Ir a contenido

PSC y JxCat alcanzan un acuerdo para gobernar juntos la Diputación de Barcelona

La socialista Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet, presidirá el organismo

ERC afirma que el acuerdo con el 155 cercena la confianza en el seno del Govern

Roger Pascual / Xabi Barrena / Daniel G. Sastre

Sede de la Diputación de Barcelona.

Sede de la Diputación de Barcelona. / JOSEP GARCIA

El PSC recuperará ocho años después la presidencia de la Diputación de Barcelona después de cerrar un pacto con Junts per Catalunya. Un acuerdo que hará posible que Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet, se convierta en la nueva presidenta del organismo. El pacto entre posconvergentes y socialistas reabrió las viejas heridas entre JxCat y sus socios de Govern, ERC. El presidente del grupo parlamentario republicano, Sergi Sabrià, afirmó a este diario que "el acuerdo con el 155 rompe la confianza" en el seno del Ejecutivo que preside Quim Torra.

"Es increíble que [Carles] Puigdemont y Torra entreguen la presidencia de una institución clave en Catalunya, como es la Diputación de Barcelona, al 155 en lugar de pactar con Esquerra", se extendió Sabrià, que negó vehementemente que el caso de la administración provincial pudiera ser comparado con otros pactos locales. "Ningún pacto, ni en Sant Cugat, ni en Llançà, ni en Vilafranca del Penedès dio la alcadía al 155", afirmó. Sabrià recordó que los posconvergentes sumaban tantos diputados provinciales con el PSC como con ERC, es decir, 23.

En el documento, adelantado por Efe y al que ha tenido acceso este diario, las dos fuerzas acuerdan su presencia en el gobierno y destacan que se centrarán en las políticas propias de esta administración, dejando de lado otros asuntos en los que pueda haber discrepancias. Aquí se producirá la sociovergencia que evitó Torra sobre la bocina hace dos semanas en Santa Coloma de Farners, el pueblo en el que vivió en su juventud y en el que vive parte de su familia. El pacto, rubricado por Salvador Illa (secretario de organización del PSC) y David Bonvehí (presidente del PDECat) llega una semana antes del pleno de la Diputación de Barcelona, fijado para el próximo jueves. 

Los socialistas cuentan con 16 representantes en este organismo, los mismos que ERC. Sumando los de los neoconvergentes, el PSC llegaría a los 23 suficientes para imponerse en la segunda votación, ya que los republicanos, incluso si lograran los apoyos de los cinco 'comuns' y de Tot per Terrassa (el partido del exsocialista Jordi Ballart), solo tendrían 22. Y ni Ciutadans (que cuenta con cuatro representantes) ni el PP (que tiene dos) darían sus votos a un candidato independentista. Los últimos tres presidentes de la diputación habían sido los neoconvergentes Salvador EsteveMercè Conesa y Marc Castells.

Satisfacción socialista

Fuentes socialistas se han mostrado satisfechas por el acuerdo alcanzado. Consideran que es un pacto "muy poco sectario" y el "mejor posible para la institución". Cerrado este acuerdo, este sábado el Consell Nacional del PSC delegará en la permanente de la comisión ejecutiva la designación del candidato a la presidencia de la diputación, que, como adelantó este diario, será Marín. 

La número dos de Miquel Iceta compatibilizará la alcaldía de L'Hospitalet con la presidencia de la diputación, como ya hizo Celestino Corbacho entre el 2004 y el 2008, cargos que dejó al ser designado ministro. El mismo recorrido había seguido su predecesor, José Montilla, que simultaneó la alcadía de Cornellà y la diputación antes de poner rumbo al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. 

En el otro gran organismo supramunicipal barcelonés, Ada Colau repetiría como presidenta del Área Metropolitana de Barcelona y todo apunta a que volverá a tener a Antonio Balmón, alcalde de Cornellà y otro de los pesos pesados del PSC, como vicepresidente ejecutivo.

"Liberados de pactar con Esquerra"

En JxCat justifican el pacto para la Diputación de Barcelona en el hecho de que "ERC no había hecho ninguna propuesta". "La relación con los socialistas en la diputación era lo bastante buena como para llegar a un acuerdo. Además, visto que ganamos en 26 municipios y ERC nos sacó de los ayuntamientos mediante pactos, consideramos que estábamos liberados y no estábamos obligados a pactar con ellos", aseguran fuentes de la formación.

Tampoco consideran los neoconvergentes que el acuerdo, bendecido tanto por Puigdemont como por Torra, tenga por qué afectar al Govern. "Que se calmen, afectará tanto como lo que pasó en Sant Cugat o en Figueres", dicen las mismas fuentes en alusión a poblaciones donde JxCat ganó, pero ERC la dejó sin alcaldía.

"Hay que entender que el momento que vive el país pide responsabilidad y compromiso", apuntan desde JxCat. Pactar el gobierno en la Diputación de Barcelona les aporta, subrayan, "una presencia necesaria para poder aplicar determinadas políticas de bienestar social, defendidas y llevadas a cabo hasta el momento". "Estamos en política para aportar soluciones y nuestra participación en cualquier gobierno garantiza una huella independentista y nacional que vele por el bienestar de los ciudadanos", rematan.

Temas: Diputaciones