Ir a contenido

LA NUEVA CÁMARA BAJA

ERC ofreció tres diputados a JxCat para que tuviera grupo propio en el Congreso

Los republicanos se echaron atrás al ser advertidos de que ellos irían al mixto

Los posconvergentes, a las puertas de compartir espacio con Bildu, CC y más minoritarios

Juan Ruiz Sierra

El líder de ERC, Oriol Junqueras, en el Congreso durante la constitución de las Cortes

El líder de ERC, Oriol Junqueras, en el Congreso durante la constitución de las Cortes / DAVID CASTRO

Junts per Catalunya se encuentra a las puertas de quedarse sin grupo parlamentario y volver a recalar en el mixto, como en la pasada legislatura. Este jueves se reunirá la Mesa del Congreso de los Diputados para organizar cómo queda el hemiciclo, y los posconvergentes no reúnen las condiciones, debido a sus resultados en las generales del pasado 28 de abril, para contar con su propia representación. Pero ha habido movimientos de última hora para intentar revertir este desenlace.

El más relevante es el protagonizado por ERC. Según fuentes republicanas y de la antigua Convergència, el partido liderado por Oriol Junqueras ofreció tres diputados a Junts per Catalunya para que se integraran momentáneamente en su futuro grupo, un movimiento que no es extraño en los inicios de cada legislatura. Sin embargo, ERC se echó atrás, explican fuentes de esta formación y confirman los posconvergentes, al ser advertidos por los servicios jurídicos del Congreso de que si así lo hacían serían ellos quienes se quedarían sin grupo.

Si un diputado de un partido decide integrarse en un grupo distinto al suyo, informaron los letrados de la Cámara baja a ERC, se considera que el partido por el que ha concurrido a los comicios ese parlamentario pierde todos los votos que consiguió en la provincia por la que se presentó dicho representante.

Así que el ofrecimiento de los republicanos les hubiera abocado al incumplimiento del artículo 23.1 del reglamento del Congreso. El precepto señala que hay dos formas de contar con un grupo parlamentario propio. Por un lado, haber conseguido al menos 15 diputados. Por otro, si no reúnen ese mínimo, haber obtenido más de cinco escaños y al menos "el 15% de los votos correspondientes en las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el 5% de los emitidos en el conjunto de la Nación".

Los republicanos lograron 15 representantes el pasado 28 de abril, pero si hubieran prestado tres diputados a JxCat se habrían quedado en 12, sin contar la suspensión de Junqueras. Según la interpretación de los servicios jurídicos, no cumplirían el requisito de haber cosechado el 15% de los votos en las circunscripciones en las que se presentaron.

Junts per Catalunya no reúne los requisitos del reglamento del Congreso. Consiguió siete diputados, dos más del mínimo exigido, pero se quedó lejos del 15% exigido en todas las circunscripciones en las que se presentó, al cosechar un porcentaje menor en Barcelona y Tarragona. Una interpretación muy flexible del reglamento, que se ha llevado a cabo en otras ocasiones, les permitiría contar con un grupo parlamentario propio, pero los socialistas, que ostentan la Presidencia de la Cámara baja, no están dispuestos a este gesto de generosidad. Menos aún, tras el veto del Parlament a la designación autonómica de Miquel Iceta como senador para después ponerse al frente de la Cámara alta.

La "inseguridad jurídica" 

El partido de Carles Puigdemont, en cualquier caso, ha realizado este jueves dos movimientos. Por un lado, han registrado su solicitud de grupo parlamentario, incluyendo ahí a sus tres representantes que han sido suspendidos al encontrarse en prisión preventiva: Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez. Por otro, al haber encargado la Mesa del Congreso un informe a los servicios jurídicos para delimitar cómo quedaría ahora la nueva mayoría en la Cámara baja, los posconvergentes entienden que existe una "manifiesta situación de inseguridad jurídica que no permite conocer el alcance de la suspensión". En este sentido, Junts per Catalunya reclama una ampliación del plazo de constitución de los grupos hasta que se resuelvan estas dudas. Esta petición también ha sido firmada, por "solidaridad", por los parlamentarios de EH Bildu.