Ir a contenido

POPULARES Y NARANJAS

El PP encaja la opción del 10-N y avisa a Sánchez: "No tiente a la suerte"

Casado y Rivera asumen la posible convocatoria electoral y cargan contra Sánchez

El dirigente del PSOE acusa al líder de Cs de "hipócrita" por la diferencia entre "lo que dice y lo que hace"

Pilar Santos

Pablo Casado, en el Congreso, esta mañana. / DAVID CASTRO / EFE VÏDEOS

Ni al PP ni a Ciudadanos ni a Vox les convienen elecciones en noviembre. Lo admiten abiertamente sus dirigentes, cada uno con sus razones aunque comparten una importante: en las encuestas las derechas no suman mayoría absoluta. Pero el camino que está tomando la relación entre PSOE y Podemos les ha obligado a engrasar las maquinarias internas y a preparar estrategias. “No tiente a la suerte”, avisó este miércoles Pablo Casado a Pedro Sánchez. Las “tres derechas y algún partido regionalista más”, le dijo, ya suman más votos que el PSOE y Podemos.

Casado se lo advirtió en la sesión de control al Gobierno, que llegó después de cinco horas de debate sobre, supuestamente, los consejos europeos de verano aunque el bloqueo político no tardó en imponerse en todos los intervinientes. Pedro Sánchez se quejó de que tanto el presidente del PP como Albert Rivera, líder de Cs, hubieran hecho discursos con “aroma preelectoral”: el primero con los posibles indultos a los dirigentes del 1-O y, el segundo, pidiendo el 155. Claro que la mayoría de los diputados no pudieron evitar la risa o al menos el murmullo cuando Sánchez afirmó en dos o tres ocasiones a lo largo de la jornada parlamentaria que él no quiere elecciones.

Usted es sinónimo de inestabilidad", afirmó Casado tras recordar su periplo como dirigente del PSOE y su llegada a la Moncloa tras la moción de censura.

Rivera abundó en su opinión de que es necesario aplicar el 155 en Catalunya y le ofreció a Sánchez reunirse (pese a que declinó verle cuando le convocó para hablar de la investidura). Sánchez le contestó que para intervenir la Generalitat sería “bueno” que el Gobierno deje de estar en funciones y que las Cámaras estén a pleno rendimiento, ya que el Senado tiene un papel fundamental en el desarrollo de ese artículo.

Y hubo una muestra de que la relación entre ambos es pésima cuando Sánchez recordó que Rivera llegó con la bandera de la regeneración y ha ayudado a "apuntalar al PP" pese a la corrupción. "Hay una diferencia tal entre lo que dice y hace, que es usted un hipócrita", le lanzó.

"Perder" el miedo a Vox

Santiago Abascal, líder de Vox, centró su intervención en Europa, mientras que en los pasillos el portavoz de su grupo parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, auguraba un acuerdo de última hora entre Sánchez y Pablo Iglesias para formar Gobierno y sacaba pecho del acto que preparan para volver a llenar el Palacio de Vistalegre el 6 de octubre. En la dirección del partido radical creen que los ciudadanos les han “perdido el miedo” y, pese a lo que dicen las encuestas, seguirán creciendo si hay elecciones. Tentar a la suerte, decía Casado.