Ir a contenido

El PSOE, sobre ERC: "Están ahí y con eso tenemos que trabajar"

Ábalos deja claro que el Gobierno mantendrá la "senda de distensión" territorial y subraya la "coincidencia entre separadores y separatistas" en el veto a Iceta

Juan Ruiz Sierra

José Luis Ábalos y Pedro Sánchez bromean durante la ejecutiva socialista, este viernes. 

José Luis Ábalos y Pedro Sánchez bromean durante la ejecutiva socialista, este viernes.  / JOSÉ LUIS ROCA

El PSOE ha tomado buena nota del veto del independentismo a Miquel Iceta para que fuese presidente del Senado. Los socialistas han reforzado su impresión de que ni ERC ni JxCat son "de fiar". Pero eso no significa que la política de distensión practicada por el Gobierno vaya a cambiar por este episodio, que ha forzado a Pedro Sánchez a cambiar de planes, eligiendo a Manuel Cruz, también del PSC, para estar al frente de la Cámara alta. Tras la ejecutiva socialista que ha avalado las propuestas del presidente en funciones, que incluyen a la catalana Meritxell Batet para presidir el Congreso, José Luis Ábalos ha dejado claro que el PSOE no quiere depender de ERC, pero tampoco negar su presencia en el Congreso.

Socialistas y republicanos coinciden en que el rechazo a la candidatura de Iceta no tiene por qué implicar que ERC vaya a impedir la investidura de Sánchez, forzando la repetición electoral, a través de un voto en contra. En principio, si el líder del PSOE logra un acuerdo con Podemos y el resto de grupos minoritarios, bastaría la abstención de alguno de los 15 diputados republicanos para que fuese reelegido. Aun así, Ábalos, secretario de Organización y ministro de Fomento, ha apuntado otra posibilidad. La abstención de Ciudadanos. "No queremos depender de los independentistas. Y los que dicen que tampoco quieren que dependamos, deberían contribuir. Por España y por respetar los resultados electorales", ha argumentado.

Pero el PSOE ve muy difícil, casi imposible, que Albert Rivera, inmerso en una lucha por el liderazgo de la oposición con Pablo Casado, acabe dando ese paso. Los colaboradores de Sánchez siguen trabajando con una abstención de ERC como hipótesis más probable. "No podemos ignorar lo que hay. Están ahí. No podemos hacer como si no existieron, y decir como un chiquillo: ‘No os veo y no estáis’. Es lo que hay y con eso es con lo que hay que trabajar", ha explicado Ábalos.  

La "única alternativa"

"El boicot del independentismo junto a la complacencia de la derecha a que el PSC ejerciera su derecho a nombrar a su representante en el Senado ha impedido la opción de Iceta", ha dicho el secretario de Organización del PSOE, en referencia a la votación del Parlament del pasado jueves, en la que el PP y Cs se abstuvieron mientras el independentismo votó en contra. "No es la primera vez que la derecha y los separatistas coinciden para poner palos en la rueda de la gobernabilidad. Lo hicieron cuando tumbaron los Presupuestos. Hubo coincidencia entre separatistas y separadores", ha continuado.

Frente a esta actitud, la "pretensión" del PSOE, al proponer a Batet y Cruz para el Congreso y el Senado, es "dejar claro" su "compromiso" con "la gobernabilidad y las políticas de distensión dentro de la ley frente a la crisis territorial". El diálogo con la Generalitat, a través de las resucitadas comisiones bilaterales, se mantendrá. "La revancha nunca es un buen instrumento para la concordia. No vamos a caer en esa trampa. Sería muy fácil –ha concluido Ábalos-. Frente al conflicto no hay otra alternativa más allá del diálogo dentro de la legalidad".