Ir a contenido

LA NUEVA LEGISLATURA

El reto del diálogo llega a un Congreso polarizado

Batet preside la Mesa, que se reunirá en los próximos días para decidir si suspende a los diputados presos

Los ultras de Vox arman su primera bronca para rechazar la presencia de los líderes independentistas del 1-O

Pilar Santos / Iolanda Mármol

La nueva presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en el hemiciclo.

La nueva presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en el hemiciclo. / DAVID CASTRO

El Congreso se convirtió este martes en el espejo de los conflictos que atravesará la 13ª legislatura, que empezó con un ambiente muy bronco. En una sesión inédita, con cuatro presos independentistas en los escaños y Vox aporreando los pupitres en protesta por esa presencia, la Cámara baja eligió a Meritxell Batet (PSC) como presidenta, con 175 votos a favor. Ahora, la dirigente catalana, que apeló al espíritu del diálogo en su primera intervención, se enfrenta a su primer reto: decidir qué hace con los diputados encarcelados, que la derecha quiere que sean suspendidos de manera inmediata. Según fuentes parlamentarias, la primera reunión de la Mesa, en la que se abordará esa cuestión, se celebrará en los próximos días. Antes de esa cita, Batet debe acudir a la Zarzuela a comunicar al Rey la composición de la nueva dirección de la Cámara baja. 

La sesión constitutiva de las Cortes comenzó a las diez de la mañana con una gran expectación por la presencia de los indepedentistas encarcelados. Los dirigentes del 1-O que ahora tienen escaño (Oriol Junqueras, de ERC, y Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez, de Junts) llegaron pocos minutos antes, entre aplausos de sus compañeros de filas y de los familiares que les saludaban desde la tribuna de invitados. Una de las imágenes de la jornada es el saludo entre el líder de ERC y el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a quien el republicano se acercó cuando subió hasta el escaño de Batet para felicitarla. Según fuentes socialistas, Junqueras le dijo al próximo jefe del Ejecutivo que tienen que hablar.

Junqueras, centro de atención

El dirigente republicano fue el centro de la atención en el hemiciclo y pudo conversar con multitud de diputados que se iban acercando a su asiento durante la sesión. Fuentes gubernamentales subrayaron el comportamiento "afable" de los diputados presos.

El momento de mayor tensión se produjo hacia el final de la sesión, cuando los diputados tenían que acatar la Constitución. Cada vez que los parlamentarios independentistas utilizaban fórmulas creativas para hacerlo, los representantes de Vox (que añadieron un "por España" a sus acatamientos) aporrearon sus escaños en señal de protesta.

Albert Rivera (Cs), en un intento de ejercer como líder de la oposición, se quejó insistentemente de las proclamas lanzadas desde las filas independentistas en pos de la república y en defensa de los "presos políticos". Batet le respondió que todas las fórmulas de acatamiento empleadas fueron "respetuosas" y descartó interrumpir la votación. "No se ha mermado la esencia del acatamiento que es el compromiso de respeto a la Constitución", zanjó Batet. El PP y Vox también mostraron su malestar por las fórmulas utilizadas por los soberanistas y acusaron a la dirigente del PSC de "ceder" ante ellos. "Se ha humillado a la Carta Magna", lamentó el líder conservador, Pablo Casado.  El diputado ultra Iván Espinosa de los Monteros defendió los golpes dados por su grupo, que impidieron escuchar a los parlamentarios de ERC y Junts, porque quería dejar claro de la "manera más expresiva posible" su desacuerdo con los "golpistas".

Fortalecer la convivencia

Para cerrar la sesión, la nueva presidenta se estrenó con un discurso contra la crispación y en favor de tender puentes. "La democracia siempre ha tenido algo de espectáculo, pero ese espectáculo no debe ser el de los gritos sino el de la fina inteligencia, la brillantez de la oratoria y en la defensa de las posiciones políticas. Lo otro rebaja a los representantes y ofende a los representados", apeló. "Ninguno de nuestros partidos por si solo representa en exclusiva a España ni a ninguno de sus territorios. Siempre hay un otro legítimo y distinto", señaló.  "Cada uno de nosotros somos del pueblo, pero ninguno somos el pueblo", subrayó. La nueva presidenta autorizó que los presos pudiesen despedirse de sus familiares unos minutos.

Tras esta primera jornada, Batet debe decidir cuándo convoca la primera reunión de la Mesa, de la que previsiblemente saldrá una petición a los letrados del Congreso para que les orienten sobre qué hacer con los diputados en prisión preventiva. Ese órgano también podría reclamar más claridad al Tribunal Supremo, que dejó la decisión en manos de la Cámara baja para que aplique el reglamento, cuyo artículo 21.2 establece la suspensión para los diputados procesados en prisión preventiva. Por ahora, la fiscalía no tiene previsto actuar de oficio porque considera que son las Mesas de las Cortes (en el Senado está Raül Romeva) las que deben tomar la decisión, basándose en lo señalado por el Supremo, informa Ángeles Vázquez. 

PP, Cs y Vox han convertido la suspensión inmediata de los parlamentarios en su primer caballo de batalla en la oposición. Fuentes del PSOE creen que hacerlo con celeridad sería dar un balón de oxígeno a ERC y Junts antes de las elecciones del domingo y se decantan por aplazar esa decisión a la semana próxima, aunque hasta entonces tengan que aguantar la presión de las derechas, informa Juan Ruiz Sierra. La decisión, en cualquier caso, no está tomada.

La composición de la Mesa

Batet salió elegida finalmente en una segunda ronda en la que Cs apoyó a Ana Pastor y los de Santiago Abascal votaron en blanco. Los diputados eligieron después a los vicepresidentes, Gloria Elizo (Unidas Podemos), Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), Ana Pastor (PP) e Ignacio Prendes (Cs).  Y finalmente, votaron a los cuatro secretarios:  Gerardo Pisarello (ECP), Sofía Hernanz (PSOE), Adolfo Suárez Illana (PP) y  Patricia Reyes (Cs).