Ir a contenido

El Parlament aprueba una paga garantizada para todos los extutelados

Los jóvenes, de 18 a 23 años, podrán recibir esta prestación siempre que sigan un plan de trabajo

Elisenda Colell / Júlia Regué / Roger Pascual

La diputada de Catalunya en Comú Podem, Marta Ribas, en el Parlament.

La diputada de Catalunya en Comú Podem, Marta Ribas, en el Parlament.

Todos los niños que vivan en los centros tutelados de la Generalitat tendrán ayudas públicas hasta los 23 años. Es lo que ha aprobado este viernes en Parlament de Catalunya a petición de Catalunya en Comú y con el apoyo de todos los grupos. El problema, solo se podrá aplicar si hay presupuestos el año que viene.

En concreto, el Parlament ha modificado el artículo 19 de la ley de prestaciones sociales, que regula las ayudas que otorga la Generalitat a los jóvenes que han sido tutelados por la administración. La moción será de obligado cumplimento, siempre y cuando el ‘Govern’ logre aprobar nuevos presupuestos para el año que viene. De momento, no se modifica la cuantía de las prestaciones, que se sitúa en los 664 euros al mes. Los jóvenes podrán percibirla desde los 18 hasta los 23 años siempre que realicen formación reglada postobligatoria.

Quien ha planteado la propuesta es la diputada de Catalunya en Comú, Marta Ribas. “Según datos del ayuntamiento de Barcelona, un tercio de las personas que duermen en la calle son jóvenes, la mayoría, niños que habían sido tutelados por el ‘Govern’ pero que al cumplir la mayoría de edad se han quedado sin ayuda alguna”, comentaba esta semana la parlamentaria a este diario. 

La problemática se encontraba en dos direcciones. Por un lado los niños que viven bajo la tutela de la Generalitat durante tres años o menos, porque no pueden vivir con sus familias. Estos niños, al cumplir los 18 años, podían acceder a la paga de extutelados, pero solo durante medio año. Un problema que afectaba especialmente a los menores extranjeros no acompañados, ya que muchos llegan a España con más de 15 años. Al medio año de cumplir la mayoría de edad, pues, se quedaban sin alternativas, no solo sin dinero, tampoco sin poder tener un seguimiento que les ayude a formarse o encontrar trabajo. 

En el otro lado están los jóvenes que han estado al menos cuatro años viviendo en estos centros y podían recibir esta paga hasta los 21 años. Antes, podían cobrar la antigua renta mínima, que les ayudaba a llegar a final de mes y financiar sus estudios. Desde septiembre de 2017, no tenían alternativa, ya que la renta garantizada solo admite como beneficiarios aquellos que tienen más de 23 años. Ahora, si se aprueban unas nuevas cuentas, podrán tener acceso a esta prestación.

Son varias entidades que llevan meses que pedían un cambio en esta dirección. Entre ellas, la ONG Save The Children y la Federació d'Entitats i Pisos Assistits (FEPA) especializada en atender jóvenes tutelados mayores de edad. La Generalitat incluyó algunas propuestas de medidas en esta dirección cuando presentó, en enero, la Estrategia Catalana per l'Acollida.