03 jul 2020

Ir a contenido

POLÍTICA DE PACTOS

Sánchez trata de persuadir a Rivera con presión y cesiones

El presidente aconseja a Iglesias que "reconsidere" la coalición tras el batacazo del 26-M

El PSOE estudia apoyar a Ciudadanos en la capital a cambio de presidir la Comunidad

Iolanda Mármol / Juan Ruiz Sierra

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a su llegada a la cumbre de líderes europeos en Bruselas. 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a su llegada a la cumbre de líderes europeos en Bruselas.  / AFP

Pedro Sánchez trata de poner a Albert Rivera frente a la incómoda disyuntiva de elegir pactos con Vox o con el PSOE en territorios donde Ciudadanos puede entregar gobiernos a derecha o izquierda. Para allanar el entendimiento, el presidente del Gobierno en funciones despliega una táctica en tres direcciones. Uno. Aumenta la presión al exigirle que retire el veto a los socialistas rodeado por liberales europeos que no parecen dispuestos a aceptar que uno de sus socios se alíe con los ultras. Dos. Explora fórmulas de compensación, por ejemplo en Madrid. El PSOE podría apoyar a la candidata naranja a la alcaldía de si Rivera renuncia a entregar la Comunidad al PP. Y tres. Sugiere a Pablo Iglesias que se olvide de la coalición de gobierno que le viene exigiendo. En este contexto, a los de Pablo Casado le empiezan a salir más caros los pactos con Cs de lo que muchos parecieron intuir la noche electoral y, quizá por ello, este martes corrió a recordar que su socio preferente es Rivera.

Sánchez dejó el mismo mensaje a Rivera e Iglesias desde las moquetas azules de la UE, en Bruselas. Les aconsejó que “reconsideren sus estrategias”. Recordó que el próximo Gobierno estará formado por socialistas e independientes, aparentemente lejos de tomar en consideración la reclamación de Podemos de obtener puestos en proporción a sus resultados. Los morados, tras escuchar al presidente, pusieron en valor los votos obtenidos en las elecciones generales y recordaron que esos escaños no se han movido tras el 26-M. 

"Quitar el cordón"

Sánchez no dedicó un segundo más a Iglesias. Sí insistió con Rivera. Le recomendó que no pacte con ultras porque “en Europa no se entiende” que un liberal llegue a acuerdos con Vox. “Hay que quitar el cordón sanitario al PSOE. Más allá de la dialéctica electoral, los partidos tienen que reconsiderar sus estrategias”, señaló a su llegada a la cena informal con sus homólogos europeos. Evitó ataques duros. A lo más que llegó fue a opinar que Rivera debe asumir que si pacta con Vox está ante una “contradicción muy grande”.

El presidente de Cs, también en Bruselas, donde se reunió con su grupo parlamentario, evitó hablar de casa. Sí apeló a la unión entre socialdemócratas, conservadores y liberales para frenar a las fuerzas ultra en la UE, pero no trasladó mensaje alguno sobre si esa misma posición es la que va a mantener en lo doméstico.

Renegar y 155

Desde Madrid, su numero dos, José Manuel Villegas, abrió la puerta a la negociación. “Haremos pactos liberales, centrados, moderados, con partidos que estén cerca de esa moderación”, dijo, sin concretar más. Las alianzas serían posibles, señaló, siempre que los socialistas "renieguen de las políticas de [Pedro] Sánchez de pactar con los separatistas y con los populistas” y defender la aplicación del 155 en Catalunya, informa Miguel Ángel Rodríguez.

Es una petición que en el PSOE consideran algo pintoresca, puesto que el partido está unido desde que Sánchez conquistara la Moncloa. En todo caso, tratan de quitar hierro a las exigencias que son altas como es lógico en los primeros fogueos de una negociación.

25 ayuntamientos en juego

Hay 25 alcaldías en los que Cs decidirá si entrega el poder a derecha o izquierda. De ellos, en 15 casos sería necesario incluir a Vox en la alianza.

Con el puzzle electoral los socialistas han comenzado a estudiar fórmulas de intercambio en plazas clave. Una de ellas, Madrid. El PSOE obtuvo un resultado escuálido en la capital (8 concejales) pero explora la posibilidad de frustrar un gobierno de derechas apoyando a la candidata de Cs, Begoña Villacís, que quedó tercera (11 regidores), por detrás de Más Madrid (19) y del PP (15). Esto requeriría la complicidad de Manuela Carmena.

A cambio de remar en el ayuntamiento en favor de Cs, los de Sánchez podrían pedir a Rivera que no entregue el gobierno de la Comunidad al PP, máxime porque sería necesario un pacto incómodo con Vox, que ya ha dicho que a partir de ahora se cobra los apoyos en butacas. Está por ver si el PSOE pediría la presidencia o se conformaría con frustrar que los conservadores retuvieran ese feudo.

Los socialistas ven más sencillo el acuerdo en Castilla y León, por el perfil del barón de Cs, Francisco Igea, que fue candidato después de reclamar tras un presunto ‘pucherazo’ de la figura afín a la dirección estatal. El líder regional prometió este martes un cambio tras 32 años de gobierno del PP, aunque no especificó si apoyará al socialista Luis Tudanca. En Aragón los socialistas también intentarán el respaldo de Cs para presidir la comunidad, aunque creen que el perfil del líder regional puede dificultar un acuerdo.