Ir a contenido

EL CONSISTORIO MADRILEÑO

PP y Cs pactan la alcaldía de Madrid a la espera de Vox

Martínez-Almeida se quedaría la vara y Villacís sería vicealcaldesa

El acuerdo entre populares y naranjas debe recibir el visto bueno de los ultras

Pilar Santos

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa.

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa. / TWITTER / @begonavillacis

El PP y Ciudadanos anunciaron este viernes pasadas las diez de la noche que han llegado a un acuerdo para poner fin al mandato de la "izquierda radical" de Manuela Carmena, que ganó las elecciones de mayo, pero no ha conseguido armar una mayoría para seguir en la alcaldía. El candidato conservador, José Luis Martínez-Almeida, será el acalde los próximos cuatro años y la aspirante naranja, Begoña Villacís, la vicealcaldesa. Para esa fórmula necesitarán el apoyo de Vox, que este viernes avisó de que quiere poder ejecutivo, "liderar áreas".

"Ha sido un reparto justo", dijo Villacís ante la prensa sin querer comentar que su partido exigió desde el primer día ocupar la alcaldía. Fuentes de Ciudadanos apuntaron que los naranjas controlarán también "concejalías de peso". Populares y liberales han elaborado un documento con 80 medidas, "una hoja de ruta de la ciudad". Vox no estuvo presente en la reunión de más de ocho horas de este viernes. Almeida admitió que le habían hecho llegar el texto a la formación de Santiago Abascal y le mandó un recado: "El votante de centro-derecha no podría entender que este cambio se frustrara con un programa tan sensato como este". Si no hay pacto, y los cuatro concejales no votan a Almeida este sábado, día en que se constituyen los ayuntamientos en toda España, la alcaldía se la quedará la lista más votada, esto es, Más Madrid, de Carmena.

El pulso entre PP y Cs llegó hasta el último minuto, porque Casado necesita retener cuanto más poder autonómico y local mejor para intentar reconstruir su liderazgo tras la debacle en las generales, en las que perdió 71 escaños (de 137 a 66). Habrá que ver este sábado si Vox cede o no. La ultraderecha ya no quiere dar a sus socios cheques en blanco, como el que extendieron en la Junta de Andalucía, en diciembre, donde no quisieron consejerías.

El resto del mapa

La entente entre las derechas se ha alcanzado en numerosos municipios, en los que en la mayoría de las ocasiones Cs y Vox han cerrado acuerdos para aupar al candidato del PP, por ser el más votado entre los tres partidos, aunque también ha habido excepciones, como en Burgos Palencia (Castilla y León). En la primera ciudad, la alcaldía será para Vicente Marañón, de Cs (5 concejales) tras pactar con el PP (7) y Vox (2). En la segunda, el candidato naranja, Mario Simón, asumirá la vara de mando con solo 3 ediles frente a los 9 de los populares.

En León Segovia este sábado no se constituirán los ayuntamientos por haber habido una impugnación del resultado electoral. Y en esa comunidad está la única capital de provincia en la que ha ganado Izquierda Unida por mayoría absoluta: Zamora. Paco Guarido (IU) fue el vencedor en todas las mesas electorales y seguirá al frente de la ciudad por segunda legislatura. 

En la otra Castilla, en Ciudad Real y Albacete, el partido de Rivera se ha decantado por repartirse el mandato con el PSOE y ambas formaciones liderarán el consistorio dos años cada una. En Extremadura, pese a ganar el PSOE en Cáceres y Badajoz, la triple alianza de la derecha tenía avanzado un acuerdo: en la primera gobernará el PP y, en la segunda, populares y liberales se lo repartirán, aunque la ultraderecha amenazó con no sellarlo si no logra concejalías.

En el País Vasco, el PNV controlará las tres ciudades principales. En Pamplona (Navarra), la coalición Navarra Suma (UPN, PP y Cs) consiguió 13 concejales, a uno de la mayoría absoluta. La unión de votos de EH Bildu, los socialistas navarros y Geroa Bai puede impedir que el conservador Enrique Maya fuera alcalde. Anoche no estaba claro el resultado.

Dificultades en Zaragoza

Más complicado ha sido el camino en Zaragoza (Aragón). Conservadores y liberales anunciaron un pacto del que se desdijeron casi a la vez que el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, avisó de que, como sus votos eran necesarios y ni uno ni otro se habían puesto en contacto con ellos, no debían sumar sus votos. "Mañana en Zaragoza habrá un Gobierno municipal de izquierda. El lunes ya querrán abrir negociaciones y plantear una moción de censura", aseguró en rueda de prensa. Se refería a que el PSOE fue la lista más votada y, en caso de no haber acuerdo, gobierna quien más concejales tiene. 

En Andalucía, el PP y Cs pactaron en Málaga Almería mientras que necesitan a Vox en Granada, Jaén y Córdoba. En esta última y también en Murcia, los naranjas podrían haber hecho alcalde al candidato del PSOE, pero se decantaron por el bloque de la derecha. Ceuta y Melilla seguirán en manos de los populares.