Ir a contenido

Francia frena la orden de puesta en libertad de Josu Ternera

La Fiscalía ha ordenado su traslado a la Dirección General de Seguridad Interior mientras se tramita su entrega a España

El próximo 28 de junio se conocerá el calendario judicial francés

Eva Cantón

La justicia francesa deja en libertad a Josu Ternera. La foto es la última imagen del dirigente etarra antes de ser detenido en Sallanches (Francia). / VÍDEO: EUROPA PRESS

Horas después de que un tribunal de París ordenara su puesta en libertad, la Fiscalía francesa ha frenado la salida de prisión del histórico dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, arrestado el pasado 16 de mayo en los Alpes franceses tras diecisiete años en la clandestinidad.

Ternera ha sido trasladado a dependencias de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) para comunicarle la euroorden de extradición cursada por la Audiencia Nacional para que sea juzgado por el atentado de la casa cuartel de Zaragoza en 1987. 

Fuentes judiciales indicaron a Efe que esa notificación se le hará en un plazo máximo de 48 horas, y que después comparecerá ante la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París, que decidirá si vuelve a prisión o sale en libertad.

 La decisión de liberarle bajo control judicial había sido adoptada por el tribunal de Apelación de París tras analizar el recurso interpuesto por ‘Josu Ternera’ a su ingreso en prisión provisional, y pareció sorprender al propio detenido y a sus hijos, Egoitz e Irati, que se abrazaron emocionados en la sala donde se celebró la vista. “Fue muy emotivo", dijo a la prensa Egoitz Urrutikoetxea, tras saludar un fallo judicial que, en su opinión, “ha tenido en cuenta la situación política en el País Vasco”.

‘Josu Ternera’ ingresó el pasado 17 de mayo en la prisión parisina de la Santé, donde estaba bajo observación médica por los problemas de salud que arrastra desde hace años y que, según el propio detenido, se agravaron tanto en las semanas anteriores a su arresto que llegó a perder hasta ocho kilos de peso.

De hecho, cuando la policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, le localizó en el parking del hospital de Sallanches, iba a ser operado de la próstata. “Su estado de salud es incompatible con la detención”, esgrimió ante la prensa Laurent Pasquet-Marinacce, abogado de la defensa quien, no obstante, descartó que el fallo del tribunal se apoyara en ese motivo. En realidad, la presidenta de la corte de apelación no argumentó la sentencia.

“No es una victoria del señor Urrutikoetxea. Es una victoria de la justicia, que ha entendido que no había ninguna necesidad de mantenerlo detenido antes de su juicio, al que tiene la intención de asistir”, añadió por su parte la letrada Laure Heinich.  El propio Ternera, en un alegato final antes de la deliberación de la corte, pidió su libertad bajo control judicial y prometió que cumpliría sus obligaciones. 

“La palabra es sagrada”

“En el País vasco, la palabra es sagrada”, argumentó tras el cristal que separa el banquillo de los acusados del resto de la sala, a la que llegó poco después de las 10.30 horas. Acudió vestido con vaqueros, camisa blanca y cazadora azul marino.  Su rostro estaba visiblemente demacrado, llevaba gafas, el pelo canoso y barba de varios días.

El dirigente etarra, de 68 años, ofreció como garantía que Louis Joinet, consejero de derechos humanos en Naciones Unidas y ex asesor del presidente francés François Mitterrand, se ha comprometido a albergarle en su domicilio. El abogado Pasquet-Marinacce aseguró que “no hay riesgo de fuga”.

Antes, el letrado elogió ante el tribunal el “combate de 30 años por la paz” librado por el dirigente etarra y el lugar “activo y central” que tuvo en todas las iniciativas que, desde finales de los ochenta, intentaron encontrar una salida al “conflicto entre ETA y el Estado español”, desde las conversaciones de Argel hasta la lectura del acta de disolución de la banda el 3 de mayo de 2018.

Calendario judicial

Se espera que el próximo 28 de junio el tribunal correccional de París fije el calendario para repetir los procesos de 2010 y 2017 en los que la justicia gala ya condenó a ‘Josu Ternera’ en rebeldía y que el dirigente etarra ha pedido que se celebren de nuevo. Al final de la vista se fundió en un abrazo con sus dos hijos y esbozó unas lágrimas.

Urrutikoetxea había huido de la justicia española el 14 de noviembre del 2002 al no comparecer como imputado en el Tribunal Supremo, que le considera sospechoso de haber ordenado el sangriento atentado de la casa cuartel de Zaragoza en diciembre de 1987 en el que murieron once personas, seis de ellas menores.

Tras conocer la decisión del tribunal de Apelación, el ministerio español del Interior dejó claro que “más tarde o más temprano” Urrutikoetxea será juzgado en España.