Ir a contenido

polémica en twitter

El Ejército investigará a legionarios que tomaron alcohol junto a sus armas en Vilafranca del Penedès

Los legionarios venían de unas maniobras en Francia y pararon camino a Ronda (Málaga)

La normativa militar considera una falta grave consumir alcohol portando armamento

El Periódico

Legionarios tomando unas cervezas junto a sus armas en una terraza de Vilafranca del Penedès.

Legionarios tomando unas cervezas junto a sus armas en una terraza de Vilafranca del Penedès.

El Ejército abrirá una investigación para aclarar si varios legionarios que estuvieron presuntamente tomando cervezas junto a sus armas de fuego en una terraza de Vilafranca del Penedès este sábado cometieron alguna infracción. Las imágenes de los soldados han causado una gran polémica este fin de semana en las redes sociales.

Un portavoz del Ejercito de Tierra ha apuntado que se trata de integrantes de una unidad tipo compañía que volvían de realizar unos ejercicios en el norte de Francia entre el 15 y 26 de septiembre. Los soldados pasaron la noche en Sant Climent Sescebes (Girona) y tras reanudar la marcha hicieron un alto en Vilafranca para que los conductores de los autobuses que los transportaban pudieron realizar su parada obligatoria (entre las 11:45 y las 12:20). 

Los soldados, ha explicado, debieron bajar de los vehículos portando su armamento, que no llevaba munición, porque estos iban a repostar carburante. Lo habitual, ha precisado, es que las armas queden depositadas en los autobuses bajo la supervisión del servicio de vigilancia del mismo, pero en esta ocasión se dio la orden de desembarcarlas ya que los vehículos se iban a trasladar a otro lugar. "Durante la citada parada, en ningún momento se ha producido ningún incidente", ha destacado.

Los autobuses, ha señalado, pararon en las inmediaciones de un supermercado para que los militares pudieran comprar comida para el resto del viaje, puesto que hasta las 01:30 horas de este domingo 29 no se preveía la llegada a Ronda (Málaga). Parte de los soldados, ha añadido, se dirigieron a un bar y, dado que en una de las fotografía se les ve "portando armamento y al parecer bebiendo cervezas", la unidad de la Legión ha abierto una investigación para esclarecer los hechos y "depurar posibles responsabilidades disciplinarias si las hubiese". 

Las fotografías que se han difundido a través de Twitter muestran a los soldados, uniformados y con sus armas al hombro, paseando por los pasillos de un supermercado, así como en las puertas del mismo junto a dos autobuses. También hay imágenes de una quincena de legionarios en la terraza de un bar, con cervezas en la mesa y fusiles apoyados en el suelo.

Posibles sanciones

La Ley de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas considera como una falta leve "consumir bebidas alcohólicas durante el desempeño de sus funciones o en otras ocasiones en que lo prohíban las normas militares" y como una falta grave "consumir bebidas alcohólicas durante un servicio de armas o portándolas".

Por una falta grave las sanciones que se pueden imponer son un sanción económica de ocho a quince días, arresto de quince a treinta días, pérdida de destino y baja en el Centro Docente Militar de Formación.

Revuelo en las redes sociales

Las fotos han tenido gran difusión en las cuentas de Twitter de formaciones y políticos independentistas como el tuit del responsable de la oficina de Carles Puigdemont, el historiador Josep Lluís Alay que ha denunciado en inglés el suceso. 

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, y el diputado de Bildu también se han expresados en Twitter: 

Durante un tiempo ha corrido el rumor de que se trataba de una despedida de soltero y de que los militares eran en realidad civiles disfrazados que iban a jugar a 'airsoft' (un juego de simulación de combates militares similar al 'paintball' pero con bolas más pequeñas y sin pintura). La confirmación del Ejercito de que se trataba de militares lo ha desmentido.