06 jun 2020

Ir a contenido

SIN ACUERDO

JxCat se debate entre el 'no' y la abstención a Sánchez

La falta de apoyo de Unidas Podemos al candidato socialista resta incentivos a los independentistas para facilitar su reelección

Laura Borràs pide a ERC una posición unitaria mientras los republicanos decidirán unilateralmente este viernes

Fidel Masreal

Josep Rull, Jordi Sánchez y Jordi Turull, tras recoger su acta de diputado.

Josep Rull, Jordi Sánchez y Jordi Turull, tras recoger su acta de diputado. / DAVID CASTRO

Junts per Catalunya (JxCat) sigue sin mostrar una posición definitiva sobre qué votar en el debate de investidura de Pedro Sánchez como candidato a la reelección como presidente del Gobierno. Dos reuniones en la cárcel de Lledoners de diputados en Madrid de JxCat y de otros dirigentes de este espacio acabaron este jueves con un acuerdo: los diputados en Madrid votarán en contra, salvo que Sánchez presente un acuerdo con Unidas Podemos que incluya una posición sobre el conflicto catalán abierta al debate.

La posición basculante de JxCat representa de entrada una cierta desautorización de la posición del 'president' de la Generalitat, Quim Torra, quien se ha mostrado públicamente partidario del 'no' a Sánchez, salvo que este acepte el derecho de autodeterminación de Catalunya. Las reuniones de este jueves en Lledoners -primero de los miembros del grupo del Congreso y después con otros dirigentes- sirvieron para que los diputados Jaume Alonso-Cuevillas, Laura Borràs, Míriam Nogueras -partidarios del 'no'- junto a Sergi Miquel, intercambiaran puntos de vista con los diputados presos Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, quienes se habían mostrado favorables a la abstención. Fue una reunión larga en la que se expusieron todos los condicionantes para la decisión definitiva al respecto.

La decisión final -el no o la abstención- será vinculante para los cuatro parlamentarios. No habrá, por tanto, división interna en el voto. La decisión de ayer se trasladó al 'president' Torra y al 'expresident' Carles Puigdemont y este viernes a primera hora se reunirá el grupo coordinador de JxCat que integra a dirigentes del PDECat y de los grupos parlamentarios de este espacio. Puigdemont no se ha pronunciado explícitamente sobre qué votar en la investidura de Sánchez.

El acuerdo adoptado representa una cierta salida salomónica a un debate interno que se había vuelto a enconar a medida que se acercaba la sesión del Congreso de la próxima semana. Dirigentes destacados como el 'expresident' Mas han mostrado una posición mucho más proclive a facilitar la investidura de Sánchez, frente al 'no' de otros como la propia Laura Borràs y de diputados del grupo de JxCat en el parlament, que firmaron un breve manifiesto contrario a Sánchez y en favor de revertir todos los pactos con los partidos "del 155". Todavía escuece en el PDECat el tenso debate sobre el pacto con el PSC para gobernar la Diputación de Barcelona.

Lo cierto es que las posiciones más templadas respecto a Pedro Sánchez también han perdido incentivos dado que, argumentan, el candidato del PSOE por el momento no ha logrado presentarse al debate del Congreso con un acuerdo con la formación de Pablo Iglesias. De hecho la propia Borràs ayer, en 'SER Catalunya', afirmó que la posición inicial de los presos ha ido evolucionando durante los últimos días a la vista del desacuerdo entre Sánchez e Iglesias.

La unidad de acción

Lo que se antoja más difícil todavía es que, como reclama Borràs JxCat y ERC voten unitariamente la próxima semana en el Congreso. Todos los mensajes de ERC en las últimas horas han seguido la misma pauta: Esquerra decidirá bajo su propio criterio, independientemente de lo que opine JxCat e incluso de lo que ha manifestado por escrito el 'president' Torra este miércoles. Son avisos lanzados por el vicepresidente del Govern y 'conseller' de Economía, Pere Aragonès, y por el diputado en Madrid Gabriel Rufián. ERC reunirá este viernes a su dirección con la misma tendencia interna a no facilitar la investidura de Sánchez.