Ir a contenido

EL DRAMA MIGRATORIO

El Gobierno amenaza con sanciones al 'Open Arms'

El barco podría ser multado con hasta 901.000 euros por seguir con los rescates

PP y Cs intentan forzar que Sánchez dé explicaciones por la gestión de la crisis

Europa Press

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante un Consejo de Ministros, en julio.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante un Consejo de Ministros, en julio. / DAVID CASTRO

Atenuado el drama del centenar de migrantes del 'Open Arms', que permanecen en Lampedusa a la espera de ser reubicados, el Gobierno de Pedro Sánchez viró este miércoles el foco hacia el barco humanitario con la amenaza directa de sanciones por haber hecho caso omiso a su advertencia, en junio pasado, de que no debía seguir rescatando personas en las aguas del Mediterráneo. La Moncloa evita por ahora concretar el castigo, pero la multa podría llegar a ser de hasta 901.000 euros, según la carta que el Ministerio de Fomento envió al capitán del buque cuando decidió poner de nuevo zarpar en busca de personas a la deriva.

La embarcación, de bandera española, solo cuenta con la autorización de proporcionar ayuda humanitaria, pero carece de permiso para navegar ni realizar búsquedas activas en la zona de salvamento y rescate del Mediterráneo central. No obstante, en la misiva remitida el 27 de junio, el director general de la Marina Mercante precisaba a la oenegé que las acciones de salvamento que fueran "de carácter espontáneo u ocasional con motivo de la navegación normal del buque" sí eran legales. Es decir, si durante su trayecto encontraba a personas "en peligro" en el mar, debería asistirlas.

Ironía de Camps

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, dejó entrever ayer que se le impondrán sanciones al 'Open Arms'. "Nuestro país es un Estado de derecho y las instituciones, poderes públicos y ciudadanos estamos sometidos todos a las leyes, nadie está a salvo de esto, incluido un barco como este", advirtió en una entrevista en la cadena SER.

El director de Proactiva Open Arms, Óscar Camps, echó mano de la ironía para replicar a la número dos del Gobierno: "A menudo no sé si habla ella de verdad o Salvini es el ventrílocuo". De momento, según el abogado de la oenegé, Jaime Rodrigo de Larrucea, la organización no tiene abierto "el más mínimo procedimiento penal" en contra y la incautación del buque por orden de la fiscalía italiana obedece solo a efectos probatorios.

Diversas oenegés de ayuda a migrantes y refugiados celebraron el desenlace de la crisis y manifestaron su oposición a cualquier tipo de sanción a Proactiva Open Arms porque consideran que esto solo daría "más alas a la extrema derecha" en su estrategia de "criminalización" de estas organizaciones.

Lupa sobre la gestión

La amenaza del Gobierno también fue duramente criticada por la formación con la que Sánchez aspira a desencallar su investidura, Unidas Podemos, que lamentó que "el PSOE no fuera la mitad de duro con Salvini de lo que ha sido con el 'Open Arms'". Los dardos a la gestión de esta crisis son uno de los envites que desde hoy deberá afrontar el presidente en funciones tras su parón vacacional. El Defensor del Pueblo ha abierto dos actuaciones de oficio para hacer un seguimiento de las gestiones del Ejecutivo ante la "dramática" situación del barco.

Mientras, PP y Ciudadanos han unido fuerzas para reclamar conjuntamente la comparecencia de Sánchez en el Congreso para que explique sus "bandazos" en política migratoria. La previsión es que la Diputación Permanente decida al respecto la próxima semana. El voto de Unidas Podemos será determinante.