Ir a contenido

BLOQUEO POLÍTICO

ERC y PNV empujan a Iglesias a pactar con Sánchez

Los republicanos, dispuestos a abstenerse, reprochan a Podemos su cerrazón

Ortuzar se abre a un 'sí' pero se vuelve a Bilbao con la sensación de elecciones

Iolanda Mármol

Reunión de Gabriel Rufián y Carolina Telechea (ERC) con Adriana Lastra y Jose Luis Abalos (PSOE) en el Congreso de los Diputados, este miércoles. 

Reunión de Gabriel Rufián y Carolina Telechea (ERC) con Adriana Lastra y Jose Luis Abalos (PSOE) en el Congreso de los Diputados, este miércoles.  / JOSÉ LUIS ROCA

El PSOE  llega a la reunión clave con Unidas Podemos este jueves con más fuerza para intentar convencer a los morados de que se avengan a aceptar un pacto programático sin coalición. Los socialistas recibieron este miércoles el compromiso de ERC y PNV de que no bloquearán su investidura, los republicanos con una abstención y el grupo vasco dispuesto a un 'sí'. Con este respaldo el rechazo le sale más caro a Pablo Iglesias, puesto que queda solo con las derechas en el bloqueo. Atados los nacionalistas, los equipos negociadores de PSOE y Podemos se sentarán a un encuentro que se intuye determinante: si no se avanza este jueves, no habrá encuentro entre Sánchez e Iglesias y se diluyen las posibilidades de un acuerdo que, en lo factible, debería cerarse como tarde entorno al día 15.

No era el contexto más cómodo para que ERC apostase por la abstención. Con la ‘Diada’ del 11 de septiembre a la vuelta de la esquina, la sentencia del ‘procés’ en el horizonte y el rechazo al referéndum de autodeterminación en el programa presentado por Sánchez, la esfera política estatal apostaba porque los republicanos darían portazo al PSOE. No fue así. El principal partido independentista catalán prioriza evitar las elecciones, ante el riesgo de que la derecha lograse llegar a la Moncloa. No solo se niega a participar en el bloqueo político, sino que apremia a Unidas Podemos a llegar a un acuerdo sin entrar en el Gobierno, con reproches incluidos a los morados.

Los portavoces de ERC, Gabriel Rufián y Carolina Telechea, trasladaron su posición a la portavoz socialista Adriana Lastra y al ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, en un encuentro en el Congreso este miércoles. Tras la reunión, Rufián lamentó que el PSOE haya incluido en las 370 medidas para un gobierno progresista su rechazo al referéndum, algo que no aparecía en el programa electoral de abril. ERC considera que es un “párrafo nefasto” e “innecesario”, pero no determinará su posición.

Por ERC no será”, señaló Rufián y reprochó a Iglesias que se atrinchere en argumentos como la “humillación” cuando ERC, alega, tendría motivos más contundentes para no facilitar la investidura. “Iglesias habla de que le humillan. Es curioso porque nosotros formamos parte de un partido que tiene a su presidente en la cárcel y a su secretaria general en el exilio”, afeó Rufián, que calificó el argumento de Iglesias de “testosterónico”. El recado molestó a los ‘comuns’ y su portavoz, Jaume Asens, acusó en Twitter a Rufián de alinearse con los poderes fácticos del Estado reclamando carteras ministeriales para los morados, algo que terminó en un rifirrafe en la red social.

En medio de declaraciones cruzadas, Sánchez se reunió con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en la primera cita del peneuvista en la sede del PSOE en Madrid. El líder del grupo vasco se abrió a apoyar la investidura de Sánchez, a pesar de que las dudas que le suscitan algunas de las 370 medidas que Sánchez propone, y exhortó a Iglesias a que se avenga a un pacto.

"Casi nos atrevemos a rogarles, a conminarles a que se sienten a negociar cuanto antes", pidió. Tras dos horas de reunión, admitió que volvía a Bilbao con el deseo de que haya investidura pero con la sensación de que la realidad apunta a elecciones. 

El PSOE acude a la reunión de este jueves "muy esperanzado" en poder avanzar hacia un acuerdo pero, también, consicente de que si la cita no tiene un resultado positivo quedarán pocas vías para evitar la repetición electoral. Los podemistas ven "nerviosos" a los de Sánchez, siguen pidiendo la coalición y sugieren que la Moncloa tiene ya el avance de una encuesta en la que el presidente no sale bien parado.