunya en la UE.

Contra la vía unilateral

El documento es muy crítico con la vía unilateral para acceder a la independencia. "Se impondría que el relato que se impone no es el del 'seny', el realismo y la voluntad de hallar una salida" y se trataría de "una visión muy alejada de la política real y muy cercana al autoengaño y el victimismo que nos volverá a abocar a un camino sin salida".

Reuniones con agentes sociales

Garrell, uno de los impulsores de la plataforma de pensamiento, ha destacado que sólo el 5% de los que han intervenido en la elaboración del documento. Garrell ha anunciado que se explicará el texto en cincuenta ámbitos de Catalunya: agrupaciones empresariales, asociaciones culturales como Òmnium, sindicatos y partidos políticos. "Querremos que sean reuniones de trabajo a partir del documento", ha explicado. 'El país de demà', ha afirmado, no pretende convertirse en un partido pero apoyará a los partidos actuales o futuros que apoyen sus planteamientos.

Contra la subida de impuestos

En materia de impuestos, la plataforma evita plantear un aumento de la presión fiscal.  "Una fiscalidad que no frene, ni desincentive, la actividad productiva y la dote de seguridad jurídica", apunta el texto. "Uno no se puede situar en ninguno de los extremos en una economía global", ha alegado Garrell. "Necesitamos un territorio atractivo y que la política fiscal no sea un impedimento para esta relocalización, la directa y la indirecta; no estamos a favor de la subida de impuestos, sino de una fiscalidad justa, que permita asegurar las politicas sociales", ha añadido.