Ir a contenido

NEGOCIACIONES DE INVESTIDURA

Sánchez irá a la investidura aunque no tenga los apoyos

Ábalos señala que elegir entre coalición con Podemos o nuevas elecciones es "susto o muerte"

ERC aplaza el debate interno para que no se contamine con la polémica municipal

Juan Ruiz Sierra

José Luis Ábalos, el pasado 17 de mayo en la sede del PSOE. 

José Luis Ábalos, el pasado 17 de mayo en la sede del PSOE.  / JOSÉ LUIS ROCA

Las negociaciones de investidura transcurren con lentitud. El PSOE ha tardado más de un mes y medio en abrirlas tras los resultados de las generales, y las obligaciones internacionales de Pedro Sánchez, que esta semana participará en el Consejo Europeo y la que viene en Japón para la cumbre del G20, también implican que no pueda volcarse a fondo. Los socialistas están convencidos de que el presidente en funciones saldrá reelegido, y que será en breve, probablemente a mediados de julio. Pero este lunes, su secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha dejado claro que Sánchez acudirá a la investidura sí o sí, aunque no tenga los apoyos atados.

A partir de aquí, se abrirían dos escenarios. Que el jefe del Ejecutivo en funciones logre en el mismo pleno del Congreso los apoyos, sobre todo por el miedo de los partidos a la repetición electoral, o que la investidura resulte fallida, un riesgo que los socialistas están dispuestos a asumir y que sería necesario para que el reloj empezara a correr para convocar nuevos comicios.

El PSOE, de momento, no se mueve. Continúa apelando a la abstención del PP y Cs, un escenario que ya no haría indispensable el apoyo de Podemos. Pero los socialistas saben que un paso así por parte de conservadores y naranjas es muy difícil, casi imposible, así que depositan sus expectativas en los morados y los grupos minoritarios. Pero los socialistas mantienen su rechazo a una coalición con el partido de Pablo Iglesias. Ábalos, incluso, ha llegado a sostener que optar entre un Gobierno conjunto o la repetición electoral supondría "elegir entre susto o muerte".

El papel de ERC

El secretario de Organización también se ha referido al rol que puede tener ERC, cuya abstención puede ser necesaria para la reelección de Sánchez, si como parece probable no colabora en la investidura ni Coalición Canaria ni Unión del Pueblo Navarro. Ábalos ha recordado que fue el rechazo de los republicanos a los Presupuestos, junto al de Junts per Catalunya, lo que provocó el adelanto de las generales.  

"Nuestra experiencia es que nunca sabemos lo que van a hacer", ha dicho el secretario de Organización. Los socialistas esperan que lo ocurrido en el Ayuntamiento de Barcelona, donde Ada Colau fue el sábado reelegida con los votos del PSC y Manuel Valls frente a Ernest Maragall, no influya en la hipotética reelección de Sánchez. "Nosotros no podemos plantear un gobierno a base de situaciones particulares, por muy importantes que sean, porque no sería posible hacerlo –ha concluido-. No podemos estar a expensas de lo que pueda ocurrir en un sitio u otro".

Debate aplazado

En la sede de la calle barcelonesa de Calàbria, por su parte, los republicanos decidieron posponer el debate sobre qué hacer en la investidura. Nada ha cambiado, según apuntan algunas fuentes, y la intención de la cúpula es garantizar la abstención en segunda ronda de la investidura.

Los motivos del aplazamiento son variopintos. Desde la voluntad de no ‘oscurecer’ en los medios la queja por la no autorización a Oriol Junqueras  a prolongar la incertidumbre y, así, mantenerse bajo los focos unos días más.

Aunque es obvio que la resaca del sábado, y la toma de posesión de Colau, aun escuece mucho en Esquerra y que este lunes no era, piensan, el día apropiado para abordar la cuestión.

De hecho, no faltan voces en el seno del partido que se muestran reacios a facilitar ahora la investidura del líder socialista, justo cuando el PSC ha pergeñado la operación que les ha desposeído de la alcaldía. Distintas voces del ‘territorio’, eufemismo con que se describen a secciones regionales alejadas de la conurbación barcelonesa mantiene su opinión de que es mejor abonarse al “no a todo”, al menos hasta que Sánchez muestre voluntad negociadora.

La intención de la cúpula del partido no es con todo, poner condiciones para la investidura, sino para las relaciones en el Congreso los próximos cuatro años. “hay que pasar a la acción. Ser reactivos nos ha costado la alcaldía de Barcelona” resume una de las voces favorables a la entente.