02 abr 2020

Ir a contenido

DESÓRDENES PÚBLICOS

La fiscalía pide tres años de cárcel para ocho jóvenes de Arran por disturbios

Los independentistas están acusados de encubrir a encapuchados que pintaron varios comercios de la plaza de Catalunya el 1 mayo del 2016

Efe

Seguidores de Arran tratan de boicotear un acto de Vox en Barcelona el pasado marzo. 

Seguidores de Arran tratan de boicotear un acto de Vox en Barcelona el pasado marzo.  / JORDI COTRINA

Ocho militantes de la organización independentista Arran, que afrontan una petición fiscal de tres años de cárcel, han negado este lunes haber encubierto a encapuchados que rompieron escaparates e hicieron pintadas en varios comercios en una movilización del Primero de Mayo del 2016 en Barcelona.

En la sección segunda de la Audiencia de Barcelona ha empezado esta mañana el juicio contra ocho jóvenes de Arran, para quienes el ministerio público pide hasta tres años de cárcel y una multa de 5.400 euros por ser los presuntos coautores de un delito de desórdenes públicos y otro de daños.

"En ningún caso estoy de acuerdo con los hechos por los que se me acusa", han repetido ante el tribunal los ocho procesados, que han respondido solo a las preguntas de sus defensas.

Después de la declaración de los investigados, la vista oral ha proseguido con el interrogatorio de varios testigos, entre ellos agentes de los Mossos d'Esquadra y personal de seguridad, que han ratificado la versión de la Fiscalía.

Según el ministerio público, durante la manifestación convocada el 1 de mayo de 2016 en motivo del Día Internacional del Trabajo, los acusados rodearon a "un reducido grupo de cinco personas que vestían con ropa oscura, sudaderas con capucha, con la cara tapada y con pasamontañas", con la finalidad de "perturbar el normal desarrollo de la convivencia" y "alterar el orden y actuar contra la paz pública".

Establecimientos de plaza de Catalunya

"Formaban un círculo de seguridad alrededor de los encapuchados", detalla el escrito de la Fiscalía, que estima que así los investigados "permitieron que las personas que llevaban la cara tapada realizasen actos vandálicos", como pintar escaparates de la tienda Zara de la plaza de Catalunya.

También rompieron los cristales del establecimiento de Movistar "mediante la utilización de varios martillos que portaban", cuyos daños han sido tasados en 9.657 euros.

Acusaciones "políticas"

Por su parte, las defensas han lamentado que esta acusación sea "puramente política" y que la sala no haya querido entrar a valorar "algunas de las cuestiones fundamentales que hay que denunciar", en relación a la posible existencia de ficheros policiales contra los miembros de esta organización independentista.

En este mismo sentido se ha expresado la candidata a la alcaldía de Barcelona de la CUP, Anna Saliente, que se ha concentrado a primera hora de esta mañana junto a unas cincuenta personas ante la Audiencia de Barcelona para denunciar la "persecución ideológica" contra las encausados.

"Denunciamos que se trata de un juicio político que demuestra la existencia de ficheros policiales y ilegales", ha afirmado Saliente, quien considera que este juicio "es una persecución ideológica basada en la militancia política de las personas encausadas".

Según la candidata de la CUP, la "persecución política no solo se da en el juicio del procés, sino que es una realidad cotidiana en todas las instancias". 

Temas Arran