Ir a contenido

sale por primera vez para hacer voluntariado fuera de prisión

Urdangarin ya trabaja en el Don Orione: cinco horas y comida con los empleados

El exduque viste la camiseta de voluntario del centro de ayuda a discapacitados y recibe las primeras indicaciones de los monitores

El centro fue elegido por un abogado del preso. Su director subraya que podrá salir al exterior cuanto necesite y recibir visitas

Juan José Fernández

Iñaki Urdangarin llega al hogar Don Orione para realizar su trabajo de voluntariado. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EUROPA PRESS

Iñaki Urdangarin ya trabaja en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón (Madrid), al que ha acudido este jueves por la mañana desde la cárcel de Brieva (Ávila) para comenzar su voluntariado como parte de su tratamiento penitenciario.  Así es el centro donde hace voluntariado.

El ex duque de Palma, que llegó protegido por dos escoltas y sin evitar las cámaras, ha tenido un inicio en el centro "muy cordial", en palabras de Francisco Sánchez, director de este centro de discapacitados dependiente de la orden religiosa italiana de los Orionistas.

Don Orione no tiene convenio con Instituciones Penitenciarias para la práctica del voluntariado por presos en periodo de reinserción. "Tiene uno genérico con el Ministerio de Justicia", explica el director a EL PERIÓDICO.

Podrá salir del centro

Urdangarin se ha integrado en las unidades de movilidad de Don Orione y está previsto que pase cinco horas trabajando cada día que acuda, al principio bajo la supervisión de un monitor que este jueves le ha dado las primeras indicaciones.

El cuñado del Rey ha recibido la camiseta que visten los voluntarios y una placa identificadora en la que se lee "Iñaki". El condenado por el 'caso Nóos' almorzará cada día que vaya on el resto de trabajadores en el comedor del centro. Hoy -según el responsable del Hogal Don Orione- él trajo también plátanos y manzanas.

Instalaciones del Hogar Don Orione de Pozuelo (Madrid) en las que trabaja como voluntario Iñaki Urdangarin. / DON ORIONE

El nuevo voluntario tiene "libertad para salir del centro si lo necesita", ha dicho Sánchez, aunque siempre tendrá que hacerlo escoltado.  Fuentes penitenciarias consultadas por EL PERIÓDICO matizan que de sus salidas, y de cualquier detalle relacionado con el grado de cumplimiento de su programa de voluntariado "tendrá que informar el centro" a Interior. La repetición de salidas que no tengan que ver con sus labores de voluntarioacogidas al artículo 117 del Reglamento Penitenciarioy su reflejo en el informe "pondrían en riesgo el permiso judicial" del que ahora disfruta.

El director del centro ha confirmado además que Urdangarín podrá recibir visitas, " pues este es un centro abierto", ha dicho, "aunque no es usual que a los colaboradores los visiten. Más bien es a los usuarios a quienes visitan". ha añadido.

El director del hogar Don Orione dice que Urdangarin hará lo mismo que los demás. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EUROPA PRESS

El centro en el que Iñaki Urdangarin hace su trabajo no forma parte del catálogo de entidades y fundaciones con convenio con Instituciones Penitenciarias, que es el que al normalmente se atienen los presos en España. El director del Hogar Don Orione ha relatado que la elección de la institución fue hecha por uno de los abogados de Urdangarin, que "hizo una ronda de visitas a centros de ayuda en Pozuelo y me preguntó si aceptaría" al exduque como voluntario.

Ese jueves, al llegar "Urdangarin ha dado las gracias por abrirle las puertas y permitirle esta oportunidad", ha contado Sánchez, quien ha desmentido cualquier vinculación del centro con la reina emérita doña Sofía: "Nos visitó hace 50 años, cuando este hogar era un centro dedicado a la educación especial; nada más", ha zanjado.

Las claves de sus salidas

Urdangarin se le permite salir ocho horas de la cárcel de Brieva dos veces por semana. Salvo novedades impuestas por problemas de seguridad, deberá estar de nuevo en su módulo vacío de la prisión abulense antes de las 17 horas.

En principio, su salida estaba prevista en "autogobierno", que es como en el mundo penitenciario se conoce a desplazarse fuera de la prisión por sus propios medios, pero los policías que lo escoltan han preferido este jueves que la protección se lleve a cabo en su mismo coche: uno conduce y el otro le custodia. 

El voluntariado que ya hace Urdangarin fue concendido en un auto emitido el pasado martes por el juez de Vigilancia Penitenciaria 1 de Castilla y León, Florencio De Marcos, atendiendo a la situación de soledad en la que el preso vive en Brieva, por seguridad entre otras razones, y al riesgo de una "desocialización" de la persona. Otro juez, Xosé Castro, que fue instructor del 'caso Nóos', ha criticado el permiso por llegar, en su opinión, en un tramo temprano de la condena y por permanecer "el riesgo de reincidencia".

La propia Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva apreciaba en un informe elevado al juez de vigilancia penitenciaria un "riesgo de reincidencia medio - alto". La fiscalía también se opuso en su momento a estas salidas, lo que llevó a Urdangarin a recurrir ante el juez De Marco. La fiscal general del Estado, María José Segarra, ha confirmado que la Fiscalía estudia si recurre o no la decisión del juez.

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, igualmente condenado, ha pedido también al juzgado de vigilancia penitenciaria acogerse a un plan de trabajo en el exterior. Su petición se basa en el artículo 100.2 del reglamento penitenciario. Torres cumple condena en la cárcel catalana de Brians 2, que gestiona la Generalitat.  

Se trata de la primera salida de la cárcel del marido de la infanta Cristina desde que ingresó en la cárcel, el 18 de junio de 2018, para cumplir una condena de 5 años y 10 meses de prisión por desvío de fondos públicos en el 'caso Nóos'.