08 abr 2020

Ir a contenido

ASAMBLEA NACIONAL

La CUP alarga la limitación de cargos a dos legislaturas

Los anticapitalistas discuten pasar a una oposición "contundente pero propositiva" y se abren a entrar en el Govern

Los 'cupaires' se ven obligados a adelgazar su estructura interna por la rebaja de ingresos que conlleva su debacle electoral

Júlia Regué

Tres de los diputados de la CUP, en el Parlament, el pasado octubre.

Tres de los diputados de la CUP, en el Parlament, el pasado octubre. / ALBERT BERTRAN

La militancia de la CUP decidió este domingo ampliar a dos legislaturas la limitación de cargos supramunicipales, fijada inicialmente en un único mandato de cuatro años, entendiendo por "completa" cuando supera los dos años. Los anticapitalistas se conjuraron en Celrà (Girona) para abordar su reubicación en el escenario 'pos1-O' tras su debacle electoral y pusieron los cimientos para repensar tanto su estructura interna como su estrategia que, a falta de la ratificación de las 41 enmiendas presentadas, aboga por pasar de una oposición "frontal" al Govern a una de "contundente pero propositiva", algo que podría llegar a incluir la entrada en el Ejecutivo catalán.

Este extremo genera tensiones entre las bases porque algunos se niegan a participar en un Ejecutivo que no sea "rupturista" y otros piden aclarar bajo qué condiciones y con qué propósito deberían compartir equipo de gobierno con JxCat y ERC. 
El diputado Carles Riera, figurante en la sala de máquinas en la que se elaboró el documento sometido a discusión, se encargó de clarificar que la CUP no será "la muleta de nadie para formar gobiernos autonomistas que solo se manifiestan independentistas en el campo simbólico".

Los 'cuperos' admiten que su táctica de "bloqueo" en el Parlament no ha dado sus frutos y les ha llevado a una "subordinación de facto al independentismo gubernamental por falta de una hoja de ruta alternativa después del 1-O".  En este sentido, también aparcan un nuevo referéndum y otra declaración unilateral de independencia, aunque siguen vindicando la "desobediencia" y "unilateralidad",  pero consideran que ahora no toca emplearlas, porque otro choque con la legalidad requiere una "acción previa y paralela a nivel nacional e internacional" para cosechar el máximo número de apoyos y complicidades, una "campaña de presión impulsada desde la comunidad internacional", que los resultados de una eventual consulta reflejen un "amplio consenso" y que la Generalitat esté "absolutamente comprometida" con el encargo.

Reducción de plantilla

Los malos resultados en las urnas también han impactado en sus finanzas. Los ‘cupaires’ han visto rebajar en un 77% sus ingresos, unos 473.000 euros anuales, por lo que acordaron un empequeñecimiento de su estructura de liberados con la no renovación de contratos que expiran en los próximos meses hasta pasar de 25,23 jornadas completas a 15. 

Los 390 militantes (349 con derecho a voto), 34,5% mujeres y 65,4% hombres que participaron en el encuentro debatieron también si, ante un eventual adelanto electoral en Catalunya que los ‘cuperos’ dan por hecho, deben concurrir con una marca unitaria que desborde sus siglas, lo que definen como "un frente postelectoral amplio de izquierdas y soberanista" en el que tratarían de arañar a algunos sectores de ERC o los ‘comuns’. 

El documento estratégico no se votó, se ratificará a finales de julio por vía telemática.

Temas Catalunya CUP